Menu



















Desde el ocho de agosto –y durante un mes- permanece en el país una exposición de sus miniaturas más reconocidas, exhibidas en el Museo Nacional de Antropología David J. Guzmán (MUNA).

La primera exposición de pintura persa es un logro de la Asociación Cultural Islámica Shiita de El Salvador, con el apoyo de autoridades del museo, y representa un significativo acercamiento de civilizaciones, por medio del arte y la pintura.

Para conocer más detalles, entrevistamos a Bilal Portillo, Director del Departamento Cultural de la Asociación y Editor de la Revista Biblioteca Islámica, la primera revista islámica digital de América Latina.

- ¿Qué significado tiene esta presentación en una sociedad de difusos y pocos encuentros con el arte islámico?

Consideramos que tiene un significado revelador, en el sentido que esta presentación nos ha permitido mostrar a la sociedad salvadoreña la verdadera faceta del Islam: la belleza, serenidad y profundidad de las enseñanzas coránicas representadas en el arte.

- Las galardonadas pinturas del maestro Farshchian han recorrido, desde 1948 hasta nuestros días, numerosos países y diversas salas de exposición de Florencia, Munich, Beijing, New York, Shangai, París, Teherán, Estambul, Viena, Roma y Rawalpindi, entre otras ¿Por qué se decidió traer su producción artística a El Salvador y cómo fue la preparación de la presentación?

Precisamente porque acá la gente no había tenido nunca la oportunidad de apreciar el arte del Mundo Islámico, con esta exposición la sociedad ha podido disfrutar de una manera diferente de interpretar el arte y el mundo.Creemos que ha sido un respiro en cuanto a la saturación eurocéntrica que nos ofrecen en muchos casos las escasas galerías de arte nacionales.

La idea de traer una exposición de esta naturaleza se pensó y preparó desde hace más de un año, se trajeron las reproducciones de las miniaturas más conocidas del maestro Farschian, desde Irán, y en colaboración con las autoridades del Museo Nacional de Antropología (MUNA), en especial con Luis Panameño (jefe de la Biblioteca) y el Arquitecto Góchez (director del Museo), se pudo realizar esta exposición.

- La exposición fue titulada "Los colores del paraíso". A su juicio ¿Qué nos revela la obra artística del pintor iraní desde la naturaleza, la humanidad y la religión?

A nuestro juicio, aparte de lo que usted acertadamente menciona (humanidad, naturaleza y religión), creemos que hay algo de musicalidad en estas miniaturas, ritmo, estética y profundidad conceptual, dejando en la mente de quien las mira una refrescante sensación de vivacidad y armonía.

- En un contexto mundial y local de apabullante violencia, principalmente en torno al oriente próximo, ¿qué aportes (o mensajes) nos ofrece el arte islámico?

Nos demuestra que otro mundo es posible, nos enseña que a través del arte podemos acercar los valores y creencias de otras formas alternas de vivir en el mundo. Refutamos con estas actividades a los "evangelistas del Choque de Civilizaciones" que esperan religiosamente que sus teorías fatalistas se cumplan.

- La exposición permanecerá abierta al público salvadoreño, de manera gratuita, hasta el ocho de septiembre en el MUNA. ¿Prevén realizar otras presentaciones similares en el país?

De hecho estamos pensando llevar esta presentación de arte islámico a universidades, centros culturales y también a las plazas públicas nacionales para que toda la gente pueda apreciar este arte. En un futuro pensamos traer otras muestras de arte islámico (caligrafía, fotografía, etc.).

*  Fotos cortesía de la Asociación Cultural Islámica Shiita de El Salvador 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top