Menu



El Profeta Muhammad (sw), al cual se alaba en el Corán en la aleya: 

" pues, ciertamente, observas en verdad un modo de vida sublime" (Sura Al-Qalam [La Pluma],  4),  dedicaba parte de la noche para recordar y adorar a Allah. Esto se relata en una de las aleyas que dice así:

 Ciertamente, [Oh Profeta,] tu Sustentador sabe que te mantienes despierto [en oración] casi dos tercios de la noche, o la mitad, o un tercio de ella, y también algunos de los que te siguen. Y Dios, que determina la longitud de la noche y del día, es consciente de que nunca escatimaríais en ello: y por eso se vuelve a vosotros en Su misericordia… (Sura Al-Mussammil [El Arropado], 20)

El Corán nos habla del amor que el profeta Muhammad (sw) sentía por los creyentes. En la siguiente aleya, Allah le manda que pida el perdón de los creyentes:

Y fue por una misericordia de Dios, que trataste [Oh Profeta] con suavidad a tus seguidores: porque si hubieras sido severo y duro de corazón, ciertamente, se habrían apartado de ti. Así pues, perdónales y pide perdón por ellos.
Y consulta con ellos en todos los asuntos de interés público; luego, cuando hayas tomado una decisión, pon tu confianza en Dios: pues, ciertamente, Dios ama a quienes ponen su confianza en Él. (Sura  Al Imran [La Casa de Imrán], 159)

Muchas aleyas se refieren a las oraciones del profeta Muhammad (sw). Una de ellas dice lo siguiente:

 Di: "¡Oh Dios, Señor de todo el dominio! Tú das el dominio a quien Tú quieres y se lo quitas a quien Tú quieres; Tú exaltas a quien Tú quieres y humillas a quien Tú quieres. En Tu mano está todo el bien. Ciertamente, Tú tienes el poder para disponer cualquier cosa. (Sura  Al Imran [La Casa de Imrán], 26)

Como pasó con todos los demás profetas, hubo personas destacadas en La Meca que amenazaron al Profeta Muhammad (sw) y se vio expuesto a los susurros de Satanás. En tales situaciones, pidió a Allah que le ayudase. Como narra el Corán:

 Y di: "¡Oh Sustentador mío! ¡Busco refugio en Ti de la incitación de todos los impulsos malvados;  y busco refugio en Ti, Oh Sustentador mío, de que se acerquen a mí!" (Sura Al-Mu'minún [Los Creyentes], 97 y 98)

La última aleya de la sura Los Creyentes (Al-Mu’minun) transmite una de las oraciones del Profeta (sw):

Así pues, [Oh creyente,] di: "¡Oh Sustentador mío! Perdona[-me] y ten misericordia [de mí]: pues, ¡Tú eres el mejor de los que tienen misericordia!" (Sura  Al-Mu'minún [Los Creyentes], 118)

Algunas de las oraciones del Profeta (sw), según conocemos gracias a los hadices son las siguientes:

Oh Allah, danos lo bueno en este mundo y lo bueno en la otra vida y líbranos del castigo del Fuego. (Muslim)
No hay más dios que Allah, el Único, que no tiene copartícipe. La soberanía le pertenece a Él y todas las alabanzas son para Él, y Él es el que tiene poder por encima de todo. Oh Allah, perdóname, ten misericordia de mí, condúceme por el camino recto y proporcióname sustento. (Muslim)
Oh Allah, me refugio en Ti de la prueba del fuego del infierno y del tormento del fuego del infierno y del juicio de la tumba y del tormento de la tumba. Oh Allah, lava mis pecados con nieve  y agua de lluvia, purifica mi corazón del pecado, como se purifica el vestido blanco de la suciedad, y mantén alejados de mí los pecados como la distancia que existe entre el Este y el Oeste; Oh Allah, busco refugio en Ti de la pereza, de la senilidad, del pecado y de la deuda. (Muslim)
Oh Allah, busco refugio en Ti de la incapacidad, indolencia, cobardía, senilidad, avaricia. (Muslim)

HARUN YAHYA
 
Top