Menu


Noam Chomsky es uno de los intelectuales modernos de más prestigio en el mundo, escribió y sigue escribiendo libros sobre política, medios de comunicación, lingüística y conflictos culturales. A pesar de su origen judío es uno de los más acérrimos críticos del Estado sionista israelí, motivo por el cual el Estado sionista lo considera no grato, asimismo es un severo censor de las políticas internacionales de EE.UU, especialmente de su relación con los países musulmanes.

Entrevista con Noam Chomsky

por Amina Chaudary

1-los acontecimientos actuales parecen indicar una cierta tensión en el mundo religioso, algunos señalan de manera especial al Islam, ya que se encuentra casi siempre en medio de los grandes conflictos actuales. ¿Tiene la religión en estos momentos una gran influencia en la política internacional, tanto en los Estados Unidos como fuera de él? ¿Qué pasa cuando la religión se mezcla con la política?

Los problemas más complejos que afronta el mundo, por lo general son aquellos que aparecen en los estados más poderosos, debido a que estos suelen afectar al resto del mundo. Actualmente el Estado más  poderoso del planeta es EE.UU y al mismo tiempo es uno de los países más fundamentalistas del mundo. El fanatismo religioso en EE.UU tiene gran influencia social, incluso más que en otros países considerados fundamentalistas como Irán.  Esto resulta un poco extraño porque si vemos la historia de EE.UU, especialmente la época de la colonia, nos damos cuenta que hubo ciertamente algunos momentos de avivamiento religioso. Ya en tiempos contemporáneos esto puede verse en la década de 1950, un momento de gran avivamiento religioso, de ese avivamiento surgieron las famosas frases «In god we trust» o «One nation under God» que caracterizan el discurso de EE.UU, este renacimiento religioso ha tenido un repunte en los últimos años (hasta hace unos cuantos años no tenía influencia política), pero desde hace unos 25 años se convirtió en una enorme fuerza y cabe aclarar que nos referimos al lado fanático de la religión no a las religiones en sí. EE.UU ha sido siempre un fiero opositor del cristianismo, por ejemplo esa pintura -y apunta con su dedo hacia una pintura- es una ilustración clara del odio de EE.UU hacia algunos líderes del catolicismo, esa pintura me fue obsequiada hace 15 años por un sacerdote jesuita, es una obra en la que aparece el Ángel de la Muerte al lado del asesinado arzobispo Romero, y justo abajo aparecen seis intelectuales asesinados por un escuadrón de élite de los EE.UU, la década de los 80 estuvo marcada por el asesinato de Romero y varios intelectuales jesuitas, todos asesinados por escuadrones apoyados por EE.UU. Estados Unidos emprendió un guerra contra el catolicismo, muchas de las víctimas de la administración de Reagan en Centro América fueron monjas y laicos religiosos, todo bajo la sombra de unas claras y explícitas coordenadas, que pueden verse de forma clara en el establecimiento de la famosa Escuela de las Américas que se encargaba de entrenar a militares latinoamericanos. Una de esas coordenadas era detener el avance de la Teología de la Liberación que era considerada una fuerza enemiga, por las mismas razones que el nacionalismo árabe era considerado un enemigo, es decir porque trabajaban por los más necesitados, y ese trabajo por los más necesitados ha convertido en enemigos de la gestión de EE.UU a grupos como Hamás o Hezbolá, a la política exterior de EE.UU no le importa si esos movimientos son cristianos o musulmanes, sencillamente su trabajo resulta intolerable. Desde el momento en que la Iglesia Latinoamericana trabaja bajo la premisa de la «opción preferencial por los pobres» ha cometido (ante los ojos de EE.UU) un terrible pecado, es decir el de volver al mensaje original de los evangelios, acordémonos que Constantino suprimió el verdadero evangelio y convirtió el mensaje de Jesús en una religión para elites poderosas, así que si alguien se atreve a volver al mensaje original de los evangelios se convierte en un enemigo, tal y como es el caso de la Teología de la Liberación.

Por otro lado por primera vez desde hace mucho tiempo en EE.UU los movimientos religiosos fanáticos han sido vistos y transformados en capital político. Es inquietante que en estos momentos de grandes dificultades económicas y sociales, en donde las horas laborales incrementan y disminuyen los salarios, se borran muchos beneficios sociales y crece la desigualdad, algo muy alejado de hace unos 25 años en los que hubo cierta bonanza; en general en estos momentos en donde la vida no ofrece muchas esperanzas, mucha gente esté buscando apoyo en la religión. Y es acá en donde aparece el cinismo político de las mayores fuerzas (Republicanos y Demócratas) quienes de vez en cuando y en busca de votos lanzan propuestas para calmar la sed fanática, como por ejemplo mostrarse en contra de los derechos de los homosexuales, aunque a más de un tercio del electorado apenas les interese.     


2-Resulta interesante la posición de la religión en Estados Unidos, ¿cómo entiende usted la visión occidental del Islam?, y si nos pudiera ampliar un poco más sobre el término de nacionalismo secular

La actitud hacia el Islam es compleja, por un lado los EE.UU apoyó siempre a los movimientos fanáticos en el Mundo Islámico y aún lo hace. El mayor aliado de EE.UU en el Mundo Árabe es Arabia Saudita, Irán es en comparación con Arabia Saudita una democracia bastante libre. El primer enemigo en este periodo fue el nacionalismo secular, por citar un ejemplo las relaciones EE.UU-Israel se vieron fortalecidas en 1967 cuando Israel brindó un gran servicio a EE.UU y Arabia Saudita, al derrotar al corazón del nacionalismo árabe es decir el Egipto de Nasser, que fue considerado una amenaza y que estaba en un estado más o menos de guerra con Arabia Saudita. Este movimiento era considerado una amenaza porque usaba los beneficios de la riqueza de la región para beneficio de los pueblos  y no para el enriquecimiento de algunos pocos bolsillos.

3- Existe un incremento de las manifestaciones religiosas en ciertas zonas del mundo, ¿cree usted que el mundo se está volviendo más religioso?

No lo creo, solo en algunos lugares del mundo en donde los movimientos seculares fueron eliminados o desaparecieron debido a la corrupción. Por ejemplo en EE.UU y como dijimos antes hay un avivamiento del fanatismo religioso, impulsado por la condiciones socio-económicas de las que hablamos, esto se ha hecho visible hasta en la arena política. Digamos que algo parecido pasa en el Mundo Islámico, tomemos como ejemplo a Hezbolá, Hamás y la Hermandad Musulmana, cuya popularidad se basa en la ayuda social que prestan a sus pueblos. 

4-¿Los grupos religiosos están reaccionando a una especie de idea moderna de lo que es «Occidente» o realmente ven en lo occidental una verdadera amenaza a lo que podríamos llamar su identidad o a su herencia islámica?

Primero debemos preguntarnos qué es el Occidente, ¿acaso puede EE.UU, uno de los mayores amigos del fanatismo islámico en el mundo considerarse como el occidente? Pienso que acá intervienen muchos factores, sin embargo hubo siempre una fuerte tradición de democracia secular en el mundo entero, pero por diferentes razones (fuerza, intervenciones extranjeras, o luchas internas) estas fuerzas fueron puestas a un lado y marginadas, y su lugar ha sido tomado por fuerzas o agrupaciones islámicas, en gran parte por el servicio social que estas brindan a la gente, tal es el caso del sur de Líbano. Si usted por ejemplo es pobre, tiene hijos sufriendo de enfermedades y necesita de ayuda, ahí están esas organizaciones en lugar del gobierno. Y esa clase de cosas son las que hacen la diferencia, aunado a esto hay que tomar en cuenta los valores religiosos y el carisma de sus líderes.  


5-¿Por qué que existe más tensión entre las religiones monoteístas, que la que hay entre otras confesiones?

Primero veamos que el cristianismo es la religión de los mayores poderes imperialistas. Da la casualidad que los lugares en donde se originan las invasiones y la violencia mundial son estados cristianos. En el caso del judaísmo su historia ha estado siempre vinculada con la represión a su gente, llegando a su punto más alto en uno de los mayores crímenes de la historia: el Holocausto. Sin embargo desde 1967 y por motivos seculares existe un fuerte vínculo entre Israel y EE.UU, aunque la religión se vea en medio de esto, sus motivos no tienen nada que ver con ella. En el caso del Islam hay diferencias sustanciales en la región, el mayor aliado de EE.UU en la región es el más fanático de los países islámicos: Arabia Saudita. Aunque en el pasado el mayor aliado de EE.UU en la región fue un secular, Saddan Hussain, quien fue el culpable de grandes atrocidades como la masacre en contra de  los Kurdos de Al-Anfal, asimismo EE.UU apoyó a Saddam Hussain en la guerra entre Iraq e Irán, una de las características de los grandes sistemas de poder es su ecumenismo, por un lado atacan y destruyen al mismo tiempo que entrenan y apoyan. Todo depende de los intereses de las fuerzas o grupos dominantes.


6- ¿Por qué desde la perspectiva estadounidense el Islam es visto como el "gran problema"?

En esencia los grandes recursos del mundo están en el Mundo Islámico, especialmente en la zona del Golfo, y esto atrae la atención de EE.UU así como el pasado atrajo la atención de Inglaterra. La verdad es que si el petróleo no estuviera en esa región a EE.UU no le importara si fueran animistas. Es por eso que EE.UU apoya a cualquier grupo o persona vinculada al más extremo fanatismo, y luego los llevan a Afganistán a parar a las manos de Al-Qaeda. Veamos el caso de Indonesia, la nación con mayor número de musulmanes en el mundo,  ¿es este país un amigo o un enemigo?, analicemos un poco la historia; hasta 1965 era considerada enemiga porque su gobierno era independiente, el presidente Sukarno era nacionalista y su país estaba era parte de la Organización de Países No-Alineados, pero en ese año aparece Suharto cometiendo parte de las grandes masacres que marcaron el siglo XX, hasta la misma CIA comparó esas masacres con las de Hitler, Stalin y Mao. Occidente sin embargo se mostró eufórico con el asesinato de cientos de miles de trabajadores y con la eliminación del Partido Popular, un partido que trabajó por los más pobres, abriendo así (y según palabras de un reconocido intelectual) al país hacia el saqueo y las extorsiones occidentales, convirtiéndose entonces en uno de los mejores amigos de Occidente. La administración de Clinton le describió (a Suharto) como “uno de los nuestros”   , al mismo tiempo que en su país acumulaba atrocidades e invadía de forma cruel a Timor Oriental, todo con el apoyo de EE.UU. Ahora si Indonesia se moviese de nuevo de manera independiente, con seguridad sería declarada de nuevo como enemiga.

Los aspectos religiosos no son el meollo del asunto. Veamos el caso iraní, durante todo el régimen del Shah fue un gran amigo y aliado, sin importar que fue un cruel tirano instalado en el poder por EE.UU e Inglaterra. Sin embargo cuando Irán se volvió un gobierno islámico e independiente, fue declarado inmediatamente como enemigo. No cabe duda que el Shah fue un gran aliado (Occidental). Ahora analicemos otro suceso interesante, una respuesta de Kissinger ante una pregunta acerca del programa de desarrollo nuclear iraní es muy reveladora; a lo largo de la década de los 70 EE.UU apoyó de forma entusiasta el desarrollo de energía nuclear en Irán. Rumsfeld, Cheney, Kissinger y Wolfowitz todos dieron su apoyo a este plan, el argumento de Kissenger fue que Irán no debía utilizar el petróleo para la producción energética, al contrario debía salvaguardarlo y encontrar otra fuente de energía (la energía nuclear). Ahora resulta que esa misma gente está esgrimiendo una argumentación totalmente opuesta, es decir que Irán tiene suficiente petróleo y gas natural, por lo tanto su programa nuclear es para lo producción de armas. Kissinger fue cuestionado por periodistas del Washington Post acerca del porqué de su cambió de postura, y él en un arranque de franqueza dijo que todo se debía a que Irán ahora es un enemigo y antes era un aliado.

Hay personas que desean un choque de civilizaciones (George Bush y Osama Bin Laden). Michael Scheuer quien estuvo a cargo por parte de la CIA de perseguir a Bin Laden, escribió hace poco que Bin Laden y Bush eran aliados, y de hecho si analizamos con detenimiento vemos el porqué. Ellos trabajaron de forma casi conjunta para establecer las bases de un choque de civilizaciones, que de otra manera sería imposible, las relaciones de EE.UU con Arabia Saudita, Pakistán, e Indonesia no son reales sino una creación en base a conveniencias. En Iraq las divisiones sectarias hasta antes de las invasines de los EE.UU no eran un problema para su población, había por ejemplo muchos matrimonios mixtos, y la mayoría de los iraquíes decía que todo estaba bien entre sunitas y chiítas. Pero veamos la situación actual, veamos cómo quedó el país después de la ocupación estadounidense, Iraq hoy es un mar de violencia sectaria.  



7- Usted ha sido un crítico de la forma en que los gobiernos y las corporaciones abusan del poder, ¿de qué manera estas críticas pueden relacionarse con la religión, puede acaso la religión tener una dinámica similar? ¿Pueden las religiones ayudar a mitigar el abuso de poder?

La cuestión religiosa va más allá, usted sabe que yo por ejemplo me declaro secular, pero no tuve ningún problema en hospedarme en la residencia jesuita cuando estuve en Nicaragua en la década de los 80. Obviamente había muchas cosas en las que no coincidíamos pero había tantas cosas en las que estábamos de acuerdo, que a mí no me importaba si rezaban o no. Por otro lado cuando era niño tenía un miedo aterrador de los católicos, el cual me costó mucho superar, esto debido a que éramos con mi familia los únicos judíos en un barrio católico y anti-semita, y los niños que asistían a la escuela jesuita tenían actitudes de ese tipo; de tal manera que para mí los católicos me provocaban mucho miedo. La religión puede servir a toda clase de propósitos desde los más terribles hasta los más nobles y humanos, como en el caso de la Teología de la Liberación, o el caso de Hamás o Hezbolá de los cuales no se puede negar la gran aceptación de la que son objeto entre sus pueblos. Preguntémonos si se podría decir lo mismo de los movimientos seculares, la Alemania Nazi era una combinación de secularismo con fuerte influencia religiosa, que desembocó en una forma bastante satánica de mesianismo cristiano. 

Entrevista traducida y editada al español por la Revista Biblioteca Islámica. La entrevista completa publicada en inglés puede leerse acá

0 comentarios:

Publicar un comentario

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top