Menu





CINCO (Apuesta)

Mauricio Vallejo Márquez

Ahora que sobre la mesa
solo queda la silente baraja
y el rumor de algunos dedos
paseo con mis ojos los surcos duros de mi rival ,
los párpados caen
y mi mano vacía .

No queda más de valor para apostar
sino la vida .

Despacio y como arrullo arrojan dos cartas .
Quedan tres , pero detiene su pulmón .
Apenas tiene frío y sólo hay un sol en la mesa .

Ya quiero cambiar mi reina con sus ocho espadas ,
que todo un ejército acampe rojo y con banderas
pero no este 2 de corazones ,
sin escala ni color
solo pareja
y a mi rival se le escapa el honor por la frente .

Juego la mesa y la vida ,
él un ruido con su hombría
antes de darme la mano
resignado

.

 
Top