Menu


Desde el punto de vista occidental resulta difícil entender el porqué las mujeres musulmanas llevan el velo o la burka. En el peor de los casos, y muy frecuentemente al velo se le asocia con la opresión. En otras palabras, el velo es un signo de opresión de la mujer en la religión del Islam.

Desde el punto de vista de la mayoría de las mujeres musulmanas, no estarían de acuerdo en que el velo es signo de opresión. El velo tiene muchos significados, que varían de una mujer "tradicional" a una "progresista", de las que residen en zonas rurales a zonas urbanas, de edad a edad, profesión a profesión, de país a país. Unas usan el velo o la burka por costumbre, otras por tradición, por presiones sociales, estética, por imposición como el régimen de los talibanes, por motivos religiosos y hasta por motivos políticos y hay hasta quien no usa el velo. Se podrá objetar que es la falta educación. No se trata de falta de educación, ya que hay muchísimas mujeres profesionales y científicas por ejemplo en las universidades de Irán que llevan el velo. 

El asunto del velo no es la preocupación central en un buen número de mujeres musulmanas. Lo fundamental para las mujeres son los derechos laborales, sociales en general como educativos, libertades públicas que debe tener derecho como cualquier otra mujer en cualquier otra religión, cultura o nación del mundo. Otra preocupación esencial para muchas son las actitudes machistas y sexistas de los hombres, actitudes pre-islámicas que no enseña el libro sagrado del Islam: el Corán. Del Corán se han hecho múltiples interpretaciones posteriores al nacimiento del Islam, interpretaciones de conveniencia hechas por hombres para someter y oprimir especialmente a la mujer.

Hace tiempo que han comenzado a realizarse cambios en la relación de la mujer en el Islam, pero la realidad es que todavía hay mucho por hacer, hay grados de control sobre las mujeres musulmanas que varían de país a país y de región a región, realidades que consideramos que tienen que continuar cambiando. Cambios que no van a surgir de la noche a la mañana, cambios que no pueden imponerse desde afuera y cambios que tienen que venir desde y con el consentimiento de las mujeres musulmanas. Cambios lentos desde una perspectiva occidental, pero consistentes, que parecen estar dándose en muchas sociedades musulmanas y árabes, según la profesora asociada de la Universidad Georgetown,  Margaret K. Nydell en su libro: "Understanding Arabs" (2006) [Comprendiendo los Árabes]. Una aclaración, que señala Nydell y otros investigadores, que no hay que confundir "Árabes" y "musulmanes". Hay aproximadamente 300 millones de Árabes y cerca de 1.5 billones de musulmanes, 17 países Árabes y 55 países musulmanes. También debemos añadir que el Islam nació en el siglo 7 después de Cristo y es actualmente es la religión de más alto crecimiento en el mundo.

Particularmente después del acto terrorista del 11 de Septiembre hay mucha islamofobia, estereotipos y prejuicios contra el Islam y por extensión contra sus seguidores los musulmanes, de aquí que nos parece muy importante sugerir, que si queremos entender y conocer, más allá de lo que nos dice los grandes medios de comunicación que no necesariamente son los mejores educadores, sobre la religión del Islam, debemos investigar la literatura musulmana, confirmar y verificar por otros medios alternativos y confiables toda información que nos llega sobretodo sobre  la mujer en el Islam.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top