Menu

Por Jorge Haguilar




“Perdonar y aceptar la injusticia 
Es cobardía” 
Mahatma Gandhi 


Para algunos ecos cavernosos  
que en su prehistoria se encumbran 
y sus fósiles oropélicas ganancias destilan, 
ser potable es ver las fauces de un vampiro 
chupando el alma del humilde 
y no decir nada. 


Para algunas tormentas marítimas 
que las islas de la razón destrozan, 
ser potable es trocar sus principios 
en simpatías neuróticas y abrumantes 
de abismos desenfrenadamente asfixiantes. 
Ser potable, para algunos guijarros 
expandidos sobre el suelo de la justicia, 
es ofrendar sonrisas traidoras y resbalar la envidia  
sobre la espalda de la amistad.    


Ser potable es ser cómplice de la mediocridad 
para que la luz de un alma sana no los alcance 
y descubra su verdadera lúgubre tez. 
Yo no soy potable porque no soy vencido  
porque no soy bebible, absorbible. 
Yo no soy potable porque no soy vendido ni vendible


Jorge Haguilar es docente de Literatura en la Universidad de El Salvador











0 comentarios:

Publicar un comentario

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top