Menu

















El Sistema Hidráulico de la Alhambra*

Por Laura Galbán (Puerto Rico):

De acuerdo a los historiadores, antes de la conquista musulmana de Granada, Sabika nombre dado por los musulmanes a la colina de la Alhambra, era seca y escasa en vegetación.  Ibn al-Ahmar el fundador de la dinastía Nasirí ordenó la construcción de una acequia en 1238, conocida aun en nuestros días como la acequia del Rey, esta llevaba el agua desde el Rio Darro hasta los palacios de la Alhambra y el Generalife.  Como resultado todavía hoy se puede apreciar como estos palacios están rodeados de una abundante vegetación (1).

Con respecto a la Acequia del Rey esta estaba constituida de varias albercas construidas a cincuenta metros sobre el nivel del agua, esto debido a las irregularidades de orden topográficas. El agua de la Acequia del Rey  era llevada a estas albercas a través de ruedas de agua (2).

Si bien es cierto que la Alhambra era alimentada desde el exterior por la Acequia del Rey, otros métodos eran también utilizados dentro del palacio para transportar y retener el agua, en el complejo palaciego los aljibes o cisternas eran utilizados para retener el agua proveniente de las lluvias. Los aljibes eran por lo general depósitos construidos bajo o sobre la superficie, en la Alhambra existía todo un sistema de aljibes situados en la subestructura del edificio. Estos conservaban el agua proveniente de las lluvias que llegaban a las superficies o a las gárgolas que estaban situadas en el techo (3). Desde estas gárgolas el agua proveniente de las lluvias viajaba por medio de canales metálicos o de arcilla situados en las paredes o columnas. Este sistema puede verse en la Sala de las Dos Hermanas. En la Alhambra la red de aljibes tenía también la función de distribuir el agua a las fuentes y albercas a través de las acequias. Debido a esta función adicional los aljibes no fueron construidos todos en forma de cuadro, estos se convirtieron en partes internas de las estructuras, por eso fueron construidos por lo general en forma de domos (4).  Totalizaban nueve,  divididos en dos naves o secciones que luego servían para distribuir el agua en varias partes del Palacio. A parte de la forma de domos, los aljibes podían adoptar otras formas de acuerdo al diseño arquitectónico, un ejemplo de esto es el aljibe situado bajo la Sala de las Dos hermanas, el cual tiene el diseño de una estrella de ocho puntas (5).

Traducido por la Revista Biblioteca Islámica

Continuará...

*Parte de una tesis completa enviada por la autora a la redacción de la Revista Biblioteca Islámica para su publicación

Notas bibliográficas

1 Leopoldo Torres Balbas, La Alhambra y el Generalife de Granada  ( Madrid: Plus Ultra, 1949), 21.
2 Pavón, 62.
3 Ibid, 120.
4 Ibid, 121.
5 Ibid, 122.

0 comentarios:

Publicar un comentario

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top