Menu


Las pasadas elecciones celebradas en la República Islámica de Irán representaron una verdadera bofetada para la propaganda sionista y estadounidense, observar cómo millones de personas -entre ellas muchas mujeres y jóvenes- participaron con fervor,  debió ser sin duda alguna un evento desconcertante para las aspiraciones sionistas. Mucha de la propaganda islamófoba está basada en la construcción y presentación de estereotipos  que pretenden hacerle creer a mucha gente que los sistemas islámicos se basan en el autoritarismo y la imposición –aunque hoy existen algunos regímenes que así lo hagan como Arabia Saudita-. A pesar de todo  una elección presidencial como la que se observó en Irán demostró todo lo contrario: no hubo acusaciones de corrupción, ni desórdenes, ni campañas calumniosas entre los candidatos, se dejó sin palabras y argumentos a los sionistas y compañía.

Ojalá y todos los gobiernos y sociedades musulmanas tuvieran ese nivel de organización y participación, ojalá y algunos gobiernos occidentales imitaran esa campaña política tan divorciada de las habituales descalificaciones entre candidatos que se suelen observar por estos lados –específicamente el caso de El Salvador-. 

Esperemos que este recién nacido gobierno de Hassan Rohaní pueda darle seguimiento y cumplir con los ideales y valores de la Revolución Islámica de Irán, y que sea una verdadera plataforma para impulsar el desarrollo, la cooperación y la amistad entre los pueblos de América Latina y el Mundo Islámico, que este nuevo gobierno sea un ejemplo de diálogo intercultural e interreligioso que fomente el conocimiento y el respeto entre los pueblos del mundo.

Que este gobierno recién elegido siga demostrando lo equivocado de la propaganda sionista, y que muchas mentes despierten y puedan despojarse de los velos impuestos por los enemigos de la humanidad, la tolerancia y el diálogo.


Desde la redacción de la Revista Biblioteca Islámica deseamos que pasen un feliz inicio de Ramadán
 
Top