Menu










Hace varios años EE.UU e Israel armaron, entrenaron y apoyaron al asesino dictador Saddam Hussein, para que iniciaria una serie de agresiones en contra no de Irán sino de su Revolución Islámica, todo por el temor que les infundía la idea de una extensión inmediata de su fuerza en los territorios adyacentes a Irán. Así auspiciaron tanto al dictador como a la guerra por varios años. Después los mismos protagonistas apoyaron, armaron y reconocieron a los talibanes y Al-Qaeda, hoy apoyan a los nuevos terroristas Wahabitas.

Pero hay otras guerras modernas que quieren imponer, impulsados por los mismos temores, por un lado la parte teórica de esta guerra es la mediática, la desfiguración del Mundo Islámico y sus creencias, ya sea por la presentación de un Islam extremo o por el apadrinamiento de un Islam "ligth", flojo y sin esencia. Debemos redoblar esfuerzos por no caer como animales directo en la trampa que subyace bajo el suelo, conocer, investigar y reflexionar sobre lo qué es verdareramente islámico es la mejor estrategia para no caer en las trampas de esta guerra. Medios tenemos más y en algunos casos mejores que los de antes.

La parte práctica o de campo se llama islamofobia, y ha sido creada pensando en la generación de rechazo social de parte de las sociedades y personas no musulmanas hacia las comunidades islámicas que viven junto a ellas, consignas de odio, pinta de mezquitas, saqueos de negocios islámicos, son algunos de los signos más evidentes de esta práctica, solo el verdadero diálogo, la interacción de cuturas, el intercambio intelectual y el respeto por las diferencias logran convertirse en escudos contra esa lanza mortal de la islamofobia.

Actuemos pues en benefico de la humanidad y comencemos a construir un nuevo orden mundial, sin la influencia de los terroristas e imperialistas de siempre y sus secuaces. 

Redacción de la Revista Biblioteca Islámica

0 comentarios:

Publicar un comentario

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top