Menu


 Contenido:
1.- El rol de una ética predominante para la normatividad de la economía
2.- ¿Hay  una ética islámica para la economía?
3.- Diferencias en la teoría del dinero como capital en sí mismo y como capital en potencia
4.- ¿Respuesta o integración a una economía globalizada?
5.- Notas y bibliografía
1.El rol de una ética predominante para la normatividad de la economía
La economía como ciencia en sí trata de resolver las necesidades humanas con recursos limitados por medio de un determinado instrumental donde se combina la teoría económica con el auxilio de herramientas econométricas (modelos matemáticos) con abstracción de los juicios de valor. Pero al ser por definición una ciencia social no puede ser concebida sin una normatividad; que haga posible la elección de las herramientas que permitirán lograr el objetivo de la economía política  a una sociedad (o a su clase dominante) y en la elección de las prioridades entran los juicios de valor, que siempre son reglados de acuerdo a principios éticos determinados. Los cuales pueden tener su fuente en principios confesionales o en diversos contratos sociales que da la sociedad civil.
La ausencia de estos o el vaciamiento de su contenido por el doble discurso cuestiona radicalmente la legitimidad del sistema económico, no su legalidad.
2.¿Hay  una ética islámica para la economía?
Maxime Rodinson (1974) refutando a Max Weber ,(1985 )quien  señalaba que el islam carecía de  elementos  que conllevaran pautas de comportamiento frente a la economía  a lo que él designaba como el  “espíritu del capitalismo”  textualmente escribió “ Naturalmente : del moderno capitalismo . Es evidente  que hablamos del capitalismo, europeo occidental y americano (del norte se entiende).”Capitalismo” ha habido  también en China, en la India, en Babilonia y en la Edad Media; pero, como veremos le faltaba el ethos característico del capitalismo moderno.”(1)
M. Rodinson  considera  los logros que en el terreno económico muestran los musulmanes, no son sólo lo que Marx denomina “producción mercantil simple” sino también lo que para Marx es “la reproducción ampliada del capital” o sea el capital aplicado en la industria, lo que M. Weber llama “capitalismo moderno”. Y sobre todo señala un ethos capitalista propio del islam, donde el elemento externo sirvió más como catalizador del mismo que inspirador.
A pesar de su edad M. Rodinson tuvo lamentablemente una muerte prematura , pues en 1989 recién comenzaba  la práctica de la banca islámica y de las empresas  islámicas y él murió en 2004 hoy las finanzas islámicas ocupaban antes de la crisis financiera de septiembre del corriente año un 45,5% de las finanzas mundiales ,tal vez su proporción al presente quizás sea mayor pues sus activos no están en activos de alto riesgo o sea  ni en derivados financieros ni en mercados de futuro, a pesar de que las sukuk (plural de suk acciones en árabe) bajaron un 30% en promedio, básicamente a causa de recesión y por la caída del mercado inmobiliario sobre todo en Gran Bretaña. El caso paradigmático fueron las finanzas de Dubai, muy ligadas al mercado inmobiliario, que necesitaron del auxilio de Kuwait, Bahrein, de la Unión de los Emiratos Árabes y de casas bancarias libanesas para atravesar una situación crítica que de ese modo pudo ser controlada.
Hoy como Fred Halliday (2008) apunta “Ahora más que nunca necesitaríamos de su sabiduría e independencia de criterio”.

Dorian Jones (2007) que acepta la teoría de M: Rodinson efectúa su análisis desde  un punto de vista de traducción weberiana pues al referirse a la empresa “Ipek fábrica de muebles” de Kayseri (la antigua Cesarea , en Capadocia) cuyo propietario Saffet Arslan hoy encabeza un holding que incluye centros comerciales, fábricas de alfombras y empresas metal mecánicas con una facturación de 100 millones de dólares (unos 70,92 millones de euros); señala “ Entiendo al Islam  como una religión que llama a la gente a vivir austeramente, no hacer nada injusto, a ser honesto y productivo.” Y añade “Estas reglas las he seguido en mis negocios y han sido la clave de mi éxito” (D.Jones 2007) (Esto es prácticamente lo que Weber le atribuye a la ética protestante: la austeridad, la honestidad, el trabajo, claves para el progreso del capital)
Agrega D. Jones que en Kayseri el boom de apertura de negocios es tan grande que tuvieron el récord mundial de que 190 fábricas se inauguraran en un solo día, e, incluso se jacta de estar entre las primeras 50 de las 500 ciudades más ricas de Turquía.

No era así la situación económica  ni social cuando los negocios estaban primordialmente manejados por la élite kemalista auto proclamada secular (pero en rigor de verdad césaro papista) quienes mantenían a los principios religiosos alejados de la vida cotidiana. Kayseri no sólo era uno de los principales sitios de consumo de bebidas alcohólicas, si no que la juventud vagabundeaba por los cafés sin mayores horizontes, hoy sólo se pueden encontrar bebidas espirituosas en el Hotel Internacional  y la juventud vuelca sus energías en actividades productivas ya sea trabajando en relación de dependencia o abriendo sus propios emprendimientos.
Gerald Gnaus (2007) traza un paralelo con el calvinismo del siglo XIX y este que podría  llamarse “camino islámico del capitalismo”, argumentando que “Mucha gente en Europa Occidental – incluso pensadores muy serios – consideran al Islam como una religión fatalista y que puede seguir a una economía comercial pero no a una industrial. Encontramos en Kayseri que por el contrario, las formas que Max Weber  atribuye a los calvinistas –muy trabajadores, frugales, que no realizan un dispendio ostentoso de su riqueza- son las características que se encuentran en los empresarios/as de Kayseri”. Concepto que  reafirma el presidente de la Cámara de Comercio  de esa ciudad  Mustafá Boydak “En el calvinismo está la comprensión de que el   trabajo es una forma de adoración, y, la gente de Kayseri comparte  este principio. El Islam  también nos enseña  a ser tolerantes y abiertos a nuevas ideas, lo cual es muy importante en  los negocios  y para quienes viven aquí. Y el cristianismo comparte este ideal  y en nuestra región su influencia es muy importante. Durante siglos los cristianos griegos y armenios  vivieron acá y estuvieron muy involucrados en los negocios, y, ello también ha contribuido a modelar los ideales de nuestros pobladores”.

Las mujeres no son ajenas a  esta corriente, así por ejemplo D. Jones (2007) al citar las palabras de Safak Ciftci (pronúnciese Dyiftdyi) quien reconoce que la ciudad es religiosamente conservadora  pero que “Nadie dice que no desea hacer negocios  conmigo por el hecho de que sea mujer. Lo peor que podría llegar a suceder es que no  quieran estrechar mi mano, usted sabe bien la razón. Pero yo no tengo porqué estrecharle la mano a todo el mundo.” Según ella hay al menos 80 mujeres que son ora propietarias ora gerentes generales en el parque industrial donde está ubicada su fábrica. Estos son algunos ejemplos de la burguesía media islámica también conocidos como “tigres de Anatolia”, por cierto que estos serían “cachorritos” al lado de Holdings como Yimpash, Kombassan  y Asya Bank, tres de los principales 11. El primero fue fundado en Anatolia en el pueblo de Yozgat en 1982, y controla 24 empresas, empleando directamente a 10000 trabajadores/as y tiene inversiones en Turkmenistán, Bulgaria y Alemania. Sus actividades principales son hipermercados y supermercados para venta al por menor, plantas procesadoras de alimentos, lugares de entretenimiento y servicios de salud. Kombassan, tiene origen en Konya en 1989, emplea 8000 trabajadores/as en sus 40 empresas y tiene sucursales en Kazajstán y Alemania, se dedica principalmente a la industria papelera, materiales para packaging, mármol, textiles y Shopping centers, el Asya Bank es uno de los más potentes Holdings de finanzas islámicas en Turquía, Alemania y Asia Central. (Gül Berna Özcan  y Murat  Çokgeret 2006)

Sin embargo, la ética protestante que estudió M. Weber no fue la del calvinismo original, sino el de asociaciones religiosas que se alejaron bastante del pensamiento de J. Calvino pues le dieron mayor importancia al principio de la predestinación, algo que dentro de la teología de la gracia de Calvino ocupa un lugar no tan preeminente, y, constó en revalidar un postulado que señaló Agustín de Hipona, inspirado en el Apóstol Pablo (V.B. García 2007). Por ello en los puritanos de Inglaterra y otras comunidades evangélicas libres “la prosperidad  y la riqueza en este mundo es una demostración de la preferencia divina” o como los calvinistas disidentes del movimiento predestinatario en Holanda durante la década de 1820 dirigido por Bilderdijk y sus discípulos Isaac da Costa y Abraham Capadoce que “rechazó la abolición de la esclavitud de los negros pues la consideraba una interferencia con la Providencia, de la misma manera que rechazó ¡la vacunación! (citado por M. Weber 1985) .Cabe acotar que este fue el “fundamento teológico” del atroz régimen del apartheid (segregación racial) en África del Sur, a raíz de ello la Iglesia Reformada en África del Sur fue expulsada de la Alianza Reformada Mundial que junto al CMI (Consejo Mundial de Iglesias) apoyaba la causa de la liberación de la mayoría negra.
En Calvino es diferente pues no hace una idolatría ni del trabajo, ni del ahorro que en ese caso en vez de una virtud se transforma en una enfermedad social y, mucho menos de la riqueza.
Así vemos que éste escribe con referencia al trabajo “La bendición del Señor está sobre las manos de quien trabaja; es cierto que la pereza y la ociosidad son maldecidas por Dios” (J. Calvino citado por André Belier (1973)  Y a la vez agrega “desprecia a esos haraganes e inútiles que viven del sudor ajeno y sin embargo no contribuyen  en general con ningún medio para ayudar al género humano”
“Aún cuando recibimos nuestro sustento de la mano de Dios, él ordenó que trabajásemos. Si el trabajo es negado al hombre, su misma vida está comprometida.”

“Sabemos que para todos los artesanos y gentes de oficio, toda su renta es la de poder ganarse la vida...es decir en su labor, privársele de los medios necesarios  (de trabajo) equivaldría  a degollarlos”.
Como corolario de la ética en la vida económico social Calvino señala “Se requiere para proveer de alimentos a los hombres en amistad y paz, que cada uno posea lo que es suyo, que haga sus compras y sus ventas, que los herederos sucedan a los que corresponden, que las donaciones se hagan; y que cada cual pueda enriquecerse  según tenga industria, vigor, destreza u otro medio. En suma la vida en sociedad requiere que cada uno goce lo que le pertenece”
“Sin embargo, si los hombres tratan de enriquecerse por medios malos o ilícitos...esto es como una falsedad”. “Y si los pesos y las medidas son falsos no habrá mercadería; no se podrá comprar ni vender. Los hombres serán como bestias salvajes entre sí; si la moneda no es leal, todo tendrá que terminar en rapiña y bandidaje.”(2)
Donde se pueden apreciar coincidencias y no pocas con el Corán o algunos hádices como puede verse a continuación: “Y ayúdense los unos a los otros en bondad y piedad, pero no lo hagan en el pecado y la agresión; y sean cuidadosos de su deber hacia Dios"(Al Ma’aidah  La Mesa  5:2)
“Nadie cargará el fardo ajeno.
Cada uno recibirá el premio de sus obras.
Bien pronto  las acciones de los hombres serán descubiertas
Bien pronto  las recompensas del justo serán acordadas” (An–Najm La Estrella  53:39-41)”
El filósofo Al–Ghazali menciona en su libro Ihyaa Ulum Ad-Deen (Reavivamiento de la Ciencias Religiosas) que Jesús  una vez vio a un hombre completamente dedicado a la adoración. Cuando le preguntó ¿de qué modo se ganaba el pan de cada día? , el hombre le contestó que su hermano, quien trabajaba, lo proveía de alimentos. Jesús entonces le dijo “Tu hermano es más religioso que tú”
Y si a ello se agrega que Ibn Jaldún antes de Adam Smith  esbozó la idea de que es el factor trabajo quien otorga valor a un producto, el panorama queda bien claro.
Es posible que se llegue a un mismo punto pero por caminos totalmente  diferentes, no valen aquí improvisadas traducciones ni abusos de la teoría weberiana.
Es verdad que ni el profeta Muhammad ni Calvino propiciaron el ascetismo intra mundano, sino una forma de estar en el mundo donde se armonizara el interés individual con la sociedad. De allí en Muhammad el zakat (limosna del 2,5% de las ganancias anuales para los pobres o la intención del ayuno del Ramadán). O las mismas prescripciones dietéticas, el cerdo era en el contexto del Cercano Oriente un animal excesivamente caro de mantener (con el consumo de un cerdo podían criarse 10 ovejas o cabras además que tiene una alimentación que compite con la del ser humano Malvin Harris(3) además de ser portador de la triquinosis incurable en ese tiempo, o para evitar falsas exaltaciones y luchas intestinas, la prohibición del alcohol y los juegos de azar.
Y en Calvino la distribución de los excedentes para el bienestar colectivo concretamente en escuelas, albergues para refugiados y la construcción de hospitales entre otros. Una síntesis de este pensamiento la expresó el fundador del movimiento metodista J. Wesley cuando expresó:”gana lo más que puedas, ahorra lo más que puedas y reparte lo más que puedas”. Obviamente que estos son preceptos éticos que pueden aplicarse tanto al modo de producción capitalista como así también a otras organizaciones productivas que puedan llegar a superarlo.
3. Diferencias en la teoría del dinero como capital en sí mismo y capital en potencia
Es un lugar común rotular a Calvino como haber sido el iniciador de la justificación  teológica dentro del cristianismo del cobro de una tasa por el alquiler de una suma de dinero, en primer lugar que ello no es cierto pues el Banco de San Jorge en Génova fue fundado en el siglo XII y si bien financiaba operaciones de alto riesgo (que significaban altos dividendos, como las guerras de pillaje) contaba con cuentas que percibían una tasa de interés, curiosamente, entre ellas estaban la de los Reyes Católicos y de Cristóbal Colón, tampoco se puede olvidar a otras grandes casas de banca italianas como los Médicis de Florencia.(4)   Inglaterra con Enrique VIII en 1548 se autorizó un máximo del 10%, como en Aragón y Francia ya se permitía el préstamo a interés con una tasa regulada, si se la superaba se cometía el delito de usura. Calvino fue más allá de este punto, pues al contrario de Lutero, que siguió sosteniendo la posición Aristotélica de que el dinero no puede engendrar dinero porque sería usura; en el reformador francés se planteó el dilema de la necesidad de contar los artesanos, agricultores y algunos industriales incipientes con un capital de trabajo. En esa forma se legaliza también a una tasa regulada pero realista. Su realismo era que no podía exceder la tasa vigente en el mercado ni tampoco las posibilidades del deudor, en cuyo caso se lo socorría con un préstamo gratuito (una suerte de préstamo sui generis hasta que se pudiera encaminar económicamente y reintegrarlo luego según sus posibilidades reales de pago, es decir que no afectaran ni a su actividad ni a mantener una vida digna. Pero de ningún modo era una “dádiva graciable”; en concreto se buscaba mejorar la calidad de vida  a través del trabajo y la producción).
El préstamo a interés, era un modo de promover fuentes de trabajo o al menos de subsistencia y empleo. Debemos considerar que en una ciudad asediada como Ginebra, con una población en constante crecimiento por la llegada de contingentes de refugiados, por razones religiosas, incrementar la actividad económica era una auténtica cuestión de supervivencia.
Por un lado Calvino previó que el dinero generaba riqueza a través de su inversión en el aparato productivo y por el otro resolvió las tasas realmente abusivas que bajo el amparo del “censo” sobre todo los irredimibles donde el agricultor perdía su propiedad si no cumplía con la renta pactada, del “interesse” o la aberración económica de la “venta con compromiso de compra” cuyo mecanismo se puede ejemplificar así: un agricultor (prestatario) vendía al comerciante (prestamista) 100 fanegas de trigo a 80 ducados y a su vez el agricultor le volvía comprar las 100 fanegas a 140 ducados o sea con u 75% de diferencia, todas estas prácticas estaban legalizadas por el Papado y le impedían al artesano, al agricultor, al pequeño o mediano comerciante expandir su actividad si no incluso comprometiendo su mera subsistencia.
Un problema similar encontró el profeta Muhammad con la riba una práctica pre- islámica que permitía duplicar la deuda inicial (sumando los intereses al capital adeudado) de tal forma que al deudor le resultaba imposible pagarla y debía redimirla con su esclavitud y que se extendía hasta más de una generación, esta era una práctica bastante común en regiones del Pakistán hasta nuestros días.
¿Cómo trató de resolverlo?
En la sura 2-275 “Aquellos a quienes les devore la pasión por la usura estarán junto a Satán porque su contacto los ha llevado a la locura. Esto es porque ellos dicen “el comercio es igual que la usura”, pero Dios permite el comercio y prohíbe a la usura”
Es decir que para el pensamiento islámico el dinero en sí mismo es en el mejor de los casos un capital en estado potencial para que se transforme en capital debe ser utilizado como capital de trabajo en el comercio, la industria o las actividades primarias pero debe circular.
Ibn Jaldún señala que para lograr el atesoramiento (acumulación de capital) este debe estar en constante circulación.
He ahí la diferencia entre el dinero como una mercancía en sí misma (no como un valor de cambio que funge como patrón de pagos diferidos) capaz de crear riqueza de la escuela de pensamiento neo-clásica (actualmente más conocida como “monetarista” mal llamada “neo-liberalismo”). La cual tuvo su auge hasta el advenimiento de la escuela keynesiana con la crisis de 1930 y que resurgió con una fuerza inusitada con las políticas de M. Thatcher en el Reino Unido y el de R. Reagan que con raras excepciones predominó en Occidente hasta la actual crisis financiera oficialmente iniciada en el 2008, pero cuyas señales podían advertirse cuando menos 3 años antes,   y del dinero como un medio para que a través de su inversión en la economía real sea fuente generadora de riqueza del pensamiento islámico. El cual es coincidente con otras escuelas económicas occidentales no sólo la keynesiana y sus variantes. Al respecto puede leerse el interesante artículo del premio Nóbel de Economía P. A. Samuelson “Recuerden a los que frenaron a la recuperación estadounidense” publicado el 8 de marzo del 2009 en el cotidiano español “El País”.
La normatividad islámica de la economía no nació solamente por la irrupción de la llamada “República Islámica” en Irán, ni por la necesidad de colocar los excedentes económicos de los países petroleros musulmanes, hay indicios de ello desde el profeta Muhammad, en pensadores de la talla de Ibn Jaldún o de su contrincante Ibn Tamiyya, más recientemente en Al Afgani. E incluso en el desarrollo de prácticas que hacen al manejo contable de la economía, sin desmedro de Fray Luca Paccioli el uso del método de partida doble era común entre los comerciantes islámicos antes que él los dedujera en Occidente, lo mismo cabe decir de la letra de cambio, del uso intensivo de los fideicomisos y demás elementos que Maxime Rodinson (1975) desarrolla con mucha brillantez, por lo cual sería sobre abundante escribir.
Pero es en un pensador contemporáneo turco donde está el embrión de esta normatividad en las palabras  Binnaz Toprak (2001) “a partir de las últimas décadas del siglo XIX dos escuelas de pensamiento emergieron: los islamistas y los occidentalistas.
Los occidentalistas argüían a favor de la occidentalización, no sólo en términos de asimilar la tecnología y la industria de Occidente, si no al mismo tiempo adoptar su infraestructura institucional. Los islamistas argumentaban  que si bien estaban a favor de adoptar la tecnología y la industria del Oeste, estaban en contra de lo que ellos llamaban imitación de las instituciones occidentales porque sentían que la civilización islámica había producido las suyas propias.”
La profundización de los principios teóricos  y sistematización de las teorías económicas musulmanas obra de numerosos/as economistas y jurisconsultos islámicos generó las empresas y los bancos islámicos e incluso hasta los empréstitos islámicos (en realidad una suerte de  fideicomiso sobre las empresas y la obra pública). La ministra de finanzas de Indonesia Mulyani Indrawati con optimismo anunció al Financial Times el 9 de abril del año 2008, que los desastres del sunami y la vigorización de la economía de su país  se debió en gran parte a las sukuk de las empresas y fideicomisos islámicos.
4. ¿Respuesta o integración a una economía globalizada?
Volviendo a Binaz Toprak la lucha por modernizar desde la tradición musulmana o hacer tabla rasa y aceptar sin más ni más la occidentalización. Efectivamente, comenzó en el siglo XIX y quizá un poco antes en Irán con los intentos de Fath Ali Shah (A.H. 1212-50 E.C. 1797-1834) por tratar de hacer más eficiente su reinado más que modernizar su reino.
Hubo corrientes renovadoras y califas como Mahmud II y Abdülmecid I y funcionarios educados en Europa como Âli Pasha, Fuad Pasha, Ahmed Cevdet Pasha, y Midhat Pasha  que impulsó el proceso denominado del Tanzimat (o de las reformas) que entre el período de 1839-76 (aún cuando Mahmut II venía insistiendo mucho antes) trajo no sólo un nuevo trato para los otomanos , como la igualdad civil ante la ley, un estatuto constitucional, una reforma educativa, económica y militar -que concluyó con el cuerpo de jenízaros, lo que provocó su insurrección sofocada a sangre y fuego-. Estos cambios contaban con gran resistencia por parte de la sociedad, tanto es así que la ascensión al trono de Abdulhamid II en 1876 congeló el proceso e incluso lo combatió cuanto pudo, hasta la sublevación de los Jóvenes turcos en 1908.Un frente muy heterogéneo donde había un ala liberal (apoyada entre otros por La Comisión Estadounidense de Misiones ABM .H.L. Kieser 2001) que propiciaba el otomanismo o sea la igualdad en derechos y obligaciones de todos los súbditos pertenecieran a la etnia o comunidad religiosa que fuera y otra de extrema derecha denominada Comité de Unión y Progreso donde descollaban Enver Pacha, Talaat Pacha, Cemal pronúnciese Dyemal Pacha (y entre bambalinas un oficial luego llamado Mustafá Kemal Atatürk) que abogaba por la unificación étnica en el turquismo (con el consiguiente genocidio de otras minorías como armenios, kurdos, griegos y árabes), el darwinismo social y la conformación de un capitalismo de estado militarizado. Esa última tuvo la hegemonía a partir de fines de 1911.
Ya sabemos lo que ocurrió con los armenios en 1915, con los kurdos alevis del Dersim entre 1919-21  y 1938, con los kurdos en general desde 1925 hasta ahora, con los griegos de Anatolia en 1922, es decir matanzas programadas por el estado, o sea crímenes de lesa humanidad lisa y llanamente.
Esta reforma de derecha (nótese que el primer código penal de la República Turca se inspiró en el de Benito Mussolini). Tuvo su correlato también en Irán, no sólo Shahin Sha y la revuelta del tabaco en 1892 por intentar permitir el monopolio de su comercialización a un aventurero llamado Reuter, sino que si hubo algunos progresos estos se debieron a los intereses británicos con la instalación del telégrafo (con una franqueza rayana en el cinismo Lord Curzon afirmó que necesitaban el tendido telegráfico en Irán pues les permitía controlar mejor la India) fue luego de la rebelión de los cipayos o rusos con el tendido de redes ferroviarias y también franco-británicos este proceso no se detuvo con la caída de la dinastía Qajar y la ascensión al trono del usurpador Reza luego conocido como Reza Shah que inventó a la “dinastía” Pahlavi. Que agudizó su política pretendidamente progresista, arruinando por un lado al sector ganadero en tanto favorecía al extractivo  y a la incipiente industria.
El recambio por su hijo Mohamed Reza, sólo hizo que los intereses anglos primero y estadounidenses luego, tuvieran en forma oligopólica el manejo del petróleo. El breve interregno de Mossadiq trató de modernizar en un estilo nacionalista (que luego imitaría Abdel Gamal Nasser en Egipto) pero fundamentalmente la ruptura de su frente interno y el apoyo de EE.UU, permitió el retorno de Mohamed Reza Pahlaví al trono hasta que fue derrocado en 1979.
Mientras que en Egipto la política emprendida por Mehmet Alí y continuada por sus sucesores Mohamed Said e Ismail, trataron de modernizar la estructura productiva dependiendo de empréstitos que comenzaron con las obras del canal de Suez, y, siguieron con las inversiones en plantaciones de algodón, que una vez concluida la guerra civil en EE.UU dejó el suelo agotado, y la masa del pueblo egipcio empobrecida. Pero, tal política continuó y se profundizó hasta la revolución de 1952. Donde pronto descolló la figura de  Abdel Gamal Nasser, cuya influencia nacionalista modernizadora trascendió a todo el llamado “mundo árabe”.
Sin embargo, estos procesos fracasaron en Turquía el kemalismo abandonó hasta el maquillaje pretendidamente secular en 1948 y con la Creación de la Secretaría de Asuntos Religiosos blanqueó su césaro-papismo (negando todo pluralismo religioso) y realizó un proselitismo islámico sunita ya desembozado. Económicamente fue una suerte capitalismo de estado (una prolongación del estado patrimonial otomano gerenciado esta vez por una élite político militar) hasta l983.Creció rápidamente la desigualdad social y sobre todo étnica.
En Irán en l979, movilizada por las masas obreras y estudiantiles pero dirigidas por el clero, muy afectado por las reformas del Shah que había perturbado las rentas de sus propiedades agrarias, la llamada “revolución blanca” entre otras. Que sirvieron para empobrecer al campesinado, crear una aristocracia obrera y un subproletariado urbano, además de reprimir a las minorías étnicas. Tuvo lugar lo que se llamó la “República Islámica” cuyas sucesivas purgas terminaron dando la hegemonía al sector más conservador del clero.
En Egipto con la muerte de Nasser su régimen autoritario se profundizó y no supo o no pudo dar una alternativa progresista pero enraizada en la tradición islámica.
¿Cuándo comienza a revalorizarse la ética islámica y a sistematizarse los conocimientos de Escuela Islámica de Economía?
A mediados de los años 80 del siglo pasado: es allí donde primero en Irán y luego en otros países musulmanes como en Turquía y sobre todo en Malasia e Indonesia, donde la teoría se relaciona con la praxis.
Y así como en Turquía hay una severa puja inter burguesa entre la élite kemalista y el Partido de la Justicia y el Desarrollo por el dominio del estado. En Malasia e Indonesia las empresas islámicas son uno de los puntos basales de su desarrollo. Hasta el punto que en la crisis de fines del siglo pasado Malasia desafió con gran éxito a las recetas del Fondo Monetario Internacional.
La globalización contemporánea es multipolar y la ética islámica como el fundamento ideológico de su Escuela Económica, porque pertenece a la Economía como Ciencia Social demuestra que era posible el sueño de Al Afghani a fines del siglo XIX “Ser modernos sin perder nuestro carácter musulmán”.
Conclusiones
El papel de la ética en las relaciones económicas se ha revelado de trascendental importancia, no sólo para establecer reglas de juego claras si no cumplir con finalidad de otorgar un “ethos” a la confianza sin la cual es imposible cualquier relación económica.
¿Tienen validez la ética calvinista como la islámica en esta economía multipolar y globalizada?
Sí, pues no se remiten a un solo modo de producción sino a una forma de “ser en el mundo” y eso obviamente va más allá de una escuela determinada e incluso de un solo tipo de estudio científico.
NOTAS:
1. Max Weber “Ensayos de sociología contemporánea vol. II”
2. André Bieler “El humanismo Social de Calvino”.
3. Los judíos lo prohibían porque se alimentaba de basura…
4. El asunto es que entre los protestantes no cabía la prohibición de prestar dinero a un tanto por ciento, y la Iglesia católica (no los católicos) no podía hacerlo, ni los monasterios, que tenían atesorado suficiente riquezas como para prestar a interés.
BIBLIOGRAFÍA
1.Maxime Rodinson “Islam y capitalismo• ed. Siglo XXIU 1975
2.Max Weber “La ética protestante y espíritu del capitalismo• Ed. Sarpe 1984
3.André Bieler Ed. Escatlon 1973
4.Max Weber “Ensayos de sociología contemporánea” Vol. II Ed. Planeta l985
5.El Corán ed. Andrómeda 2005
6.Binnaz Toprak Religion and State in Turkey – 2001
7.Fred Halliday Maxime Rodinson: in praise of a marginal man – www.opendemocracy.net 2005
8.Charles Kindleberger “Historia financiera de Europa” ed. Crítica 1988.
9.Rosa Luxembrurgo “La acumulación del capital” ed. Tilcara 1963
10. Gül Berna Özcan and Murat Çokgeret “Trusted Markets the exchange in Islamic Markets
11.Jacques Le Goff las globalizaciones tienden a violar la historia y la cultura
13.Hans Lukas Kieser “The ambivalent of Alevis between 1880-1920)
14.D. Jones Qantara.de - Home to the "Islamic Calvinists
15.G. Gnaus Qantara.de – Home to the “Islamic Calvinist”
16.Evîn Cîcêk LA  RESİSTANCE  DE KOTCHGİRİ ET LE GENOCİDE DES PEUPLES EN TURQUIE  www.pen-kurd.org
17.E. Abrahamian E. Abrahamian "Oriental Despotism: The case of Qajar Iran " International Journal of Middle East Studies (vol. 5 l974)
18.J. Brahier Economics of Development in Iran.
19.Benito Espinoza “Tratado Teológico Político”.
20.Andreas Papandreu “La Economía como ciencia “

Este trabajo se reproduce con autorización del autor para la Revista Biblioteca Islámica

Este trabajo se realizó para Megatesis en: http://www.megatesis.com/index.php?option=com_content&view=article&id=185:etica-de-la-economia-en-el-calvinismo-y-en-el-islam&catid=3:administrativas&Itemid=60

Reconocimiento especial a la Dra. Diana Rocco Tedesco por haber revisado este trabajo

Un agradecimiento al Dr. Zidane Zeraoui al Awad por sus atinadas observaciones

0 comentarios:

Publicar un comentario

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top