Menu

Juan Pedro Ribas es un periodista, escritor y activista social uruguayo, galardonado como hombre del año en 2002 por su trabajo social en Uruguay, fue Director de la Fundación Winners y ahora dirige la Fundación Islam Amigo, Diario los Pueblos, Indamislam Press y la radio Acá Uruguayos. La Revista Biblioteca Islámica tuvo el honor de entrevistarle y esto fue lo que nos comentó.

—Pedro cuéntenos  un poco sobre cómo ese primer viaje a Irán transformó su vida

Ninguna vida se transforma como por arte de magia y frente a un solo hecho, es más el primer viaje a Irán me dejo una huella profunda pero no operó inmediatamente.
A mí, quien me empujó a ese primer viaje, fue el Embajador Tafrishi, que me dijo: “Vaya porque usted ya es Islámico”.
Ese primer viaje, me permitió ponerme en contacto con el pueblo, yo cuando era católico decía “El pueblo es la voz de Dios”, pero en Irán tuve oportunidad de comprobarlo. Otro aspecto influyente fue el tipo de gente con que me encontré, fundamentalmente religiosos, que mostrándome sus concepciones me llevaron a realizar un viaje interior. De todas maneras, cuando en Uruguay me preguntan si soy Islámico, yo contesto: Ser islámico es tan un  tesoro que no me atrevo a afirmarlo suelto de cuerpo como quienes dicen soy católico, soy cristiano o aun musulmán. Ser Islámico, es una lucha y un aprendizaje de todos los días, una titánica batalla por ser mejor, porque ahora que abrace esta religión mi sueño es enfrentarme a Dios en el momento que me llame y decirle creo que fui un muy buen Musulmán. Por lo menos para eso luché cada día.

—Háblenos un poco sobre cómo se dio la publicación del libro “90 días y 1001 noches en Irán”

Lamentablemente mis ocupaciones  como editorialista del Diario La República, en mi país, Director del Multimedio Islámico, www.indamislam.com , www.acalospueblos.com , www.diariolospueblos.com, www.tercercamino.com donde hemos llegado a las 90.000 entradas mensuales en el plazo de un año y mi tarea social han postergado la culminación del libro.
Lo que de todos modos agradezco a Dios porque aun hoy siendo ignorante, antes de conocer al Islam era analfabeto. Como sueño el libro hoy, “90 días y 1001 noches en Irán”, puede ser realmente un aporte.
Si lo hubiera lanzado apenas volví de Irán, hoy no me gustaría leerlo.

—Encontró usted en el Islam un mensaje liberador similar al que usted promovía como luchador social en el Uruguay

No liberador similar, porque la diferencia es esencial, yo antes era un hombre bueno sin doctrina que daba empujones a ciegas y muchas veces la tarea a favor de los más humildes y menos privilegiados que me gano el cariño de mi pueblo era por vanidad y orgullo, sentía al ego inflarse cuando me ponían como ejemplo por haber perdido mi pequeña fortuna a favor de los pobres.
Hoy también rechazo eso porque he entendido el concepto de humildad y he leído el libro de Ali “Cartas para un buen gobierno” más de mil y una vez y me sigue arrancando lagrimas cuando entiendo cual es el concepto del servidor y como la ética y la moral son inseparables de cualquier acción de gobierno.

—No podemos dejar de preguntarle por el legado de Julio César Martínez, que como usted se convirtió al Islam, pero más importante ¿en dónde radica la fuerza de atracción del Islam para que personas como ustedes decidan adoptarlo?

Julio Martínez era un revolucionario anarquista para quien el Islam le daba la respuesta a muchos años de activismo social.
La fuerza de atracción del Islam es alucinante, sobre todo para nosotros los occidentales que si lo adoptamos no por raíces raciales o de costumbres, es porque lo sentimos hasta el fondo de la médula y creo que los americanos vamos a hacerle un gran aporte.

—Ahora le hemos escuchado decir que en algunas ocasiones ha recibido amenazas por el hecho de ser musulmán ¿es que aún algunos sectores de las sociedades latinoamericanas no están preparadas para aceptar el Islam como parte de la sociedad misma?

Cuando el Semanario más importante de la derecha uruguaya, anuncio mi conversión al Islam, luego de ignorarme veinte años sin una mención si quiera sobre mi tarea social lo hizo inteligente y estratégicamente vinculándome a un grupo radical a quien yo mucho aprecio y admiro, pero que es combatiente en contra de nuestro gobierno. Eso provocó que algunas figuras de gobiernos anteriores no de nuestro actual gobierno popular y progresista se desgarraran las vestiduras por mi condición de Islámico.

Algunos judíos dejaron de saludarme porque dicen que los interrogó la Mossad.
A mí no se me movió un pelo en primer lugar porque estoy esperando lo que Dios disponga para mí, me preocupaba que trabaran a la Fundacion Winners, de la cual yo fui fundador y por esa razón para que no se la agarraran con esa querida Fundación decidí alejarme. Ahora estoy esperando el momento que alguien se atreva a decirme algo, porque yo también tengo muchas cosas para decir. Mi pueblo no conoce a esos señores, de los sectores llamados importantes que hablan mal de mí. Pero la mayoría de ese sector y  aun de los sectores aparentemente menos importantes, se han congratulado que sea Islámico y me acompañan como antes y quizás más aun.

—Resuenan los tambores de una invasión de EE.UU contra Irán, usted como periodista y analista cree factible tal invasión, y de darse qué cree que pasaría con la estabilidad política y económica de EE.UU

De la política de Estados Unidos ya no me extrañaría nada, ahora creo que una invasión o aun un bombardeo por más que a ellos no les importe la ética y la moral mundial , sería un acto de tal inhumanidad que de por sí solo llevaría a ese país a la tragedia.
Es muy importante que su pueblo de señales de que sus gobiernos viven en error permanente.

—Al parecer las protestas en Siria y antes en Irán no alcanzaron los mismos resultados que las llevadas a cabo en Egipto, Túnez y Libia, ¿por qué no han logrado avanzar las protestas en estos dos países a pesar de la ayuda prestada a los manifestantes por países como Inglaterra, EE.UU y Francia?

En primer lugar Irán gobierna basado en una Ética moral, de honestidad y religiosidad que son la primera barrera aun ante los desconformes.
La misma fuerza que toma el pueblo frente a los corruptos se atenúa cuando aun con errores se ve un proyecto de país serio, digno y preocupado por sus semejantes.

—Nos gustaría saber cuál es el estado actual del Islam en Uruguay ¿cómo está configurada la comunidad islámica?

En Uruguay figuras importantísimas del sindicalismo antes comunistas, creyentes, se han incorporado al Islam. También los más humildes y desposeídos de la sociedad. Creo y esto ya lo envío como mensaje final es la comprobación de lo  que decía Imam Ali:
“El hombre corriente, el pobre y el sector aparentemente menos importante de la sociedad son los pilares del Islam, ellos son el verdadero grupo de musulmanes y el poder y la fuerza defensiva en contra de los enemigos del Islam” Si Dios nos ayuda, y el hombre interviene positivamente  se formaran importantes contingentes de musulmanes no solo en Uruguay sino en América Latina.

—¿Desea usted dejar un mensaje para los lectores de la Revista Biblioteca Islámica?

Es muy importante revistas como la vuestra a la que ya le ofrecemos el espacio que necesiten en nuestra Agencia de Noticias Indo-américa Islámica www.indamislam.com  y Diario Los Pueblos www.diariolospueblos.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top