Menu

Puede decirse que la fe consiste en ética, derechos legales e instrucciones públicas (aprendizaje). Lo mismo para cualquier otra escuela u organización social constructiva. Podemos por lo tanto clasificar a la fe de la siguiente forma:

1 la base para el entendimiento del hombre y el mundo. Esto se conoce como la visión del mundo.
2 con base a estos principios , la dirección general para el movimiento y la acción humana (ideología).
3 dentro de estos límites, las pautas o regulaciones para la relación entre Dios y el hombre, consigo mismo, con su prójimo, y con otras criaturas.
4 una serie de directrices para conservar el esfuerzo necesario requerido para alcanzar la perfección o la grandeza, y lograr el éxito en varios aspectos de la vida.

Por supuesto, esta vasta composición incluye los asuntos personales relacionados con los intereses personales de los individuos, así como los asuntos sociales de varios grupos extensos de la humanidad, y los asuntos concernientes a estos grupos y la comunidad islámica (ummah). Veamos dentro de esta complejidad de la fe, cuál es la influencia y el rol que desempeña la paciencia. En otras palabras, una persona comprometida con la religión actuará de la siguiente forma:

a)    Debe creer en los principios religiosos
b)    Debe obedecer las regulaciones religiosas
c)    Debe familiarizarse con las cláusulas especiales que tratan con la ética.

Si uno cumple con estos tres aspectos, uno puede ser llamado correctamente un verdadero creyente. Nosotros examinaremos ahora el papel que desempeña la paciencia en la vida de un creyente que sigue la religión en el verdadero sentido. En una figura geométrica que consista de líneas y ángulos , cada punto, arco y semicírculo crea un efecto especial. Veamos qué influencia y rol desempeña la paciencia en la figura geométrica representada por la fe de un verdadero creyente. Consideremos el ejemplo de un automóvil , suponiendo que traslada a alguien junto con sus pertenencias familiares hacia cierto ligar. Después de pasar por varias calles, finalmente este automóvil llega a su destino final deseado.

¿Qué hace mover este automóvil? ¿Qué cosa es responsable de proveer esta energía al motor? Por supuesto, es la gasolina. Entonces e la vida de un creyente, la paciencia puede ser comparada con el motor o la gasolina la cual le da la vida y la fortaleza a dicha maquina. Sin la paciencia, la verdad y la lógica categórica de la exaltada escuela de la religión no habrían sido entendidas. El aprendizaje divino (revelaciones) de esta escuela que bendijo a la humanidad habría perdido su color con el paso del tiempo. La última esperanza del triunfo de la verdad sobre la falsedad que provee sangre fresca y viva en las manos poderosas y los pasos firmes de los creyentes habría sido silenciada y las leyes y pautas de la religión que controlan y examinan las tendencias humanas hacia la trasgresión se habría inactivado.

El campo heroico del valor y el martirio por la causa de Dios y de la religión habría sido convertido en tumbas de ideologías. El congreso internacional del Hayy (peregrinación) habría quedado vacío. Las comunicaciones confidenciales, sensacionales de los ardientes amantes (creyentes) en medio de la noche con el amado (Allah) habrían sido silenciadas, la hermosa escena del "Yihad ul-akbar" (la lucha en contra del ego), principalmente el ayuno y la auto restricción habrían perdido su encanto. Las arterias de la economía del estado islámico se habrían secado y la caridad por la causa de Al-lah habría sido ignorada.

Sin la paciencia todos los valores éticos y educacionales del Islam (la piedad, la confianza, la rectitud) habrían sido olvidados y en esencia, cada parámetro de la religión que requiere de acción y esfuerzo, habría sido privado de ellos, porque la religión requiere de práctica, la cual no es posible sin la paciencia. Entonces , lo que da sangre fresca y viviente a esta gigante composición o lo que le da movimiento a este tren no es nada más que la paciencia. Con lo dicho anteriormente la esencia y significado de esta inspiración divina puede ser entendida claramente.

Fuente: Jamenei, Sayyed Ali, Las Profundidades de la Oración y Discurso Sobre la Paciencia, Fundación Cultural Oriente 2006, págs. 90, 91 y 92

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top