Menu



La marcha triunfal del terrorismo «islámico» representado por intérpretes de la talla de Al-Qaeda, Boko Haram y el DAESH parece que tocó fondo en Siria con el triunfo y el arrebato de la insigne ciudad de Palmira, que sirvió de capital durante un tiempo al DAESH. El legado de destrucción humana, cultural, artística, social y económica es innegable y en la actualidad es una de las más tristes y conmovedoras realidades humanas de los últimos años, tanto es así que su fuego abrazador no solo causó estragos en el corazón del Mundo Islámico, también los causó en el corazón de Europa con una serie de atentados que como suele pasar, lastimó a los que nada tienen que ver (ni quieren) con los terroristas.

Un reconocido teólogo español de origen indio, Raimon Panikkar señalaba que la idolatría condujo a muchas personas a alejarse de Dios, hoy la idolatría del terror impuesta por sus devotos más fervientes, también está alejando a las personas de Dios, muchachos jóvenes que se «enlistan» en las filas de los terroristas, muchachas que viajan a «servir a la causa» de Dios, hombres y mujeres que apoyan económicamente, gobiernos que entrenan y alimentan estas ideologías, están sin duda alejados de Dios y seguramente alejaron a otros de la faz divina.

Hoy parece que el DAESH está acorralado, pero la doctrina que los nutre sigue presente y vigente a través de la construcción de mezquitas a lo largo de América Latina, EE.UU, Asia, África, Oceanía y Europa. Tratando por otros medios de seguir alejando a la gente de Dios. Las instituciones islámicas tienen por lo tanto la gran tarea de contra-restar en la medida de las posibilidades, las instrucciones malignas que emanan de tales personajes, gobiernos e instituciones, y decimos «en la medida de sus posibilidades» porque sabemos que es difícil equipararse en infraestructura y economía; sin embargo la voluntad, la inteligencia y el trabajo pueden lograr cosas increíbles, como dice un proverbio chino «Miles de granos de arena amontonados, pueden formar una pagoda»

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top