Menu



A veces la palabra política se ve emparejada con otros conceptos no tan positivos: corrupción, guerra, invasión, nepotismo, malversaciones, estafas etc., esto también aplica y con gran intensidad al espectro islámico que en los últimos años ha sido todo un epicentro político y social. Sin embargo la política en el Islam no es una mala palabra, siempre y cuando vaya acompañada de su inseparable gemela la ética. 

El primer Estado Islámico del que tenemos noticia fue el de Medina, dirigido política y espiritualmente por el profeta Muhammad, la ciudad de Medina acogió al profeta no solo para resolver sus problemas espirituales sino para dar solución a una larga cadena de disputas y conflictos sociales que en ella se daban; es así como Muhammad asume como el primer jefe de Estado y espiritual de un territorio específico logrando resolver acertadamente el amasijo de problemas de Medina, haciendo de ella una ciudad relativamente próspera y estable. Algunos años después asume el liderazgo de la Comunidad Islámica Alí, yerno y primo de Muhammad, este Alí (considerado por los chiítas como el primer Imam) gobernó con mucha disciplina y equidad al Estado Islámico, estableciendo un sistema justo de bienestar social entre sus habitantes, dando a cada sector social y económico su justo trato, la clave del gobierno de Alí estuvo basada en la aplicación de una ética bastante rígida, obviamente esta ética de Alí le atrajo muchas enemistades (más de entre las clases influyentes) debido a que a partir de la ética de Alí muchas personas y sectores antes injustamente favorecidos que con la llegada de Alí y su ética perdieron muchas prerrogativas.

Ahora esta ética implementada por Alí aún puede leerse, ya que fue conservada en forma de cartas y discursos, de los cuales exponemos una breve muestra, especialmente de la famosa carta enviada a Malik Ashtar (gobernador de Egipto en aquellos tiempos), dice Alí sobre el gobierno:

Cualidades personales del gobernador

"No sientas vergüenza de perdonar y olvidar. No te apresures a castigar y, no te enorgullezcas de tu poder de castigo. No te enfades ni pierdas la calma por los errores y fallas de aquellos a los que gobiernas; por el contrario, sé paciente y compasivo con ellos. El enojo y deseo de venganza no te ayudarán en tu administración"

"Conserva una mente abierta, sé más amigable y asegura su confianza y simpatía. Ten cuidado al organizar tus contactos y al dar tu amistad"

Sobre los consejeros y ministros

"No aceptes los consejos de los miserables, ellos harán lo imposible para evitar que seas amable y realices buenos actos. Te harán temeroso de la pobreza y la miseria. De la misma forma, no permitas que cobardes o débiles actúen como tus consejeros, porque te volverán vacilante cuando dictes y hagas ejecutar tus órdenes"

"Tus peores ministros, serán aquellos que han sido ministros de los gobiernos tiranos y opresores que te antecedieron; aquellos que fueron partícipes de atrocidades y salvajes crueldades cometidas por sus gobiernos. Tales personas no deberían obtener tus confidencias ni deberían ser tu confianza porque ellos han ayudado a los pecadores y han servido a gobiernos crueles y tiranos"

"Solamente compañeros y ministros tan honestos y humanos deberían obtener tu completa confianza. Confía en que te dirán las más amargas verdades, sin temor a tu rango"

Sobre los pobres

"Los pobres y las personas incapacitadas; es absolutamente necesario velar por ellos, ayudarles y proveerles"

"El Señor Misericordioso ha dispuesto la forma y medios para mantener y proveer a los sectores más pobres y cada una de estas clases tiene este derecho sobre el Gobierno del Estado: que se provean al menos las mínimas necesidades para su bienestar"

"Trátalos con agrado y amablemente. No escatimes tenerlos en tu más alta estima si ellos se lo merecen, y no desdeñes sus favores, aunque sean pequeños"

Si solo un poco de esta ética fuera aplicada por los gobernantes del mundo moderno, estamos seguros que los problemas de la humanidad fueran menos y más fáciles de resolver.

Redacción de la Revista Biblioteca Islámica
San Salvador, marzo de 2014.

Textos de la Carta a Malik Ashtar contenida en el libro las cumbres de la elocuencia del Imam Alí.

0 comentarios:

Publicar un comentario

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top