Menu
















“Stultus stulta loquitur” (El necio habla necedades)[1]:

Ayudar a los agresores del mundo y del Islam y contribuir a que crezca su maldad  va en contra de los principios islámicos de justicia e igualdad,  ignorar deliberadamente los actos atroces de los enemigos del mundo (el sionismo y sus simpatizantes) y decirle a la gente abiertamente que esas acciones son cosa de otras latitudes y que vos no tenés que nada que ver (aunque públicamente te presentés como musulmán) y salís e invitás a estas personas a la inauguración de tus templos, y te sentís orgulloso de la fotografía que te tomaron con ellos dándote una palmadita en la espalda, esas son algunas de las características que te definen como un engendro sinonista, decís que sos propagador del Corán y de la Tradición Profética pero no querés obedecer integralmente esas fuentes y por el contrario cambiás, ignorás, o deformás las enseñanzas del Islam, entonces que no te quede duda que no solo no sos musulmán sino que te has convertido en un hierofante y tu interpretación del Islam no es más que una “incubación ritual”[2] y lo que vos llamás mezquitas (aunque la verdad en tu secta hasta el nombre le cambiaste) no son más que estructuras con cimientos de barro y lodo.

De los de tu especie hay varios, aunque dejame decirte que no son tan descarados como vos, pues estos aunque con tus mismas inclinaciones (afán de dinero, delirios religiosos, y mentirosos) no han llegado a declararse públicamente sionistas, todavía les queda un poquito de vergüenza y no se dan el lujo de salir con representantes del Estado sionista.

Vos sos como el Estado sionista, una estatua de pies de barro, ya la senilidad de tu espíritu y de tu cuerpo te minan, como nunca te decidistés a seguir el Islam (o a tratar) mejor  te dejastés llevar por tus locuras y creastés sectas pro-sionistas y te hiciste amigo de ellos, sos un colaborador de la maldad del mundo y sos anti-musulmán, sos un pro-sionista, sos un engendro. Pero como dice María Zambrano[3] que cuando se te quita la máscara y tus emblemas no sos nada ni nadie.

Gracias a Dios que lo que vos decís que propagás (El Corán) te refuta y te desmiente, por eso en tus templos evitás los libros religiosos, evitás que la gente tenga acceso al Corán, evitás los libros de hadices,  porque en el fondo tenés miedo que, a los que tenés engañados se den cuenta que las mismas fuentes islámicas refutan tus desvaríos. Sobre vos dijo el Imam Ali: “¿No es realmente sorprendente y no debiera extrañarme de esas personas que se dan cuenta de las doctrinas de la religión están siendo explicadas de modo intrascendente y contradictorio, y sin embargo ni se preocupan de seguir a su Profeta (PBd) ni desean actuar como sus delegados?. El hecho es que no tienen ninguna fe en Dios y por consiguiente no se abstienen del vicio. Actúan de acuerdo con las equivocadas presunciones de sus mentes y siguen los anhelos de sus pasiones”[4].

No es raro ver hoy en día ver a  árabes como vos asociados con pro-sionistas con empresas transnacionales  con mausoleos de almacenes y minaretes de mercadería al mejor postor, son como decía uno de nuestro colaboradores “Aliados Árabes de Israel” . No hay interés ni voluntad para la difusión del Islam, solo te queda verlos como malos administradores que aún conservan el mito de la supremacía y son tan cerrados que no les interesa dar a conocer el mensaje del Islam, sino más bien el negocio, el dinero, la fama, el prestigio y el placer de esta vida.

Gracias a Dios que la gente como vos siempre ha tenido su contraparte, vos creés que vas a pasar a la historia como un “prócer del Islam”, a lo sumo se te va a recordar como un “bufón del Islam” creador de verdaderos “chistes religiosos”. Gente como el Imam Jomeini, Monseñor Romero, y los judíos como los del movimiento Naturei Kerta deberían ser tu ejemplo, y deberías aprender a hablar como ellos y olvidarte ya de ese tu mensajito que “acá en Occidente sionistas y musulmanes debemos ser amigos” que “toda la violencia viene de Oriente”, pero para vos es casi ya muy tarde.

¿A caso en la historia de nuestro  amado y santo Profeta del Islam y sus descendientes purificados encontramos estos modelitos?   Por supuesto que no, por eso  estos casos son los  que debemos poner al descubierto para desenmascarar a estos falsos musulmanes que viven engañando a personas de buena fe (en algunos casos) que poseen un grado de Islam muy reducido, sacando ventaja de ello  para imponer su forma y costumbres de vida.

Hermanos vivamos el ejemplo de nuestro mártir el Imam Hussain (P) y divulguemos al mundo su ejemplo valor y valentía.

Transmitimos nuestras condolencias a todos los musulmanes del mundo y al Imam de la época (P) por el martirio del Imam Hussain, sus compañeros y familiares en los acontecimientos de Karbalá.

Redacción de la Revista Biblioteca Islámica


[1] Esrasmo, Adagios del poder y de la guerra, y Teoría del adagio, Alianza Editorial, Madrid, España, 2008, pág. 424.
[2] Garibay K., Ángel María, Mitología Griega, Editorial Porrúa, Vigesimocuarta edición, México, 2009, págs. 212 y 213.
[3] Zambrano, María, Persona y Democracia, Editorial Siruela, Madrid, España, 1996, pág. 142.
[4] Nahyul Balagah, Discurso 88, BIAB, Edición electrónica, http://www.islamelsalvador.com/fundamentos/l058.pdf, rescatado el 7 de diciembre de 2011.

0 comentarios:

Publicar un comentario

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top