Menu



















Quien ha leído la obra de Stevenson se habrá dado cuenta que la configuración psicológica del personaje presenta una dualidad de conciencia (entendida como un comportamiento diferente ante la realidad) presentando por un lado un rostro ameno, tolerante y agradable, pero al sufrir su transformación aparece el rostro feo, agresivo y peligroso. En este sentido y recordando a este personaje, existen en nuestro Mundo Islámico de hoy personajes similares, que presentan dos caras, se los suele ver aparecer en los medios de comunicación hablando de paz, tolerancia y comprensión, sin embargo los que les conocen bien, saben que cuando los medios no están ahí, estos sacan a la luz a su Mr. Hyde: “Lo que yo digo es lo único que vale” “yo soy el representante del verdadero Islam” “mis programas o discursos son los mejores” , estas son las consignas que se les escucha decir, no hay en ellos auto-crítica, no hay en ellos coherencia, los Mr. Hyde del Islam ponen su entera confianza en los enemigos de la Paz y piensan que los promotores de la “Cultura del Diablo” son sus amigos, y por ello se hermanan y comparten con estos personajes.

La historia del hombre es sabia, “mal le paga el diablo a quien bien le sirve” así dice un dicho muy popular (véase el ejemplo de Libia y Egipto cuyos opresores fueron abandonados por sus padrinos), y este se cumple en aquellos musulmanes que presentan su Jeckyl ante estos arrogantes y al contrario suelen presentar su Mr. Hyde ante los musulmanes. Cuando los promotores de la “Cultura del diablo” hacen valer su condición y les pagan mal, el Mr. Hyde del Islam se queda lloriqueando públicamente y a veces saca a relucir su frustración ante los medios, haciendo un ridículo terrible y sirviendo de ejemplo de lo que no debe hacer un musulmán, aceptar que no se es nada ante Dios y que solo Él es capaz de protegernos es una muestra de los verdaderos siervos, ser un Mr. Hyde y buscar refugio en los enemigos de la Paz no es más que una muestra de ignorancia e irreligiosidad que se termina pagando caro.

Redacción de la Revista Biblioteca Islámica

0 comentarios:

Publicar un comentario

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top