Menu



Las cruzadas  introdujeron un nuevo término a la mente colectiva del mundo: ‘Las guerras de religión.’ Durante siglos, cada vez que una nueva guerra estalló, se sugirió que la religión era consistentemente de alguna manera la razón subyacente detrás de todos los conflictos. En otras palabras, se ha dado a entender que los intereses egoístas, la codicia por la tierra y el poder no tienen ningún papel y que el egoísmo, la verdadera causa de las guerras, se había quedado velado.

Los conflictos supuestamente sectarios que tuvieron lugar a lo largo de la historia del cristianismo no eran más que un estallido de la codicia para obtener más poder e influencia.  No hay duda de que los protestantes, los  católicos y los ortodoxos tenían diferentes puntos de vista, pero las diferencias religiosas no eran sin duda la verdadera razón de sus guerras.  En esos conflictos sangrientos y feroces, hubo incluso papas que compitieron por el poder político.

El Oriente Medio no ha sido diferente en ese aspecto. Los jugadores detrás de las grandes guerras en la región siempre perseguían sus propios intereses egoístas. Aunque durante años se pensó que las guerras en el Medio Oriente estaban relacionadas con la religión, la verdad es muy diferente. Los partidos en muchos de estos conflictos eran por lo general los seguidores de los regímenes del partido Baaz, que fue el impulsor de la aplicación de la ideología marxista en el Oriente Medio. 

Los enfrentamientos sectarios esporádicos en el mundo musulmán también partieron de la misma mentalidad. Aunque muchos vieron estas diferencias como una simple cuestión de desacuerdos sectarios, el problema real se levantó de la lucha de poder entre los clanes diversos, las etnias y los grupos de interés. El conflicto entre sunitas y chiítas, que ha continuado sin cesar desde hace siglos en el Oriente Medio, era de hecho una forma encubierta de la competencia entre los diferentes grupos étnicos en su busca para aumentar su influencia y el poder y hacerse con el control de los recursos naturales y las rutas comerciales importantes. Hasta la aparición de los grupos radicales, este conflicto nunca fue en realidad directamente sobre las sectas. Por el contrario, varias sectas fueron utilizados como un accesorio para desencadenar el odio y proporcionar un terreno fértil para las guerras.

La famosa tesis de la década de 1990, ‘El choque de civilizaciones’ de Samuel Huntington, de alguna manera describió cómo esos conflictos podrían tomar forma en el tiempo. Afirmó que los conflictos entre países y los desacuerdos dentro de los países se transformarían gradualmente en conflictos culturales muy amplios. Según Huntington, esto sería un resultado natural de la globalización. El materialismo y la visión egoísta del mundo ha demostrado que Huntington tenía razón. Sin embargo, los estados siguen culpando a la religión de lo que está sucediendo.

Es importante tener en cuenta que los grupos radicales que dicen actuar en nombre de la religión no son más que los resultados no deseados de la lucha por el poder en el mundo. Nunca ha sido un secreto que las superpotencias no tienen escrúpulos para apoyar diversos grupos radicales como palanca y, a veces como ‘tour de force’.  También hay que señalar que los grupos radicales recurren a la violencia en gran parte debido a sus sentimientos de ira y venganza, en lugar de las creencias religiosas.

El informe de 2014 del Instituto para la Economía y la Paz podría ayudar a explicar mejor la situación. El informe mostró que la religión no era la causa principal en cualquiera de los 35 conflictos armados en el año 2013.  De acuerdo con el informe, eran en su mayoría relacionados con los sentimientos anti-gubernamentales, movimientos separatistas, las divisiones ideológicas y la distribución de los recursos naturales. 

El informe proporciona un análisis estadístico de la pregunta: ‘¿La proporción de creencia religiosa o del ateísmo en un país determinan la paz del país?’ En consecuencia, tres de los 10 países más pacíficos son muy religiosos. En 11 de los 20 países con los niveles más altos de la paz, el 90 por ciento de la población se define como religiosos. La coincidencia entre los países menos pacíficos fue el bajo nivel de sus democracias. En los países donde el ateísmo es la política oficial del estado, las escenas de graves conflictos y las tensiones son comunes; esto incluye países comunistas. 

‘¿En los países musulmanes, la distribución demográfica de los sunitas y chiítas determina la paz?’ Esta pregunta mostró que no existía ninguna relación real entre la paz y las diferencias sectarias. Qatar, donde el 85 por ciento de la población es sunita y el 15 por ciento chiíta, ubicada en el puesto 11 en términos de paz; mientras que Afganistán, que tiene la misma proporción, está en un caos total. Con este ejemplo, se insiste en que el verdadero problema no es las diferencias sectarias. De la misma manera, Bahrein es un país relativamente pacífico, a pesar de su cruda división entre sectas (50 por ciento sunita, el 50 por ciento chiíta). 

‘¿Puede la religión desempeñar un papel positivo en la construcción de la paz?’ Este fue la cuestión clave en el estudio. Según el informe, las organizaciones interreligiosas sobre todo refuerzan la paz. En otras palabras, por la paz efectiva y permanente en el mundo, es importante que las personas religiosas trabajan en conjunto para fortalecer la alianza y la amistad entre las personas religiosas. 

La conclusión del Instituto de Economía y Paz informe, que se basa en un análisis estadístico exhaustivo, es realmente sugerente. No es la religión la que provoca las guerras, pero es la única manera de detener las guerras en conjunto con una alianza entre las religiones. En estos días, en los que las nubes oscuras se ciernen sobre nuestro mundo, es importante que los pacificadores presten atención a este hecho tan importante. El uso de más bombas, echarle la culpa a Islam y crear odio con comentarios anti-islámicos, inevitablemente  va a empeorar la situación. Si aquellos que buscan una solución verdaderamente quieren la paz, tienen que empezar a prestar atención a las palabras de pacificadores reales que requieren de un retorno a la esencia de las religiones.

0 comentarios:

Publicar un comentario

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top