Menu

Por Bilal Portillo y Mauricio Vallejo Márquez

Fernando Valverde es un joven escritor granadino, quien a pesar de su juventud ha ganado varios premios literarios de gran prestigio, es columnista del periódico El País de España y de varias revistas literarias especializadas. En 2012 estuvo en El Salvador para presentar una antología de poesía salvadoreña que le fue encargada. Hablamos con él sobre literatura y esto fue lo que nos comentó:

1-¿Por qué se toma la decisión de hacer una antología de poesía salvadoreña?

—Porque creo que los poetas salvadoreños han sufrido de alguna forma un arrinconamiento dentro de diferentes corrientes líricas importantes, Centroamérica creo que está marcada por la literatura mexicana y la lengua anglosajona, y luego por la Revolución Sandinista que trajo una cantidad de poesía enorme que eclipsó todo por la repercusión mundial que tuvo. El Salvador quedó atrapado entre dos gigantes, ser poeta salvadoreño implicaba tener muy complicada una gran difusión, el hecho de que esta antología salga en Visor ofrece la posibilidad de que en el resto de los países se pueda conocer la importante tradición lírica de El Salvador en el siglo XXI, además —y esto es algo que me hace sentir muy orgulloso—la posibilidad de rescatar algunos poetas que eran prácticamente unos desconocidos, no solo por su mala fortuna sino por su implicación política y la injusticia cometida con ellos, por ejemplo el caso de Mauricio Vallejo. El mayor acierto de este libro es no solo la incorporación de los poetas clásicos dentro del panorama nacional, sino el haber rescatado algunos nombres que habían sido relegados y también la incorporación de poetas jóvenes.

2-¿Cuáles fueron los criterios para seleccionar a los autores incluidos en esta antología?
—La calidad, lo que a mí más me ha gustado, creo que es una mirada limpia de un extranjero sobre la literatura salvadoreña. Yo no conocía a nadie, en el proceso leí a unos sesenta poetas y finalmente hemos seleccionado a veintisiete, yo he escogido los que me parecían que tenían una mayor altura lírica y por otra parte porque representaron exactamente lo que pasaba en su época.

3-¿Cuánto tiempo llevó la elaboración de esta antología?

—En julio del año pasado nació el proyecto con la complicidad de Fernando Fajardo y del entonces embajador de España en El Salvador. Luego le planteamos el proyecto a Chus Visor (Jesús María Visor) le presentamos lo que había en El Salvador, pero creo que en torno a un año ya estaba listo el proyecto.

4-¿Cuáles fueron los principales obstáculos a la hora de elaborar esta antología?

—Los mismos obstáculos que se encontraría cualquiera que pretenda conocer la realidad de este país, la mayor dificultad ha sido a la hora de tomar decisiones con respecto a qué hacer con poetas que a lo mejor no tenían la hechura de poetas de ochenta años, pero que tenían un brillo tremendo con veinte años y que sus vidas fueron truncadas por la fatalidad, yo quise defender la dignidad de esa gente.

5-Usted hizo énfasis en la inclusión de poetas que en su momento y por los avatares de la guerra sus nombres no fueron muy conocidos, caso específico del poeta Mauricio Vallejo, ¿cuál es la relevancia de dar a conocer a estos autores?
—Muy grande ya que es una cuestión de justicia, creo que la mayor dignidad de la antología está en la recuperación de autores que malintencionadamente no se les había prestado la atención que debían tener, yo me doy por satisfecho con este trabajo y considero que el tiempo invertido en él es oro.

6-Obviamente que la elaboración de una antología de poesía salvadoreña genera discusión y polémica, sobre todo teniendo en cuenta que lo usted mismo ha señalado es decir la introducción de elementos subjetivos, por ejemplo no se han incluido en esta antología nombres de autores importantes como Rolando Costa, Carlos Santos, Jaime Suárez Quemain,etc.

—Podrían haber entrado perfectamente, lo que pasa es que si se pone un número de veintisiete autores y yo los hubiera incluido a ellos alguien me habría preguntado por qué no estaban Carmen González, Carlos García, Javier Alas etc. Yo les pido disculpas porque son poetas importantes, hay en El Salvador otros poetas que me gustan y que no han sido incluidos, les pido disculpas, he tratado de ofrecer la visión de alguien de afuera, les pido disculpas y espero que en otras antologías los podamos incluir.

7-Una de las cosas que notamos en la generación que está viva es que son muy cercanas a la preceptiva métrica y alejadas de la corriente liberal ¿ha tenido que ver tu gusto técnico en esto?

—No, todo lo contrario, yo no quise que la antología reflejara mis vicios y mis preferencias, por ejemplo mi poesía no es de corte clásico es más de verso libre, cercano a la vanguardia por lo tanto son poetas a los que no me considero cercano, pero no quiere decir que no deberían estar ya que han ocupado un espacio importante en la literatura de El Salvador, de todos los poetas yo creo que el poeta de mayor repercusión es Jorge Galán, objetivamente te digo que en España la gente conoce a Roque Dalton, Claribel Alegría y Jorge Galán, pero Jorge Galán es el más conocido, ha ganado el Premio Adonáis.

8-Pero un autor como José Roberto Cea ha ganado también varios premios de prestigio y fue muy conocido no sólo en España sino en América Latina y con una trayectoria mucho más amplia y no aparece en esta antología, vemos el nombre de Mauricio Vallejo y sin embargo no vemos en esta lista a otros autores de igual relevancia

—Tienes razón, hay una mayor presencia de ciertos autores, que son más..., de alguna forma..., sabes que una antología es una forma de conceder cierto equilibrio.

*Esta entrevista fue originalmente publicada en el suplemento cultural Tres Mil del periódico Co-Latino
 
Top