Menu


La islamofobia es el miedo irracional hacia el Islam, que continúa aún muy presente en Occidente nueve años después de los fatídicos actos terroristas del 11 de Septiembre. Muestra de ello es la controversia que se ha desatado sobre la posible construcción del Centro Islámico en Park 51 en Nueva York, en las cercanías de la llamada "Zona Cero".

Los opositores a la construcción reclaman que es una ofensa a las familias de las víctimas del 11-S, que es una falta de respeto y los más osados dicen que la construcción puede conducir a otro ataque terrorista. Una reciente encuesta muestra que el 71% de los neoyorquinos piensan que el proyecto Park 51 debería ser construido en algún otro lugar.    El capellán musulmán Hajj Wilfredo Amr Ruíz anota que lo que se trata realmente son signos de la islamofobia disfrazados de excusas sin fundamento. Otras excusas similares estereotipadas, según el capellán Hajj han aparecido contra construcciones de centros islámicos en Tennessee, California y Florida. La islamofobia puede traducirse a veces en peligrosos actos violentos. Según el boletín Democracy Now! en Seattle un hombre le dio un puñetazo en la cabeza a un empleado de un supermercado y le gritó que no era estadounidense y que era miembro de Al Qaeda. Recientemente el Pastor Terry Jones de una iglesia de Florida, EU, ha anunciado que el 11-S hará una quema de libros del libro Sagrado del Islam. 

En el caso de Nueva York, el imán Feisal Abdul Rauf declaró que el éxito de la campaña contra la construcción en Nueva York está: "dirigida por un grupo muy pequeño que ha tenido éxito en sembrar la confusión y generar sospechas en una base más amplia de personas y eso es lamentable... es lamentable por quienes persiguen otros propósitos para otros planes políticos, politicen un proyecto de este tipo y lo conviertan en un motivo de división y no de sanación".

Un importante detalle, que quizás ignoren los opositores, es que Park 51 no está ubicada en la "Zona Cero" sino a unos dos o tres bloques donde hay varios espacios vacíos. Lo que seguramente no saben es que dentro del mismísimo Pentágono, a menos de 80 pies de donde cayó uno de los aviones secuestrados, hay una capilla donde se reúnen musulmanes todos los días a rezar desde el 2002. 

La islamofobia en parte se debe a nuestros prejuicios y estereotipos hacia el Islam.  Estos prejuicios y estereotipos son por lo general producto a su vez de una experiencia negativa personal, desinformación, desconocimiento del Islam, racismo, apatía religiosa, prejuicios de algunos medios de comunicación social, etc, etc. Un ejemplo de un estereotipo muy difundido en Occidente hacia el Islam es la creencia que todos los musulmanes son terroristas o fanáticos. Esta creencia infundada tiende a producir miedos irracionales, desconfianzas, intolerancias, que en ocasiones pueden ser muy peligrosos y causantes de frecuentes e innecesarios sufrimientos.

Si queremos eliminar la islamofobia es imperativo la tolerancia, que nos eduquemos en el conocimiento del Islam, tender puentes de diálogos con todas las religiones (algunas religiones lo han intentado, pero falta mucho por hacer), perdonar y sanar heridas. Ser autocríticos de nuestras propias prácticas religiosas colectivas y personales. Hay que renunciar a la exclusión de los otros, diferentes a nosotros quizás en su manera de ver el mundo y su concepción de Dios, pero esencialmente igual a nosotros en su dignidad humana. Hay que abandonar la vieja idea de que nuestra religión o iglesia es la única verdadera y que el resto de la humanidad va directo para el infierno sino piensa como nosotros. Dejar también de creernos que somos superiores a otras culturas, naciones, religiones o denominaciones cristianas. Aquellos líderes de las religiones e iglesias que se creen que tienen el monopolio de la verdad deben echar al cesto de la basura esta peligrosa idea. Lo más importante a nuestro juicio es que reconsideremos que todos y todas somos hijos e hijas del mismo Dios; por lo tanto todos somos hermanos y hermanas. 

*Roberto Torres Collazo es activista social puertorriqueño, ensayista y colaborador de la Revista Biblioteca Islámica.      

0 comentarios:

Publicar un comentario

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top