Menu


Entrevista con Carlos Henríquez Consalvi, Ganador del Premio Príncipe Claus y Fundador de Radio Venceremos:

La Revista Biblioteca Islámica conversó con Carlos Consalvi ganador del premio de cultura «Príncipe Claus» en la rama de periodismo y fundador de Radio Venceremos.


—¿Cuándo y por qué vino a El Salvador?

—Yo llego un 24 de diciembre de 1980, con la misión de fundar un órgano de comunicación en los momentos de mayor polarización del país, un órgano de comunicación de la insurgencia salvadoreña, que en esos momentos necesitaba un medio de comunicación que acompañara ese proceso histórico.  Es así que a partir de un 10 de enero toma fuerza en el país y así fundamos y sacamos al aire "La Radio Venceremos", la cual transmitió durante 11 años desde las montañas de Morazán. Entonces yo vengo específicamente con esa misión.

—Pero ¿cuál fue el motivo principal para venir acá?

—Me impactó la noticia de la muerte de Monseñor Romero, desde ese momento sentí que mi lugar estaba acá, con el pueblo salvadoreño.

—¿Cómo se gestó la idea de la creación de La Radio Venceremos?

—Ya había antecedentes de radios de los movimientos sociales en el país, medios muy creativos que hacían propaganda en situaciones adversas, el 22 de enero de 1980 se dio un experimento con un transmisor con el cual se hicieron pequeñas transmisiones  que acompañaron  una gigantesca marcha. Así surgió dentro de las diferentes organizaciones revolucionarias la idea de un medio de comunicación, de tal manera que cuando se conforma el FMLN, esa idea se cumplió con Radio Venceremos en Morazán y Radio Farabundo Martí en Chalatenango , y Radio Guazapa la cual tuvo una corta duración. Así tuve el honor de participar en la formación de La Radio, con medios muy precarios.

—¿Y cómo se puede mantener una radio en semejantes condiciones (en pleno conflicto armado)   y sin medios?

—Bueno cuando se pensó en una radio clandestina en un país tan pequeño y con el ejército en todas partes parecía imposible, pero fue el apoyo popular el que le dio abrigo y sustento a esa experiencia radiofónica, ésa es la explicación.
—¿Qué paso con la Radio después de los Acuerdos de Paz de El Salvador de 1992?

—Durante dos años en tiempo de paz, yo estuve participando en ese proyecto que trató de ser la continuidad de la radio, pero desde mi punto de vista -aunque sé que hay varios- hubo posiciones encontradas, había la posición de usar la radio como medio mercantilista y así hubo un rompimiento con las personas que sostenían esa posición, las cuales me separaron del proyecto, pero la historia demostró quién tenía la razón.

—Después de todo este proceso usted crea un concepto distinto de museo, cuéntenos sobre este nuevo paso

—Tuvimos la certeza de que había que guardar los elementos historiográficos  que daban fe de la lucha del pueblo salvadoreño, y desde el 81 hasta el 92 fuimos guardando las transmisiones de La Radio Venceremos , películas y fotografías porque estaban a punto de perderse. Así en 1998 aparecemos oficialmente como Museo de La Imagen y La Palabra, el cual hoy no sólo guarda archivos de la guerra sino de grandes personajes como Salarrué, Matilde Elena López, Roque Dalton, Hugo Lindo etc. Estos archivos se convierten en libros y vídeos que ayudan a las nuevas generaciones y a los maestros a enseñar a los unos y a entender a los otros.

—¿Qué significó para usted ganar el Premio de Cultura Príncipe Claus?

—En su momento nos dio más aliento para seguir adelante, ya que fue un reconocimiento a lo que hicimos con Radio Venceremos y lo que hacemos con el Museo. Pero el mejor premio nos lo ha dado la gente.

—El mundo, especialmente la región del Medio Oriente se encuentra en medio de una grave crisis, qué reflexiones nos puede compartir

—Bueno cuando vemos la exclusión, genocidios o injusticias, inmediatamente hacemos conexión con lo que hemos vivido acá, y lo que sentimos por los pueblos del Medio Oriente es un sentimiento de solidaridad.

—Por qué desde su criterio algunas personas consideran al Islam el nuevo enemigo

—Creo que es parte de fundamentalismos de los cuales, la administración Bush fue un claro exponente, y que tienen una íntima vinculación con políticas en Centroamérica.  Pero más allá esto tiene relación con el hecho de que los pueblos —islámicos— quieren que se les respete su dignidad.

—Algún mensaje final para los lectores de la Revista Biblioteca Islámica

—Un mensaje de solidaridad con los pueblos que sufren de la opresión, un mensaje de paz con la esperanza de que algún día los sueños de esos pueblos de alcanzar la liberación definitiva se conviertan en realidades.


0 comentarios:

Publicar un comentario

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top