Menu


Escalofriante la doble moral del gobierno de los Estados Unidos, máxime si proviene de quien hace parte de una raza que fue expoliada casi hasta su extinción por los blancos que hoy se dicen sus ‘mejores amigos’. Ayer, Obama justificaba el genocidio de los judíos en contra del inerme pueblo de la Franja de Gaza, por el derecho inalienable de ellos, los judíos, de asesinar civiles por los actos atribuidos a Hamas, en ejercicio de su legítimo derecho de defensa. Justificar el genocidio en contra de inocentes por el hecho cometido por Hamas, es tanto como regresar a las cavernas. La sociedad antes del Código de Hamurabi (1800 a. de n.e.) aceptaba el asesinato de toda una familia por parte de terceros por la acción imputada a uno de sus miembros. El derecho penal ha trasegado por caminos de herradura hasta llegar a la humanización de la barbarie. Hoy el derecho recibe una estocada de muerte. El dueño del mundo, Obama, un abogado Summa Cum Laude de la afamada Harvard, propone volver a las cavernas por defender a los sionistas dueños del capital en USA. Descubrió que la caverna es una ventaja frente a la humanización de la guerra cuando se trata de ellos, cuando es contra ellos son crímenes de guerra, actos terroristas. Los adjetivos no cambian los hechos. Los sionistas y EUA empujan a la humanidad a una catástrofe nuclear de la cual no saldrán inanes. La sociedad que se dice civilizada, es en verdad un sepulcro blanqueado, corrompido en sus entrañas. A la sola voz de venganza sionista se levantó en occidente una vocinglería en pro de esa causa infame de parte de los levitas de todas las iglesias, la clase política, las organizaciones que se dicen humanitarias, la academia, las señoras bien. Los grandes medios de difusión del pensamiento, el New York Times, el primero, cuidando sus contratos, aplaudieron a rabiar esa torpe declaración presidencial.  

Los sionistas bombardean día y noche barrios civiles, escuelas, estaciones de bomberos, edificios y ahora hospitales, último de los cuales uno de la ONU asesinando 43 personas, 29 de ellos niños, 6 médicos, 8 enfermeras. ¿Cuántos niños Sr. Obama son suficientes para detener el  genocidio? Y el domingo marchan al servicio. Estos hipócritas que se rasgan las vestiduras creen que su Dios es estúpido, que olvida. Claro, bombardear hospitales es normal para EUA, razón por la cual aplauden a los nazis. ¿Han olvidado a las Águilas Negras en Hanói, Camboya, Laos? 

Hamas sabe cómo eludir a sus perseguidores, razón por la cual los sionistas se vengan asesinando niños, mujeres, viejos. La periodista gringa Diana Magnay fue retirada de su empleo en la cadena CNN, la razón: tratar de ‘escoria’ a un grupo de asesinos sionistas que festejaban la muerte de civiles inermes, así como lo destacó el diario Huffintong Post. La CNN es conocida por ser una agencia que a hecho de la infamia un comercio próspero.

Obama y el gobierno estadounidense crearon una tarifa legal por medio de la cual se determina cuántos asesinatos son suficientes para detener a los asesinos. ¿Cuántos niños cubren ese tope Sr. Obama? ¿Por qué no condena a los terroristas judíos? ¿Por qué guarda silencio cómplice sobre esos crímenes de guerra? Cualquiera que abra las Redes Sociales puede apreciar lo que piensan los judíos de los árabes, de ustedes, de todos. Los judíos odian a muerte a todo aquel que no es de su tribu. Al llegar a 600 el número de asesinatos, Obama en acto de extremo cinismo dijo: ‘Israel ya le ocasionó perjuicios significativos a la infraestructura terrorista de Hamas en Gaza’. A qué extremos tan nauseabundos llega la moral de un hombre, de un pueblo. Blan Ki Moon, secretario de la ONU, ordenó el cese inmediato al fuego. Palabras muertas. La ONU  en el 67 ordenó a los sionistas mediante resolución 242 retirarse del territorio ocupado. En respuesta los judíos levantaron asentamientos en el 80% del territorio palestino, amparados en los cañones gringos.

Para liberar su conciencia ante su Dios, Obama ordenó a  Jhon Kerry ir a Tel Aviv a ‘exigir’ al gobierno criminal de Israel que pare la matanza; que 600 asesinatos son suficientes por ahora. Kerry en el Cairo-Egipto justificó lo que llamó ‘un infierno, una operación milimétrica’ y el genocidio de civiles. Es llegado el día que los pueblos libres rompan relaciones con Israel, el aislamiento de los criminales es el mejor camino para poder sentar ante los jueces a ese gobierno criminal por los crímenes de guerra. Los que duden de las entrañas pútridas de esa etnia lean a Josué capítulos 6 al 12. El mundo tiene que despertar. Los criminales de guerra deben pagar por sus crímenes, la raza humana lo exige.

tatayapio@hotmail.com
07/24/14

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top