Menu



Muhammad (BP) era árabe pero más importante aún era musulmán, hoy ambos son concebidos y pensados como ese "otro" peligroso y violento, sí violento, cruento, sangriento, loco, poeta y de todo un poco son los adjetivos que acompañan al nombre Muhammad. Es que acaso ha existido un profeta tan denigrado como el nuestro... Difícil nombrar alguno. 

Goethe y Napoleón, admiraron la grandeza de Muhammad, pero los tiempos cambiaron y a pesar del tránsito fluido de la información, más desinformación nos invade sobre este ilustre personaje. Amin le decían hasta sus enemigos, assalamu aleikum le ofrecían cristianos y judíos que reconocían en Muhammad su justicia, su inefable moral, ¿qué pasa por los cerebros ajados de Occidente? ¿Acaso no hay suficientes pruebas históricas de la valía de Muhammad? ¿No nos convencen ya los hechos? Hasta cuándo tendremos los musulmanes que soportar las burlas sobre nuestro Amin nuestro walid, nuestro Nabí.

Libertad de expresión gritan los amigos de satánas, Rushdi es su paladín, se les olvida que fue este Amin quien elaboró una de las gemas de la libertad de expresión, se les olvida que fue este nabí quien a las mujeres salvó del oprobio de la opresión y el asesinato malvado. Lo atacan y contra-atacan desde las gélidas y grises trincheras de los medios de desinformación, peor aún "musulmanes" callando y riendo mientras a su profeta están hiriendo. 

Los que atacan al profeta son personas con el cerebro de un niño de dos años y los que le alaban tienen el cerebro de un sabio de 200 años,poseedores un Alma Máter(1).

San Salvador, octubre de 2012


Notas:

1-Alusión al poema Alma Máter y la introducción del libro El Corazón en la Revolución de Mustafa Al-Salvadori.

 
Top