Menu

Recién finalizadas dos de los grandes eventos en el calendario litúrgico musulmán (Eid Al-Adha y la Peregrinación), no cabe duda alguna que las reflexiones son variadas. Ahora si nos detenemos en la conmemoración del sacrifio de Ismael debemos entender que no solo se trata de la narración de un acto físico y de inmolación al mejor estilo de las demandas de los dioses de las tragedias griegas, pues detrás de un aparente acto físico existen grandes metáforas esclarecedoras.

Una de esas grandes metáforas es la misericordia de Dios, en las tragedias de la Grecia clásica por ejemplo en una las narraciones eurípicas (Ifigenia en Aúlide), nos encontramos con una sed "divina" de sacrificio e irracionalidad suprema, en donde los dioses no solo expresan su ira sino que se calman únicamente ante la consumación de un sacrificio físico. Al contrario de semejante conducta la narración coránica nos propone un Dios que se apiadad de sus siervos y de su creación, ordenándole a Abrahám detener el sacrifio de Ismael, recordándonos este suceso al acaecido cuando los musulmanes conquistan la Mecca y en lugar de cometer un verdadero holocausto el profeta impone no la espada sino el perdón. Así Dios demuestra no solo la validez de sus promesas sino la vercidad de Su misericordia.

Otras de las grandes metáforas detrás del sacrificio abrhámico es el rechazo hacia los falsos ídolos, en especial hacia los falsos ídolos de la era moderna, encarnados perfectamente la nueva Teología del Mercado y sus portavoces  (el materialismo, consumismo,neo-liberalismo etc.), porque el sometimento abrahámico implica la adoración exclusiva del único Dios real que a su vez es un sinónimo de rechazo y combate del culto materialista impuesto por los oscuros poderes del mundo que pretenden alejarnos de las mezquitas, iglesias, sinanogas etc. pero que por otro lado nos impulsan a visitar sus nuevos templos (estadios, centros comerciales, bares, prostibulos, cantinas y bancos usureros), lugares que no buscan el bienestar del hombre sino una total pérdida de identidad y de valores éticos.

Otra de las metáforas importantes implícitas en el sometimiento abrahámico es el rechazo total a la tiranía, la opresión y la injusticia, tres trillizas que han encontrado refugio y excelente acogida en la política occidental de nuestros tiempos (salvo raras excepciones), que pretende imponer un modelo y un estilo de vida mundial que beneficie sus intereses sin importarle los intereses de toda la humanidad, esta neo-política se asemeja mucho en crueldad y sed de sangre a esos dioses de las tragedias griegas, pues lo único que desean es aplacar su sed y hambre de sangre a través de las miles de víctimas inocentes que son asesinadas por ella, el sionismo internacional y sus ayudantes permanecen en sus atalayas vigilantes y atentos cual perros envenenados y embravecidos, lamentablemente esta neo-política cuenta entre sus mercenarios a miles de "muertos vivientes" del Islam desprovistos de razón y espíritu que se muestran dispuestos a cumplir las ordenanzas de las mentes perversas e impías de la época.

Solo la práctica sincera basada en la comprensión real de Dios es capaz de sacarnos de la profunda oscuridad de la ignorancia y llevarnos hacia la gloriosa luz del entendimiento.
 
Top