Menu

Dijo el Mensajero de Dios (P):
Hay dos grupos de mi comunidad los cuales si son correctos, mi comunidad entera será íntegra, y si se corrompen se corrompe mi comunidad. Se le preguntó: ¡Oh Mensajero de Dios! ¿Y cuáles son esos dos (grupos)? Respondió: Los sabios y los gobernantes.
Bihâr Al-Anwâr, t.2, p.49.

Dijo el Imam Al-Bâqir (P):
Cuando te encuentres ante la presencia de un sabio ten más anhelo por escuchar que por hablar; aprende el (buen arte de) escuchar tal como aprendes el buen hablar, y no interrumpas las palabras de nadie.
Bihâr Al-Anwâr, t.1, p.222.

Dijo el Mensajero de Dios (BP):
¡Oh 'Alî! (El ángel) Gabriel ha deseado pertenecer a los hijos de Adán por siete cualidades, que son: Rezar en comunidad, frecuentar a los sabios, reconciliar entre dos personas, honrar al huérfano, visitar al enfermo, acompañar (en el cortejo fúnebre) al cuerpo del creyente, y ofrecer agua (a los sedientos) durante la peregrinación; así pues, anhela con ahínco realizar esas cosas.
Al-Iznâ 'Ashrîiah, p.245.

Dijo el Imam Amîr Al-Mu'minîn 'Alî (P):
Por cierto que las palabras de los sabios, si son correctas conforman un remedio, pero si son erradas constituyen un padecimiento.
Nahy Al-Balâgah, Máxima Nº 265.

Dijo el Imam Al-'Askarî (P):
Los sabios de entre nuestros seguidores son guardianes de las fronteras (del Islam); es por eso que quien de entre nuestros seguidores se incorpore a ello será mejor que aquel que combate a los romanos… puesto que estará defendiendo las creencias de aquéllos que nos profesan su amor.
Al-Ihtiyây, t.2, p.155.

Dijo el Imam Ar-Ridâ (P):
¿Acaso no es el sabio aquel que (al guiar) derrama sobre las gentes su bien, les salva de sus enemigos, pone a su disposición las mercedes de los paraísos de Dios, y les hace obtener la complacencia de Dios, Elevado Sea?
Bihâr Al-Anwâr, t.2, p.5.

Dijo el Imam Amîr Al-Mu'minîn 'Alî (P):
Por cierto que el sabio tiene una recompensa mayor que la de quien ayuna, se mantiene erguido rezando por la noche y combate en el sendero de Dios; y si un sabio muere se produce en el Islam una brecha tal que no puede cerrarla sino alguien que le suceda.
Bihâr Al-Anwâr, t.2, p.43.

Dijo el Imam Amîr Al-Mu'minîn 'Alî (P):
Son aniquilados, a pesar de estar vivos, los que atesoran las riquezas, mientras que los sabios permanecen lo que perdure el tiempo; si bien sus cuerpos desaparecen, sus reflejos se encuentran en los corazones.
Nahy Al-Balâgah, Máxima Nº 147

Dijo el Imam Al-Husain (P):
La marcha de los asuntos y las normas se encuentra en manos de los sabios de Dios, que son los depositarios de lo lícito e ilícito de Dios.
Tuhaf Al-'Uqûl, p.172.

Fuente: Un Ramo de Flores, Centro de Investigaciones Islámicas “Imam Ali”, Isfahán, Irán, página 72.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top