Menu


El candidato que tiene mejores capacidades para ganar las elecciones del próximo 12 de junio en la República Islámica de Irán, es Mahmud Ahmadineyad, hermano musulmán, actual presidente y dirigente revolucionario mundial. Desde el año 2005 ha conducido el gobierno con energía de estadista; honestidad y sencillez de musulmán; solidaridad y hermandad con la causa de los palestinos y amistad con los mejores gobiernos de nuestra América: el de Evo Morales Ayma en Bolivia; Raúl Castro Ruz, en Cuba; Rafael Correa Delgado, en Ecuador; Daniel Ortega Saavedra, en Nicaragua y Hugo Rafael Chávez Frías, en Venezuela Bolivariana.

Mahmud Ahmadineyad, inspirado en el Noble Corán y en el ejemplo del profeta Muhammad, ha procurado servir a su pueblo. Durante un período difícil (2005-2009) en el cual las potencias británica y estadounidense, aliadas del régimen criminal de Israel, han amenazado con destruir el poder islámico iraní y liquidar su revolución, el actual mandatario, ha dignificado la autodeterminación y soberanía de la patria del Ayatollah Khomeini.

Los otros candidatos se oponen a la actual política iraní. Son tres figuras importantes en la vida política de la nación persa y cuentan con la simpatía de los capitalistas opresores del mundo occidental. Ello son: Mahdi Karroubi, Mirhossein Mousavi y Mohsen Rezzae. El ex presidente del Parlamento, Karroubi, preside el partido Confianza Nacional. Participó en la fundación de la asociación denominada: Clérigos Combatientes. Tiene fama de tecnócrata. Ha prometido entregar un subsidio mensual, equivalente a 50 dólares a cada iraní, a partir de los 18 años de edad. Los analistas de la política iraní, consideran que a Mahdi Karroubi le faltan la elocuencia y la capacidad verbal necesarias para ser presidente.
Mirhossein Mousavi, se desempeñó como Primer Ministro desde 1981 hasta 1989. Se define como un reformista moderado. Ofrece a sus compatriotas manejar una política de distensión con los países occidentales. Simpatiza con el neoliberalismo y considera "democrático" privatizar los canales de radio y televisión. Podría convertir a Irán en un país cliente de las potencias occidentales. Admira al ex presidente Muhammad Jatami (1997-2005).

Mohsen Rezzae, ex comandante en jefe del Ejército de Guardianes de la Revolución Islámica, aspira a ser presidente para reducir la tasa de inflación al 9 por ciento. Simpatiza con las políticas capitalistas de Occidente, promete privatizar empresas estatales para llevar su país a la "modernidad". Ofrece nombrar a una mujer como ministra de Asuntos Exteriores. "Irán se halla en el más elevado nivel en las interacciones mundiales y hoy nadie en el mundo puede colocar obstáculos en la senda del progreso del pueblo iraní, un pueblo que ha sido en cualquier época creador de cultura y civilización", expresó Mahmud Ahmadineyad el pasado mes de abril al inaugurar en Saadabad un simposio dedicado a los iraníes que viven en el extranjero.

La actual administración iraní ha realizado inmensos esfuerzos para fomentar el progreso de todos sus ciudadanos, especialmente, los más pobres. Esa política humanista y revolucionaria tiene molestos a los imperios de Occidente y al sionismo que gobierna en Tel Aviv, desconociendo y pisoteando los derechos humanos del pueblo palestino las 24 horas de cada día, durante más de 60 años.

El avance científico y cultural del pueblo iraní mantiene inquieto al gobierno de Estados Unidos y a las oligarquías de los países americanos que calumnian al Presidente de Irán y muestran a la república islámica como un peligro para el mundo. Se valen de la desinformación a través de grandes empresas y monopolios que pretenden controlar la información siempre y para siempre. Las agencias Ap, Efe y Reuters constantemente tergiversan los discursos de los líderes iraníes. En algunas ocasiones citan a la agencia Irna de Teherán para confundir a los lectores. Julio César Martínez, periodista uruguayo, reportero del diario La República en Montevideo, quien ahora vive en la preciosa ciudad de Qom, denunció y documentó el mal uso que se hizo, en octubre del año 2005, a declaraciones de Mahmud Ahmadineyad. "Dejad borrar del mapa regional al Estado judío exclusivo, sustituídlo por un solo Estado para todos los ciudadanos del lugar, judíos o no. El derecho a gobernar le pertenece al pueblo entero de Palestina, sean musulmanes, cristianos o judíos", expresó el presidente de Irán. Textualmente fue citado por la agencia Irna de Teherán. Sin embargo, la agencia Reuters envió una nota en la que aseguraba que Mahmud Ahmadineyad había declarado que "Israel debía ser borrado del mapa".

Tres años después de la tergiversación de Reuters, varias agencias informativas, diarios y revistas de Occidente se han sumado a la campaña contra Irán que fue especialmente auspiciada por el ex presidente imperialista de Estados Unidos, George W. Bush. Ante las amenazas desestabilizadoras, miles de ciudadanos honestos y patriotas se movilizaron en estos últimos años para defender la República Islámica de Irán y apoyar al gobierno que preside el hermano Mahmud Ahmadineyad.

La prensa pro-imperialista, a la cual también pertenecen muchas publicaciones colombianas, mexicanas y peruanas, denunciaron que los iraníes "se movían hacia la guerra". Y en su lógica capitalista y falsa, expresaron que el presidente George W. Bush "se preparaba para defender la democracia y la libertad en América, África, Asia y Europa". Los hipócritas cuestionan y calumnian al gobierno de Teherán. Los hombres y mujeres progresistas de nuestra América, que desean amistad y fraternidad con todos los pueblos del mundo, saben que el hermano Mahmud Ahmadineyad, candidato, presidente y revolucionario iraní, es nuestro amigo.

*Fernando Acosta Riveros es colaborador de la Revista Biblioteca Islámica, es periodista, escritor y colaborador del periódico La Jornada Jalisco


0 comentarios:

Publicar un comentario

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top