Menu















Armando Briñis es un académico de la Universidad de La Habana (Cuba), especialista en temas del Medio Oriente, ha fungido como diplomático del gobierno cubano y actualmente es asesor académico y universitario, colaborador de varios sitios como Rebelión, Voces de El Salvador y esta revista. Conversamos  con él sobre la coyuntura política del Medio Oriente y esto fue lo que nos dijo.

Bilal Portillo y Abdelsalam Sánchez

Fotografía: Abdelsalam Sánchez

1 Por qué un cubano se decanta por dedicar su carrera académica al estudio del Medio Oriente, parecería más rentable dedicarla al estudio de otra cosa ¿o no?

—Yo nunca pensé que iba a estudiar el Medio Oriente, estudiando en la universidad me correspondió ser ayudante de una de las personas que a mi parecer más sabe del Medio Oriente, el Dr. Reinaldo Sánchez Porro, y a través de él me introduje en esta clase de estudios, y así me enamoré del tema, en Cuba estos estudios se han venido desarrollando desde los años ochenta.

2 Cuba es uno de los países de Latinoamérica pioneros en las relaciones con países islámicos, ¿qué encontró Cuba de parecido desde su punto de vista con los países islámicos?

—Si hacemos un análisis histórico y comparamos la revolución cuba de 1959 y los movimientos de liberación en el Medio Oriente contemporáneos a la revolución de Cuba, especialmente con los movimientos palestinos, Cuba se sintió siempre un aliado del pueblo palestino y su lucha. Cuba siempre ha mantenido una postura de apoyo hacia los pueblos oprimidos del Medio Oriente, denunciando las agresiones del estado de Israel.

3 Con el Irán de la revolución Cuba tiene una amistad fuerte, ¿qué clase de similitudes hacen que ambos países sostengan esta amistad?

—Es que primero quiero señalar que ambas revoluciones son auténticas, autóctonas, en dos contextos diferentes pero ambas parten del pueblo, sus líderes representan a sus pueblos, por eso desde 1979 hasta hoy la relación entre estos dos países es ejemplar y admirable.

4 De qué forma la revolución cubana colaboró con los movimientos de resistencia del Medio Oriente

—La historia de las relaciones de Cuba con el Medio Oriente inició en Argelia, cuando se enviaron combatientes ante la invasión de Marruecos en Argelia, Cuba se opuso siempre a las intervenciones. Cuba ha tendido su mano a los países árabes, en Cuba estudiaron y estudian muchas personas de estos países.

5 Estados Unidos han presentado a ambas revoluciones como enemigas del progreso, ¿qué gana Estados Unidos con esta política?

—Primero debemos señalar que hay un gran control mediático de los medios, estos medios enfocan estas revoluciones de manera diabólica, lo que pasa es que el ejemplo de Cuba para América Latina y el ejemplo de Irán para el Mundo Islámico va en contra de los intereses  de Estados Unidos, por eso encontramos una política agresiva de parte de este gobierno. Recordemos que en el caso del Medio Oriente Siria, Irán y Hezbollah son los que se oponen al imperialismo Estadounidense y a su punta de lanza en la región que es Israel. Lo que se pretende es destruir el ejemplo de Cuba e Irán.

6 ¿Y el intervencionismo de EE.UU en Siria qué persigue?

—Sin duda que el derrocamiento de Irán, los propios estrategas de EE.UU lo han dicho, primero Siria y después Irán, como dijimos el objetivo es debilitar y posteriormente derrocar a los países y movimientos de resistencia opuestos a los imperialistas.

7 ¿Qué podemos esperar?

—Es difícil saberlo, Siria no es Libia, Siria es un país con gran tradición, pero si Siria es derrotada no me cabe duda desde mi perspectiva que fraccionarían al país y se perderían para siempre las luchas sobre el Golán. Habría un estado multiconfesional dividido, que es lo que anhela el imperialismo.

8 Todo parecía indicar que con las llamadas “Primaveras Árabes” la situación no seguiría siendo tan desfavorable para la región, ¿Qué ha pasado entonces con estas “primaveras”, en dónde están hoy?

—Primero eso de “primavera” es una definición puramente Occidental, desde un punto de vista teórico creo que algunos de estos movimientos han triunfado como en Egipto que lograron derrocar a Mubarak que fue títere de los Estados Unidos, creo que algunos de estos movimiento en mi opinión lograrán triunfar sobre todo los que tienen una base islámica real como en Bahréin y posiblemente en Arabia Saudita. Para mí esto está comenzando, no está para nada terminado.

9 Hace una semana en Irán se realizó el Congreso de Países no Alineados, llamó la atención las declaraciones del presidente egipcio, se esperaba un discurso de unidad, pero escuchamos unas palabras contra Bashar Al Assad, ¿qué pasó ahí?

—La posición de Mursi viene de la inexperiencia de un gobierno que apenas empieza, ya que son dos movimientos políticamente diferentes, recordemos que la filial de los Hermanos Musulmanes en Siria es oposición al gobierno de Bashar Al Assad, y creo que las cosa viene por ahí. Espero que Mursi no siga el juego de Israel y Estados Unidos.

10 Los medios de comunicación transmitieron un atentado en un barrio druso y cristiano en Siria y nos acordamos inmediatamente del Líbano, ¿Habrá un fenómeno similar en Siria?

—Eso es lo que pretenden, Siria es un país multiconfesional. Evidentemente Occidente busca una división entre sunitas y shiítas, quieren involucrar a los cristianos para hacer del actual conflicto una guerra confesional.

11 Observamos que muchos gobiernos árabes especialmente los de la península arábiga, mantienen una postura genuflexa ante lo que dictamina el imperio, ¿cree usted que en el seno de estos países puedan surgir movimientos populares que les pasen factura?

—Bueno hablar de democracia en los países monárquicos de la Península Arábiga es irónico, son países en donde una familia y sus asociados tienen el control total del Estado, por eso hablar de democracia en esos países resulta imposible. Pero hoy en Arabia Saudita ya hay movimientos populares opuestos al gobierno, yo creo que si pasó en Egipto puede pasar en otros países de la región.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top