Menu


De Yâbir Ibn 'Abdul·lah, que narró de Abû Ya'far (el Imam Muhammad Al-Bâqir, con él sea la paz): Me dijo: "¡Oh Yâbir! ¿Acaso es suficiente para el que profesa el shiísmo que sostenga el amor a nosotros, Ahl-ul Bait (P)? ¡Por Dios! Que no son nuestros seguidores sino quienes temen a Dios y Le obedecen. ¡Oh Yâbir! Éstos no son conocidos sino por la humildad, la modestia, ser digno de confianza, la abun­dancia del recuerdo de Dios, el ayuno, la oración, la benevolencia con los padres, la atención a los vecinos de entre los pobres, los indigentes, os endeudados y los huérfanos, por decir la verdad, recitar el Corán, no hablar de la gente sino lo bueno, y ser dignos depositarios de la confianza de sus fami­liares en sus asuntos…"

Al-Kâfî, t.2, p.74.
Narró Sulaîmân Ibn Mahrân lo siguiente: Fui a ver a As-Sâdiq Ya'far Ibn Muhammad (P) y con él se encontraba un grupo de shiítas, y lo escuché mientras decía: "¡Oh comunidad de shiítas! Sed un ornamento para nosotros y no seáis una deshonra en nuestra contra. Dirigíos a la gente con benevolencia, cuidad vuestras palabras, y absteneos de ser entro­metidos (en asuntos ajenos) y de hablar groseramente."

Al-Amâlî, p.400.

Narró 'Abdul·lah Ibn Bukaîr de Abû 'Abdul·lah (P) que dijo:

"Ciertamente que nosotros apreciamos a quien es in­teligente, entendido, sabio, comprensivo, cordial, paciente, veraz y cumplidor. Por cierto que Dios, Imponente y Majestuoso, particularizó a los profetas (P) con las más elevadas virtudes, así pues, que aquel en quien se encuentren las mismas que alabe a Dios por ello, y que aquel que no las posea que se someta a Dios, Imponente y Majestuoso, y que suplique por las mismas". Dijo: Le dije: "¡Que yo sea sacrificado por ti! ¿Y cuáles son (esas elevadas virtudes)?".

Dijo: "Son la piedad, la frugalidad, la paciencia, ser agradecido, la comprensión, el pudor, la generosidad, la valentía, el celo, la benevolencia, ser veraz y cumplir con lo depositado en confianza."

Al-Kâfî, t.2, p.56.

Dijo el Imam Al-Bâqir (P):

Quien obedece a Dios es nuestro amigo, y quien de­sobedece a Dios, es nuestro enemigo.

Al-Kâfî, t.2, p.75.

Fuente: "Un Ramo de Flores del Jardín de las Tradiciones del Profeta (BP) y Ahlul Bait (P)".Compilador: Aiatul·lah Saîied Kamâl Faqîh Imânî, Traductor: Feisal Morhell.Publicado por: Centro de Investigación Islámica Amîr Al-Mu'minîn 'Alî (P), Isfahán, Irán.


0 comentarios:

Publicar un comentario

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top