Editorial: Algunas reflexiones sobre el trabajo de difusión

En el nombre del Altísimo:

No nos queda duda que el trabajo de difusión del Islam trae consigo implicaciones, las mayoría de las veces es satisfactoria; pero en algunos casos resulta un tanto incómoda: las calumnias, la persecución, el exilio, la cárcel y en algunos casos hasta la muerte se pueden contar entre éstas. Hace algunas semanas el agente sionista Ely Karmon en una entrevista concedida a una revista digital colombiana y en un estudio elaborado por él, arremetió en una serie de acusaciones en contra de diferentes entidades y personas musulmanas (entre ellas esta entidad y algunos de sus colaboradores) a las que acusó de promover discursos "anti-occidentales", por el hecho de denunciar las atrocidades del sionismo internacional. Debemos dejar en claro que atacar al sionismo no es, ni será nunca lo mismo que atacar lo "Judío" o lo "occidental" pues esto implicaría entrar en una contradicción social, ética y religiosa, sobre todo para los que practicamos el Islam y vivimos en países occidentales, a los que por cierto amamos y tratamos de ayudar en la medida de nuestras posibilidades.

Por otra parte sabemos que al "hacernos cargo" de la responsabilidad de difundir el Islam y denunciar la maldad, venga ésta de dónde venga nos enfrentamos a los "poderes del mundo" como bien dice el padre Sobrino. En nuestro país El Salvador y de seguro en muchos otros, los musulmanes se enfrentan a muchas dificultades no sólo a la hora de practicar la fe sino también a la hora de promoverla, sin embargo creemos que es nuestro deber seguir adelante y no amilanarse ante las dificultades. Por lo tanto aquellos musulmanes que nos hemos comprometido con este trabajo no debemos poner pretextos (como lo hacen muchos) a la hora de trabajar por la difusión. Lamentablemente a veces nos hemos topado con gente que tiene miedo de "poner en peligro" sus intereses económicos, sociales o de cualquier otra índole, aducen "que tienen mucho que perder", actitud que denota su abulia; pero lo más reprobable de esta situación es que en muchos casos los que se comportan así son personas que se hacen llamar "líderes musulmanes" "guías religiosos" "asesores espirituales" y otro sin fin de títulos que ni por cerca les son merecidos. Esto sucede con cierta frecuencia, sin embargo como musulmanes de El Salvador y de otros rincones de nuestra América-Latina debemos empezar a cambiar esta actitud, dejar de creernos el cuento que algún día vendrán musulmanes extranjeros a tomar esta responsabilidad, la experiencia (nuestra por lo menos) nos ha demostrado todo lo contrario: en lugar de "construir" muchos musulmanes extranjeros vienen a "destruir" la reputación de los musulmanes. La responsabilidad de la difusión del Islam queridos hermanos por lo tanto es sólo nuestra.

Redacción Revista Biblioteca Islámica


Publicar un comentario

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.