Menu


¿Quiénes responden a la denominación de criminales de guerra y quién la asigna? George Bush Jr. no lo fue, según el juicio de valor de la clase política de USA (que es la que gobierna en la tierra) a pesar de haber dirigido el más cruento genocidio después de Vietnam. En cambio si lo fueron entre otros el siquiatra Radovan Karadžić, en coyunda con Goran Hadzic, Ratko Mladic, Milosevic, Krstic, Lukic, Seseljv etc., sindicados de crímenes de lesa humanidad por su actuación en la disolución de Yugoeslavia, conflagración prohijada por la CIA e incendiada por la OTAN. Los dueños del mundo creyeron que con el exterminio de la patria de Tito erradicaban las últimas raíces comunistas en Europa. Los dueños de los países desarrollados y su clase política así como sus corifeos (dirigentes de los países tercermundistas), todos a una como en Fuente ovejuna aplaudieron la ‘osadía’ de las tropas de la OTAN de liberar a la humanidad de esos criminales. Así fue como ejecutaron a Saddam Husein luego de una mascarada de juicio en el que los jueces actuaron de acuerdo al querer de su nominador: la Casa Blanca.

La doble moral es la carta de presentación del capitalismo. Cuando aún humeaban los cañones de la II Guerra Mundial, la CIA encubrió y trajo a América a la basura nazi que sacó de los albañales del III Reich. Los criminales de guerra que asesinaron judíos se convirtieron en enviados divinos gracias al milagro llamado CIA y listos para destruir al comunismo ateo que germinaba en América: Klaus Barbie, Eichmann, Mengele y los nazis que encubrió CARITAS entraron camuflados a nuestra tierra; los mismos que llevaron a cabo lo que Hitler denominó ‘la solución final’. Hoy cabalga por en medio de la calle una muletilla que degrada a la calidad de nazi a los que disientan de la horda semita. En otras palabras: la filosofía imperialista ha llevado a hacer creer que es malo ser antisemita, porque todo lo que es semita es bueno. ¡Qué barbaridad! Si algo hay torcido en la sociedad es el sionismo que adquirió patente de corso para asesinar, invadir, depredar respondiendo a sus instintos sanguinarios, hasta el extremo que no faltan entre los judíos sino laboratorios para destazar musulmanes vivos o muertos, pretextando investigaciones como las que hizo con ellos el Dr. Mengele. Se concluye que se debe ser pro semita para no ser tildado de antisocial. Una forma sutil de teocracia que se convierte en una carga de profundidad contra la juventud al conducirla como un hato de vacas al precipicio. Lo peligroso es que están apareciendo escuelas de judaísmo a diestra y siniestra, para inducir a la sociedad a que vea con buenos ojos a monstruos como Ariel Sharon, Menahen Begin, Moshe Dayan, Golkda Meyer ó a esta bestia criminal de Benjamín Natanyahu. De cucarachas a blancas palomas. Yo, por lo menos, pienso como piensa la mayoría de seres humanos en la tierra: genocidio es genocidio y el sionismo como su autor merece la horca, aunque con ello se degrade el patíbulo.

Si el mundo condenó en justicia la barbarie nazi, hoy debe ser inflexible para llevar a la horca al gobierno genocida de Israel, no hacerlo es un acto de cobardía. En los protocolos de Ginebra sobre la guerra (aceptando como guerra la invasión criminal a un pueblo inerme) existen prohibiciones absolutas, lugares intocables: fuentes de agua y alimentos, escuelas, hospitales, los niños, inválidos, ancianos y los lugares destinados por organizaciones internacionales como la ONU en donde se refugia la población inerme. Pero, Eureka, el sionismo de la mano de USA se propuso asesinar la mayor cantidad de civiles inermes…y lo lograron. ¿En dónde está China y Rusia, y los países del Tercer Mundo que no asisten a los de la Franja. Insisto: es hora de romper relaciones con ese apestoso régimen genocida.

Los miembros más oscuros y menos cultos de los republicanos como Mc Cain, Illeana Ros-Lehtinen, Rubio, Ted Cruz y otros innominados fascistas, propenden porque los sionistas asesinen al millón y medio de civiles de la cárcel más grande del mundo, y que sus asesinos ciñan en sus sienes coronas de laureles. Es tarde. Podrán matar a decenas de miles de musulmanes, pero no asesinaran la primavera.

La pérdida de pesos y contrapesos en la política mundial con la caída de la URSS, dejó el mundo en manos de la clase política más avariciosa y depravada, dentro de la cual como gusano rapta el sionismo. El genocidio sionista en la Franja de Gaza es la oportunidad para revivir la RAU que se hundió con la desaparición de Gamal Abdel Nasser en el 70. Los niños de la Franja no son marcianos, han sido asesinados de manera infame más de 600. De haber caído un niño judío el mundo hubiera destazado a los musulmanes. No hay derecho a tanta bellaquería.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top