Menu


Hasta hace poco tiempo América Latina fue el llamado «Patio Trasero» de Estados Unidos y sus amigos, esto tenía una serie de implicaciones, unas tácitas y otras con documentos firmados, entre las implicaciones tácitas estaba la de considerar a Latinoamérica como una especie de zona de confort en cuanto a ideologías religiosas se refiere, una zona de amplio dominio cristiano en donde las únicas molestias las causaba de vez en cuando la Teología de la Liberación con sus sacerdotes rebeldes. Ahora bien la presencia de religiones no cristianas en la zona como la fe bahai, el judaísmo, el budismo y el Islam sunita no supuso ninguna amenaza para ese confort que caracterizó a la región por mucho tiempo, pero desde hace unos 15 años más o menos, la semilla del Islam shiita (sembrada con intensidad unos 20 años antes) empezó a dar algunos frutos con la apertura de algunos centros islámicos (Argentina, Chile, Colombia, Brasil, Bolivia y Venezuela en la zona sur y El Salvador en Centroamérica), más la presencia de religiosos y alguna que otra embajada, esto fue el comienzo de lo que hoy es una cadena de varios centros islámicos en el noventa por ciento de la región, y varias conversiones en mayor medida de jóvenes. Semejante situación no pudo ser tolerada por los gobiernos de EE.UU y las embajadas sionistas de la región quienes comenzaron a tramar la forma de desprestigiar a las instituciones y personas representantes del islam shiita en Latinoamérica, ejemplo de eso es el caso AMIA en Argentina, en donde después de más de 20 años no se demostró nada, asimismo en El Salvador hubo acusaciones de reclutar personas para campamentos terroristas en Irán y para engrosar las filas del movimiento de resistencia libanés Hizbollah, de ciber terrorismo etc.; a pesar de semejantes intentos no pudieron debilitar el lento pero sólido avance del shiismo en la zona, por lo que tuvieron que pensar en otra estrategia: la censura.

Hace algunos años una importante cadena de televisión internacional censuró un reportaje de los shiitas salvadoreños en donde expresaban su opinión sobre la invasión a Irak, de igual manera hace apenas unos meses el canal salvadoreño de televisión (TVX) censuró absurdamente una entrevista -a la que ellos mismos hicieran la invitación- con el shaij Mustafa Al-Salvadori, aduciendo que uno de los patrocinadores del canal pidió la censura de la misma porque la palabra shiita es peligrosa. Y así ha pasado en otros países de la región, esto motivó a los shiitas a crear sus propios medios de comunicación (sitios web, redes sociales, programas radiales, revistas digitales, y canales de televisión) para evitar de alguna forma la censura que hacen los medios tradicionales, pero ni siquiera esto salvó la persecución porque el canal Hispantv fue censurado en la televisión por cable y su canal de Youtube corrió la misma suerte, hoy le tocó al canal de televisión islámico por Internet de Argentina llamado Annur tv, el cual tiene una petición para que su canal de Youtube sea censurado de esa plataforma, dicen que de lo malo siempre hay que buscar lo bueno, esta censura es señal de que las cosas se están haciendo bien, pues la verdad siempre incomodó a los que han construido su trono en base a la mentira, y pone de manifiesto lo tremenda hipocresía de la libertad de expresión que enarbolan algunos medios y organizaciones en esta zona del mundo, por lo menos han quedado al descubierto ante mucha gente.

Redacción de la Revista Biblioteca Islámica
San Salvador, noviembre de 2015 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top