Menu


Algunas veces veis que uno tiene conocimiento de estas realidades pero no tiene fe. Los sepultureros no tienen miedo a los muertos, ya que ellos tienen certeza de que los muertos no pueden dañarlo a uno: si cuando estaban vivos y tenían un espíritu en el cuerpo, no eran dañinos, ¿qué daño pueden hacer ahora si son como recipientes vacíos? Sin embargo, aquellos que temen a los muertos los temen porque no tienen fe en esta verdad. Ellos simplemente tienen conocimiento. Ellos saben acerca de Dios y el Día del Juicio, pero les falta la certeza. El corazón está inconsciente de lo que el intelecto ha entendido. Ellos conocen las pruebas de la existencia de Dios y de la realidad de la Resurrección, pero estas mismas pruebas intelectuales pueden ser velos que cubren el corazón y no permiten que la luz de la fe brille en él, sino hasta que dios el Altísimo los libere de las obscuridades y tinieblas y los conduzca a que entren en los mundos de luz y esplendor:

Dios es el Amigo benefactor de los que creen: Él los saca de las tinieblas hacia la luz (2:257)

Aquél cuyo Guardián y Benefactor es Dios, el Bendito y Exaltado, y que es sacado por Él de las tinieblas, nunca comete otro pecado, nunca habla mal del ausente, nunca calumnia a los demás, y nunca es envidioso ni vengativo de sus hermanos en religión. Su propio corazón está lleno de un sentimiento de luminosidad y ya no tiene al mundo -ni a lo que éste contiene- en gran estima. Como dijo el Imäm Ali: Si todo el mundo y lo que él contiene me fueran ofrecidos para que cruel e injustamente me apoderara del pedacito de salvado de cebada que una hormiga llevara en su boca, yo nunca lo aceptaría
Pero algunos de vosotros pisoteáis todo, y habláis mal de los grandes (sabios) del Islam. Si otros hablan mal de los abarroteros y los vendedores de perfume en la calle y los calumnian, por vuestra parte algunos de vosotros relatáis cosas injustas, insultáis y sois descarados hacia los sabios del Islam, porque no estáis firmemente establecidos en la fe y no creéis en la retribución (divina) a vuestras acciones...
La infalibilidad (ismat) no es otra cosa sino fe perfecta. El significado de la impecabilidad de los profetas y del los amigos de Dios (awliyâ) no es que, por ejemplo, Gabriel los haya tomado dela mano. Por supuesto, si Gabriel hubiera cogido la mano de Shimr, éste nunca habría cometido pecado alguno. Sin embargo, laimpecabilidad es el resultado de la fe. Si un hombre tuviera fe en Dios el Altísimo, y si él viera a Dios Todopoderoso con los ojos de su corazón tal como uno ve al sol, no sería posible que él cometiera un pecado, justo como si él estuviera parado ante una potencia armada, él hallaría alguna impecabilidad. Este temor viene de creer en la Presencia (divina), la cual evita al hombre que cometa pecados. Los Infalibles o Impecables (masümín) después de ser creados de barro puro, debido a los efectos de su disciplina espiritual, y la adquisición de radiancia y características morales virtuosas, siempre se ven a sí mismos como ante la Presencia de Dios, Quien conoce todas las cosas y abarca todos los asuntos. Ellos tienen fe en el significado de las palabras La ilaha illa Allah(no hay dios excepto Dios), y ellos creen que todos aparte de Dios, todas las personas y todas las cosas, están pereciendo y no tienen participación alguna en determinar el destino del hombre:

Todas las cosas perecen excepto Su Faz (Presencia) (28:88)

Si el hombre tiene certeza y fe en que todos los mundos externos e internos están en Presencia de Dios, y que Dios, el Altísimo,está presente en todo lugar y ve todo, en la Presencia de Dios y con las Bendiciones de Dios, no hay posibilidad de cometer pecados.
El hombre no es capaz de cometer pecados ante un niño en edad de razón y no se expone desnudo, entonces ¿cómo puede hacerlo ante Dios, el Altísimo, y no teme cometer un crimen? Esto es porque él tiene fe en la presencia del niño, sin embargo, en cuanto a la Presencia Divina, aunque tenga conocimiento, todavía carece de fe.

Debido a la multitud de sus pecados que han ennegrecido y obscurecido su corazón, él es totalmente incapaz de aceptar dichas verdades, y puede que ni siquiera las considere posibles.

Realmente, el hombre no correría salvajemente y audazmente si al menos considerara posible- no es necesario que tenga certeza que lo que dice el Sagrado Corán sea correcto- las promesas y las amenazas, y que él debería enmendar sus métodos y sus acciones.

Si vosotros consideráis aunque sea posible que las bestias feroces que se encuentran a lo largo del camino pudieran lastimaros, o que hay bandidos armados que pudieran asaltaros, vosotros os abstendríais de tomar ese camino, y trataríais de verificar lo cierto o lo falso de estas noticias. ¿Es posible para alguien considerar que es posible que el Infierno exista y que uno pueda permanecer para siempre en su fuego, y al mismo tiempo cometer pecados? ¿Puede decirse que alguien que considera que Dios Todopoderoso está presente y vigilante, y que considera posible que haya retribución por sus palabras y sus acciones, un recuento y un castigo, y que en este mundo cada palabra que él dice, cada paso que toma, cada acto que hace, son registrados por los ángeles de Dios llamados Raqïb y 'Atïd, -y ellos registran cuidadosamente todas sus palabras y obras no tenga temor alguno por sus propios pecados? Es doloroso darse cuenta de que ellos ni siquiera consideran que estas verdades sean posibles. Por la manera de actuar de algunos y su forma de vida, es obvio que ellos ni siquiera consideran la existencia de un mundo sobrenatural, ya que la mera consideración de esta posibilidad mantiene alejado al hombre de cometer muchos errores.

Fuente: Libro Yihad Al-Akbar, edición electrónica, págs. 38-41, econtrado en: http://www.islamelsalvador.com/misticismo/yihadalakbarees.pdf

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top