Menu

Assalamu aleikom

Alabado sea Dios, paz sobre su último Mensajero y sobre su purificada Familia. Al hacer una breve retrospectiva sobre el pasado mes de Ramadán, surgen sin lugar a dudas muchas reflexiones sobre las cosas que se hicieron bien y las que se hicieron mal en este sagrado mes, primero es necesario entender la importancia de este mes desde el punto de vista de la religión, repasemos pues algunos dichos del Profeta del Islam y su purificada Familia:

1)    Dijo el Imam As-Sadiq (P): "Quien no es perdonado en el Mes de Ramadán no es perdonado hasta el año siguiente, a menos que se haga presente en (el desierto de) Arafah (en la peregrinación)".

2)    También dijo: "Cuando estés ayunando, entonces que ayunen tus oídos, tu vista, tu cabello, tu piel y todos tus miembros, o sea,(que ayunen o se abstengan) de las cosas prohibidas, e incluso también de las cosas desaconsejables (o makrûh)".

3)    Y dijo: "Ciertamente que el ayuno no es (abstenerse) solamente de la comida y la bebida, entonces pues, cuando ayunéis, proteged vuestras lenguas de la mentira, y bajad vuestras miradas ante aquello que Allah prohibió. No disputéis entre vosotros, no os envidiéis, no hagáis maledicencia unos de otros, no riñáis, no juréis (en falso, ni tampoco verdaderamente), no os agraviéis, no os insultéis, no os oprimáis, no os injuriéis, no os fastidiéis entre vosotros, y no seáis negligentes del recuerdo de Allah, ni del Salât. Imponeos el silencio, la paciencia y la veracidad, y apartaos de la gente del mal. Absteneos de las palabras falsas y de la mentira, de calumniar, de ser hostiles, de suponer mal, de la maledicencia y de la calumnia. Y consideraos prontos a partir hacia la otra Vida, de entre los que esperan (para vuestros días) la manifestación del Qâ'im (P) de la familia de Muhammad -las bendiciones y la paz sean con él y su purificada descendencia-, y de entre los que esperan lo que Allah os ha prometido, hallándoos aprovisionados para encontrar a Allah. Y debéis comportaros con la calma, solemnidad, humildad, sumisión y mansedumbre de los siervos temerosos de su amo, mientras os encontráis temerosos (del castigo de Allah) y esperanzados (de Su misericordia).

Estas tradiciones son a nuestro criterio bastante elocuentes sobre los factores que hacen del sagrado mes de Ramadán un tiempo especial, algunas veces nos pasa que el mes de Ramadán coincide con algunas experiencia no muy buenas a nivel personal y a veces a nivel de comunidad, pero debemos entender que solamente en la medida en que cumplamos sinceramente con las normas espirituales, morales y éticas del Islam el éxito en este mes estará garantizado. Las bendiciones de este mes son grandes pero también así de grande debe ser el esfuerzo  para cumplir con él a cabalidad. Esfuerzo, dedicación, paciencia, entrega, humildad, sumisión, honestidad, buenas intenciones y muchas más son las herramientas de las que debe valerse el musulmán para recibir las bendiciones divinas de este sagrado mes, el deber nuestro es el de mejorar con cada Ramadán que pasa, de lo contrario se pierde el sentido de este especial momento. Esperamos que para la mayoría de los musulmanes (en especial los de nuestra América Latina) las conclusiones hayan sido las mejores y para los que no, bueno esperamos que hagan su propio "mea culpa" y que mejoren para el venidero Ramadán y que si Dios quiere puedan disfrutar de todas las bendiciones de Dios en compañía de sus respectivas comunidades.

Redacción de la Revista Biblioteca Islámica

*Todas las tradiciones citadas fueron extraídas del Libro "Ramadán" disponible en: http://www.islamelsalvador.com/fundamentos.html 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top