Menu



Nos hemos quedado perplejos —aunque no deberíamos ya sorprendernos— ante la nueva masacre que se está cometiendo en contra de muchísimos inocentes en Palestina, asistimos con gran indignación a la misma función que desde hace más de 60 años se viene presentando en esta parte del mundo, el mismo escenario, los mismos actores, las mismas víctimas y los asesinos de siempre. Leímos las palabras del señor Obama en las que señala que Israel "solamente se está defendiendo" y no nos queda la menor duda que los lineamientos siguen siendo los mismos: el apoyo incondicional de las potencias occidentales para con las atrocidades sionistas y todas sus empresas en la región. Nada puede justificar esta nueva barbaridad, ni la auto-defensa, ni la protección de la soberanía del Estado, ni la contención del terrorismo, en fin ningún análisis que se haga al respecto puede resistirse a concluir la gran maldad detrás de estos actos, pareciera que los palestinos — al mejor estilo de las tragedias griegas— se encuentran sumergidos en una vorágine determinista que los obliga a sufrir y llorar. Estremecidos y desde esta distancia admiramos la resistencia de las organizaciones comprometidas con el pueblo palestino.

La muerte de niños, mujeres, ancianos, artistas y educadores no es motivo suficiente para una condena unánime, el gobierno sionista sigue estando en el salón VIP de muchos países del mundo, pero no todo es malo, ya que hemos sido testigos de el apoyo de mucha gente de diferentes países, quienes se han solidarizado con el sufrimiento de los palestinos y han manifestado su indignación y condena ante estos nuevos y despiadados ataques.

Desde acá condenamos y repudiamos los ataques del gobierno sionista, e imploramos a Dios el Clementísimo que socorra al pueblo palestino y a todas las personas de buena voluntad que han hecho propio el dolor y sufrimiento de nuestros hermanos en aquellas regiones.

Redacción de la Revista Biblioteca Islámica
San Salvador, El Salvador, C.A
Noviembre de 2012
Nos hemos quedado perplejo —aunque no deberíamos ya sorprendernos— ante la nueva masacre que se está cometiendo...
 
Top