Menu



La tecnología nos permitió conocer las opiniones del estudioso y académico español Carmelo Pérez Beltrán especialista en temas del Medio Oriente y del Mundo Islámico de la Universidad de Granada (España). La política de EE.UU hacia el Mundo Islámico, Palestina, la reelección de Obama fueron algunas de las temáticas abordadas para la edición digital de la Revista Biblioteca Islámica.

Por Bilal Portillo

1-En Europa e incluso en Estados Unidos una buena parte de las universidades cuentan con departamentos o centros de estudios del Mundo Árabe e Islámico, pero en las universidades latinoamericanas por ejemplo estos departamentos son pocos

Posiblemente esta cuestión esté relacionada con el contexto histórico y geográfico.  Desde la Edad Media,  la historia de Europa ha estado estrechamente relacionada con el surgimiento y expansión del Islam, estableciéndose a partir de entonces y hasta la actualidad una enorme cantidad de intercambios políticos, económicos y culturales a distintos niveles.  Esto ha provocado  la necesidad de  estudiar y conocer la lengua árabe y la cultura musulmana, que además durante varios siglos fue la más desarrollada del entorno. Por este motivo, desde la Edad Media ha existido en Europa un gran interés por el estudio, la investigación  y la traducción de obras científicas, literarias, religiosas, filosóficas, etc. pertenecientes al legado cultural árabe-musulmán y este interés ha permanecido a lo largo de la historia hasta hoy día.  La realidad geográfica, socio-política y cultural de América Latina ha sido diferente, puesto que la interacción con poblaciones árabes o musulmanas se inicia a partir del siglo XIX, cuando se producen las primeras emigraciones significativas hacia diferentes países del Continente Americano.  Pero, sin lugar a dudas, actualmente existe en toda América Latina un interés cada vez mayor por los estudios árabes e islámicos.

2- Con la reciente re-elección del Sr. Obama cómo van a ser las relaciones con algunos países del Mundo Islámico o Árabe, por ejemplo con Irán, Egipto, o Palestina, ¿qué podemos esperar?

No creo que haya cambios significativos. Es cierto que los años del presidente Obama no han sido tan beligerantes con los países árabes como lo fueron  los de su antecesor,  ni su política tan abiertamente hostil a la cultura musulmana. Es más, Obama ha intentado controlar la islamofobia y ha apoyado los aires de cambio democrático que surgen a partir de la denominada “primavera árabe”, reconociendo además la lucha no-violenta empleada. Es posible que Obama siga apoyando las transiciones ya iniciadas en países como Túnez y Egipto, así como a las que puedan venir después. Pero no cabe esperar cambios positivos en cuanto a Irán,  sobre todo a partir de la puesta en marcha,  en junio de 2012, de nuevas sanciones con implicaciones energéticas y de seguridad, que tienen por objetivo evitar que Irán se convierta en una potencia nuclear. Tampoco caben significativos cambios con respecto a Palestina, puesto que la alianza con Israel sigue eclipsando cualquier otro aspecto y sólo en caso de   excesos muy evidentes del Estado israelí  es de esperar ciertas críticas, siempre moderadas, por parte de EEUU, como ha ocurrido recientemente con el plan para edificar 3.000 nuevas casas en los territorios ocupados.

3-Israel lanzó una ofensiva en contra de Palestina, sin embargo se pactó al final una tregua con HAMAS, cómo debemos interpretar ese suceso, algunos analistas señalan que esta tregua es una derrota para Israel ¿usted qué opina de esto?

Son tantos los enfrentamientos entre israelíes y palestinos desde hace ya más de 60 años de conflicto enconado, que éste parece ser un nuevo episodio más que viene a agravar aún más el sufrimiento cotidiano de la gente. Esta ofensiva parece traducir ciertas estrategias  políticas por ambas partes. De la parte israelí, esconde un claro componente electoralista de cara a las próximas elecciones previstas para enero de 2013, en las que el primer ministro, Benjamín Netanyahu, líder del Likud, y el ministro de Asuntos Exteriores, Avigdor Lieberman,  líder del partido ultraderechista Israel Beytenu, han anunciado la formación de una lista conjunta.  Nada mejor que una mano de hierro en nombre de la seguridad para asegurar los votos durante los próximos comicios. Y por parte de Hamas parece traducir  su frustración por no poder desempeñar el papel de interlocutor político que desea, y de ahí su opción militar. 
Lo cierto es que la perdedora es siempre la población civil y no cabe duda de que la estabilidad de un proceso de paz depende de la mejora del nivel de vida de la población palestina. Porque desgraciadamente hoy día se habla mucho del conflicto en abstracto, de  estrategias militares, políticas o de seguridad, pero poco se escucha de la nefasta  situación de los palestinos, de su extrema precariedad y de cuestiones tan vitales como la alarmante situación sanitaria, especialmente entre los más débiles, como es el caso de los niños.

4-Asimismo Palestina fue incluida como estado observador en la ONU,¿ es este un buen signo para Palestina?

Todo lo que sea visibilizar, apoyar o reconocer a Palestina como un Estado es, sin lugar a dudas, algo positivo, además de que esto tiene también una repercusión práctica, pues a partir de ahora Palestina podrá formar parte de diversas agencias de la ONU y presentar denuncias ante la Corte Penal Internacional, entre otras cuestiones.  También es importante el hecho de que fuera apoyado por la inmensa mayoría de los miembros (138 votos a favor, 9 en contra y 41 abstenciones), lo cual supuso un importante aval internacional para que Palestina se convierta pronto en un Estado independiente y soberano. Además fue un acto lleno de gran simbolismo que obligó a algunos países que mantienen posicionamientos más o menos ambiguos a manifestar públicamente su postura, de tal manera que países como EEUU o Canadá se aliaron con el bando de Israel, como era de esperar,  mientras que otros como Alemania o Reino Unido optaron por una “decorosa” abstención.
Lo que es de esperar es que este acto no quede durante mucho tiempo en el nivel de lo puramente simbólico, sino que suponga una reactivación real del proceso de paz en la zona y que permita la coexistencia en un mismo espacio y tiempo de dos estados libres, independientes y soberanos.

5-Después de toda la cuestión de las llamadas “primaveras árabes” cómo ha quedado el estado de las cosas en estos países, ¿ayudaron estas revueltas a mejorar las condiciones políticas y sociales? O ¿las empeoraron?

Las revueltas que se iniciaron a principios del 2011 en varios países árabes han logrado unos resultados que nadie vaticinaba a corto plazo, de tal forma que han caído regímenes que han estado gobernando de forma autoritaria durante muchas décadas. Quizás sea demasiado pronto para valorar si estas revueltas han mejorado o no las condiciones políticas y sociales de estos países, ya que  a menudo estos procesos de transición son inciertos, pero no cabe duda de que los ciudadanos del mundo árabe han tomado conciencia de su poder como sociedad civil y han perdido el miedo a revelarse contra sus respectivos gobiernos tiránicos, desafiando la enorme experiencia de represión y violencia de las fuerzas de seguridad del Estado, con el fin de reivindicar tres cuestiones principales: libertades democráticas, mejoras del nivel de vida y el fin de la corrupción y de la impunidad.  Y esto es algo que se sigue haciendo hoy día en países como Egipto, cuando su actual líder, Mohammed Mursi, pretendía poner en marcha un decreto destinado a  blindar sus poderes presidenciales, abriendo de nuevo las puertas a nuevas y masivas protestas contra su política y su proyecto constitucional.

6-¿Para finalizar cómo ve usted los índices de desarrollo humano en los países del Mundo Árabe e Islámico?

En buena parte del Mundo Árabe existen graves problemas de desarrollo humano relacionados con la pobreza, la salud, el empleo, la vivienda y la educación que afectan directamente al nivel de vida de las personas. Puesto que yo soy profesor universitario, uno de los problemas que más me preocupan  es el de la educación, puesto que la educación es a la vez  causa y efecto de desarrollo de los países,  factor de progreso y cohesión social y elemento dinamizador de la democracia.  Pues bien, resulta que el analfabetismo es uno de los problemas endémicos de los países árabes que afecta principalmente al medio rural y a las mujeres, de tal manera que según el Informe sobre desarrollo humano en el mundo árabe, las dos terceras partes de los 65 millones de adultos analfabetos que existen en el mundo árabe son mujeres. Este elevado índice de analfabetismo ha tenido como consecuencia la lentitud del proceso de integración de las mujeres en el desarrollo de sus países y  el que gran número de ellas siga reproduciendo planteamientos tradicionales y patriarcales que desvalorizan sus potencialidades.  Además de esto, también existen deficiencias en una serie de necesidades fundamentales, no materiales, relacionadas con la autorrealización y el crecimiento personal, identitario o afectivo-emocional.
 
Top