Menu


El Islam constituyó durante mucho tiempo una verdadera potencia mundial, capaz de poner en entredicho la supremacía cultural, religiosa y política de Europa, durante largos años el Islam fue el faro cultural del mundo en la mayoría de los campos del desarrollo humano. Pero como la naturaleza del hombre (tal y como lo asevera el Corán) suele ser bastante débil en muchísimos casos, hubo un proceso de marchitamiento social, cultural, ético, político y económico de gran envergadura en el corazón del Islam, este marchitamiento se hizo muy evidente en dos sucesos relevantes: por un lado la pérdida de Al-Ándalus (España y Portugal) cuyo final innegable fue la expulsión de los moriscos y judíos en 1492, y el desmoronamiento progresivo del los otomanos turcos. Luego de eso el Islam (o mejor dicho los musulmanes) cae en un periodo gris, un periodo de olvido total de la fuerza motriz de la humanidad, es decir la búsqueda y el cultivo del conocimiento, y se pasa de esa manera a una especie de estado primario. Las potencias colonizadoras europeas se dieron cuenta de eso y se apropiaron (con relativa facilidad) de varios territorios islámicos, quedando el Islam en un estado de coma de más de 200 años. 

Después de ese periodo de letargo, el Islam daría nuevos signos de vida cuando en 1979 triunfó la Revolución Islámica de Irán con El ayatolá Jomeini a la cabeza de ese movimiento. El Islam recuperó un poco de su dignidad y muchos países que creían en una irreversible muerte del Islam, tuvieron que volver a poner sus ojos y sus preocupaciones en él. Los musulmanes (suníes y chiíes) volvieron a creer que otro islam era posible, que el eterno encanto del Corán y la Sunnah estaban de vuelta de la mano de un anciano de turbante negro y mirada profunda. Ese personaje misterioso y del que mucha gente piensa muy mal, demostró que el arma más poderosa no está en la tecnología nuclear ni biológica, sino en el intelecto y el alma del ser humano. En definitiva el mundo miró cómo el mensaje de un libro religioso derribó a una tiranía impuesta desde lo más profundo de las oscuridades de la perversión. Por esto Jomeini es el nuevo sol del Islam.

Redacción de la Revista Biblioteca Islámica
San Salvador, El Salvador, C.A   

0 comentarios:

Publicar un comentario

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top