Menu



LAS RATAS AMBICIOSAS

Había una vez unas ratas.
Nada notable les sucedió hasta que comenzaron a desarrollar ambición.
Su ambición tomó la forma de querer ser mucho, mucho más grandes de lo que eran entonces.
Comenzaron a dirigir casi todas sus actividades hacia ese fin.
Con el transcurso del tiempo, empezaron a criar ratas cada vez más grandes.
El primer suceso notable en su historia se produjo cuando los hombres, dándose cuenta de que estas ratas eran lo suficientemente grandes, comenzaron a cazarlas por sus pieles.
El segundo suceso ocurrió cuando otros hombres se percataron de que podían capturarlas y exhibirlas como “las ratas más grandes del mundo”.
El tercer suceso importante se les va a comunicar, sin duda, cuando ocurra.

PUNTOS DE VISTA

Saadi de Shiraz, en su Bostan, afirmó una importante verdad cuando contó esta diminuta historia:
Un hombre se encontró con otro, que era apuesto, inteligente y elegante.
Le preguntó quien era. El otro respondió: “Soy el Diablo”.
“Pero no puedes serlo”, dijo el primer hombre, “ya que el diablo es malvado y feo”.
“Mi amigo”, dijo Satanás, “has estado escuchando a mis difamadores”.

Extraído del libro Reflexiones: «Fábulas sobre la tradición sufi», Editorial Paidós, Buenos Aires 1986, páginas 7 y 8

0 comentarios:

Publicar un comentario

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top