Menu


La República Islámica de Irán refrendó su compromiso con la paz mundial durante el preacuerdo nuclear alcanzado en Lausana, Suiza, el jueves 2 de abril con el denominado Grupo 5 más 1 que está integrado por Estados Unidos, Francia, la Federación Rusa, la República Popular China, Reino Unido y Alemania. Dos personajes de la diplomacia internacional dieron la buena noticia, mientras los negociadores se preparan para nuevos encuentros donde se negociarán detalles legales y técnicos que permitan suscribir un acuerdo histórico el próximo mes de junio. Federica Mogherini, italiana y Alta representante de política exterior de la Unión Europea y Mohammad Yavd Zarif, ministro de Relaciones Exteriores iraní, coincidieron en la bella urbe suiza que la actual etapa de negociaciones traerá soluciones al desencuentro entre Occidente y la gran nación persa.

  Federica Mogherini, una romana, que desde joven se interesó por la política europea y del mundo, mientras militaba en las filas de la Federación Juvenil Comunista Italiana, podría recibir entre sus regalos de cumpleaños número 42, el próximo mes de junio, el texto del acuerdo definitivo en el cual los iraníes precisarán nuevamente los alcances pacíficos de su programa nuclear. Los gobiernos de Estados Unidos y naciones que integran el Consejo de Seguridad en la Organización de Naciones Unidas deberán comprometerse a levantar los bloqueos, las sanciones bancarias, diplomáticas y económicas que mantienen con gran rigor hacia la patria del Imam Ruhollah Musawi Jomeini. La diplomática italiana ha sido una estudiosa de la historia y el acontecer del mundo árabe y musulmán. Su tesis de grado versó sobre los aspectos filosóficos de la relación entre las prácticas religiosa y política en el Islam.

  Mohammad Yavad Zarif, nacido en Teherán el 8 de enero de 1960, estudió Relaciones Internacionales en las universidades estadounidenses de California y Denver. En esta última logró su doctorado con un interesante trabajo académico y político sobre la defensa propia en el Derecho Internacional. Antes de ser nombrado Ministro de Relaciones Exteriores por el presidente Hassan Rohani, fue representante de la República Islámica de Irán ante las Naciones Unidas. A partir de 2013 se ha convertido en el portavoz de su país que explica con claridad el desarrollo del programa nuclear iraní, sus fines exclusivamente científicos y pacíficos, inspirados en la fe musulmana y el sacrificio abnegado de su pueblo.

  Lograr la paz y mantener lazos de amistad con todos los pueblos de la tierra ha sido uno de los firmes propósitos de la nación iraní desde cuando se proclamó República Islámica tras el triunfo revolucionario del año 1979. La palabra Islam significa estar en paz interior con Dios y con los demás. Respetar, ser respetado, defender la soberanía nacional y promover el respeto a la soberanía y los derechos de los pueblos hermanos, particularmente el de Palestina, una causa sagrada para todos los musulmanes en los diferentes países.

  Desde el año 1950 dio comienzo un programa nuclear iraní. En los decenios anteriores a la revolución islámica las autoridades iraníes eran aliadas de Estados Unidos e Israel. En 1953, Mohammad Mossadigh, primer ministro que dispuso la nacionalización del petróleo iraní explotado por la firma llamada Anglo-Iranian Oil Company, controlada por autoridades y monopolios que después se denominó British Petroleum (BP), fue derrocado. El Reino Unido y Estados Unidos protegieron al Sha Reza Pahlevi y a su régimen oprobioso. Jamás se les ocurrió reclamarle por el desarrollo de un programa nuclear. La alerta de Occidente respecto a Irán se encendió con el triunfo revolucionario. Margaret Thatcher (1979-1990) llamada la “Dama de Hierro” comenzó, desde Londres, una campaña contra el gobierno y el pueblo iraníes.

  Bombardear la casa del Imam Jomeini para asesinarlo era uno de los planes intentado por golpistas que desde Estados Unidos deseaban restaurar la monarquía. Estuvieron a punto de tomar la base aérea de Hamedán, lo cual fue impedido por los Guardias de la Revolución y el pueblo que siempre ha estado dispuesto, durante 36 años, a defender los recursos, la soberanía, la dignidad, el proyecto islámico que tiene un compromiso ético, espiritual y moral. El imperio del Norte que habla de los derechos humanos, la paz y la seguridad, instigó una guerra entre naciones hermanas: la República Árabe de Irak y la República Islámica de Irán. Sadam Husein fue utilizado para desestabilizar la región del Golfo Pérsico en 1980 y llenar de luto a miles de hogares.

  Dos décadas después y durante una emotiva visita a Caracas, Venezuela Bolivariana, Mohammed Jatami, presidente iraní, participó en la Cumbre número 12 de Jefes de Estado y Gobierno del Grupo de los 15 a quienes agradeció haber elegido el tema de Energía  y a la vez propiciar un contexto para la cooperación entre los países miembros. Transcurría el año 2004 y Estados Unidos había invadido Afganistán e Irak con el pretexto de encontrar armas nucleares, las cuales se convierten en inofensivas solamente si están en manos y al servicio de los gobiernos británico, israelí y estadounidense.

  Hace diez años, Condolezza Rice, entonces secretaria de Estado en la Unión Americana enviaba mensajes de alarma al mundo “ante el desarrollo del programa nuclear iraní”, que según ella amenazaba la paz mundial. Los gobiernos de Mohammed Jatami y Mahmud Ahmadineyad (2005-2014) aceptaron las visitas y revisiones de representantes de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) a diferentes instalaciones. La República Islámica de Irán defiende su derecho a utilizar energía nuclear con fines pacíficos y para el desarrollo científico. El nuevo presidente Hassan Rohani y el Líder Supremo Ali Jamenei trabajan con esperanza y prudencia en 2015 para la prosperidad de la nación persa y la promoción de la paz mundial.    

*Fotografía de Internet

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top