Menu



El productor afroamericano de cine Spike Lee (1)  se plantea como reto en la década de los noventas desarrollar un film que reivindicara la imagen de un líder negro que por el contenido de sus discursos no cabía, ni cabe, en la construcción del ideal democrático americano.

En una entrevista para la televisión no tenía ambages en afirmar que “la naturaleza del hombre blanco es malévola frente a la naturaleza del hombre negro que es divina”. Si el racismo para la década de los sesentas en Estados Unidos era una deuda pendiente con los millones de descendientes de la población esclavizada, el plantear discursos igualmente de racistas no ayudaba al desarrollo de la discusión social, era una suerte de reencauce discursivo del racismo para que el discriminado encontrase en el la autoestima histórica, social, cultural y hasta racial.

El contexto político y mediático para dicha década no se había visto influenciado por las corrientes islamófobas que se produjeron en la década después del aparecimiento de las primeras agrupaciones terroristas sobretodo palestinas en el mundo occidental (siempre con el sesgo invisibilizador del sionismo)

Al público norteamericano le era difícil asociar el islam pentecostalista de la Nación del Islam que  Malcom pregonaba con el islam que aglutinaba a millones de seres humanos especialmente en Asia y África, este seguía siendo desconocido y exótico para aquellos años, solo en boca de académicos orientalistas.

Ahora bien, el impacto que tuvo aún y con este desfase sus discursos y su posterior reconversión marcarían, sin proponérselo, un antes y un después para la historia del islam en el continente.

Islam ¿un inicio?

Dos son las vertientes para entender la presencia del islam en el continente, la migración que se produce durante el desarrollo de la colonia (forzada y voluntaria) y luego la migración desarrollada durante los regímenes liberales que plantaron la idea de libertad de culto como una señal de modernidad y civilización.

En el primer caso, es claro que la Corona española no promovía ni admitía la migración de musulmanes fueran o no árabes, el reclamo del Nuevo Mundo contenía tintes mesiánicos, el cristianismo era el llamado a llevar la salvación de las almas de millones de nativos, mala había sido la experiencia con los Mudéjares y con los musulmanes en general después de la reconquista cristiana de la península Ibérica, se trataba de subyugar o bien negociar, y aun cuando no se utiliza este término en documentos históricos basta ver como el cristianismo latinoamericano dista mucho del europeo para notar los aportes culturales inyectados al nuevo catolicismo.

Si en los barcos que zarparon para las nuevas tierras iban judíos o musulmanes iban de incognito y no fueron muchos los años que se necesitó para que estos en el continente dejasen atrás su religión y se convirtieran en cristianos conversos como millones de nativos, el caso más dramático de esta migración forzada fueron los millones de esclavos musulmanes negros traídos por españoles y portugueses al continente (2)  y donde poco a poco fueron expropiados de su religión.

Creo que asociar el islam actual a este hecho no brinda bases para entender el fenómeno social presente, fueron necesarios casi trescientos años de cristianismo para que los procesos de independencia comenzaran a florecer y con ello la idea del Estado Nación, que paradójicamente partía de una floreciente clase media cristiana mestiza que haciendo suyo los principios del liberalismo permitieran la libertad religiosa pensada más acabar con el poder omnímodo de la iglesia católica y para que pudieran ingresar misiones cristianas protestantes que representaban de mejor manera, a mediados y finales del siglo XIX, la modernidad, nunca se pensó en el islam del cual se tenía muy poca información.

Ahora bien, hubo el caso de la migración forzada a la que Malcom X hace referencia como parte de su primera toma de conciencia política fomentada por la Nación del Islam. De los millones de esclavos traídos a la fuerza a continente había musulmanes, producto de guerras entre tribus en el continente africano se produce el secuestro de miles de musulmanes, que en forma dispersa y sin estructura social y política son apiñados en las cientos haciendas a lo largo del continente pero especialmente en la región sur de las colonias anglosajonas del norte del continente.

Sin este antecedente no podemos entender el nacionalismo negro que se desarrolla a principios del siglo XX en los Estados Unidos y que entre mesianismo, pentecostalismo y lucha antirracista desarrolla la propuesta de Wallace Fard Muhammad que años después se convertiría en la Nación del Islam, una secta que desvirtúa al mismo islam que se encontraba para ese entonces desconocido en el ámbito occidental.

Para que se entienda mejor el islam de la Nación del Islam eran tan apartado de la religión de millones podemos hacer la comparación del cristianismo de la Iglesia Mormona con el cristianismo de millones de católicos y evangélicos, pareciera ser que la libertad de culto de la metrópoli dio pie a la formación de derivaciones de las grandes religiones del mundo entre motivos revisionistas y negocios de fe.


Musulmanes conversos

No fui yo quien creo el problema racial. Y saben que no vine a Estados Unidos en el barco Mayflower ni tampoco por voluntad propia. A nuestro pueblo lo trajeron aquí contra su voluntad, contra nuestra voluntad. Por eso, si ahora representamos un problema, no deberían culparnos por estar aquí. Malcom X



Con todo y que la Nación del Islam presentaba desvíos que era impensable ser discutidos en la década de los treinta y con el contexto del racismo salvaje que también se planteaba con un contrasentido del ideal civilizatorio y democrático de una nación que empezaba a dibujar su futuro imperialismo, en ese contexto ha habido un crecimiento de casi veinte años en el espectro político norteamericano que ve nacer a un Malcom X que traza la línea entre un antes y un después del islam en el continente.

Se comienza a hablar de Allah, Muhammad, islam y Corán por la boca de los nacionalistas negros como Malcom X que sigue la vertiente desarrollada por Elija Mohammad establece la primera lectura de la historia alternativa del islam en el continente y la convierte en acción política como solo los socialistas habían desarrollado, establece una relación intrínseca entre religión y política mucho antes de que surgieran las vertientes de la teología de la liberación entre los católicos a finales de la década de los sesenta, setenta e incluso los ochenta.

Igualmente sin el nacionalismo negro el islam no hubiera crecido como lo hizo en esta época, claro, puede haber la crítica en relación a que aquello no era islam per se sin embargo esto nos llevaría al dilema de que ¿Cuál es el islam que debiese de existir en el continente? ¿Cómo debiese ser su proceso de criollización? La toma de conciencia pasa por la conceptualización de la religión y de Dios, una práctica que solo tiene coherencia en comunidad.

El islam “negro” se predica en las prisiones, en los barrios pobres de Chicago y New York, convive con las iglesias protestantes, tiene una construcción discursiva que parte de las problemas diarios de los negros, el empleo, pobreza, educación y racismo. Una frase lapidaria de Malcom adquiere sentido: “el cristianismo me llevo a la prisión y el islam me saco de ella” en efecto, ese cristianismo sincrético americano, protestante y conservador, que había promovido la compra de esclavos para usarlos y cristianizarlos, que luego en un Estado segregacionista y excluyente envuelve a millones de sus descendientes en la pobreza que empuja al joven Malcom a las drogas y la delincuencia.

Sin embargo, es en esas celdas donde por medio de su primo que conoce la misión de la Nación del Islam y hace la shahada o la declaración de fe que lo convierte en musulmán, es así como cumple su condena y sale de prisión, sin embargo aquel hombre que ingreso no era el mismo que sale, siendo musulmán su mente había sido liberada de aquello que la sociedad le había inyectado.

Malcom X es el fenotipo del musulmán americano (continental) el redimido, el golpeado, víctima y victimario, el consiente de la opresión interna que su conciencia, que en boca de Fannon (3)  se traduciría en el colonizado mental, la religión se convierte en la ventana de escape y su acción militante en la reafirmación de la comunidad, el golpeado por su propia religión y cultura hegemónica, su toma de conciencia, su retorno al islam es más bien una lucha contra su propio pueblo, un regaño al espejo. El camino a la autoestima racial y cultural que proponía Malcom pasaba por la negación del que ejercía el poder con violencia, un contra sentido al amor y fraternidad que propugna el Islam: “en el sur están segregados por este perro y el norte están integrados con este perro y no hay diferencia” “el perro es su mejor amigo porque el perro es su pariente más cercano, tiene el mismo tipo de pelo, el mismo tipo de piel y el mismo tipo de olor“ “no tienen que preocuparse por nuestra integración con ellos, no deseamos estar cerca de esas cosas pálidas” (discursos callejeros)

No cabe la menor duda que al ver los discursos descontextualizados podríamos creer que aquello nada tenía que ver con el islam, y en efecto así es, sin embargo la autoestima debía ser elevada por encima de una historia que ya abarcaba más de doscientos años de esclavitud.

Al oído de Malcom llegan los cuestionamientos en relación a la naturaleza de su religión que había sido desvirtuada no solo en sus pilares de fe sino en la solvencia moral de sus dirigentes, política y  religión se entrelazan simbióticamente, es aca cuando se produce el nacimiento del musulmán americano, Elija Muhammad el dirigente de la Nación se ha enriquecido y practica la fornicación y miente, pasa de dirigente religioso a político, el mismo no es ejemplo del cambio que pide a la feligresía.

“No juzgamos a un hombre por el color de su piel. No te juzgamos por ser blanco; no te juzgamos por ser negro; No te juzgamos por moreno. Te juzgamos por lo que haces y por lo que prácticas. Y mientras practiques la maldad, estaremos en tu contra. Y para nosotros la principal, maldad es la maldad que se basa en juzgar a un hombre por el color de su piel. Y creo que nadie aquí puede negar que vivamos en una sociedad que simplemente no juzga a un hombre de acuerdo con su talento, con sus capacidades, con sus credenciales, con sus credenciales académicas o con su falta de credenciales académicas. Esta sociedad juzga a los hombres exclusivamente por el color de su piel. Si eres blanco puedes salir adelante, y si eres negro tienes que luchar para avanzar a cada paso, y aun así no sales adelante…” (Discurso de renuncia a la Nación del Islam 1964)

Malcom X encuentra a Casius Clay

Más allá de la narrativa fílmica, Casius y Malcom se encuentran en el momento preciso en el que el negro norteamericano se busca a sí mismo, aquellos que habían abrazado el cristianismo del esclavista y lo resignificaron con contenido liberador en las palabras de predicador Bautista Martin Luther King Jr, o de la relectura del islam en los musulmanes negros, todos buscaban algo y lo encontraron, un sentido de vida.

Mohamad Alí asume una nueva identidad que no es entendida por el norteamericano promedio hacía mediados de la década de los sesentas, y aparentemente sigue sin hacerlo, el al igual que Malcom convierte el dolor, la impotencia y el resentimiento hacia la sociedad que los menospreciaba en amor hacia su propia raza y humanidad.

El orgullo falso condenado por el islam se convierte en autoconfianza, el ser negro es ser hermoso, el musulmán negro no esconde su identidad ni su religión, frente a millones de televidentes antes de iniciar sus peleas hace Dua (plegaria) con sus manos extendidas al cielo.

Que si Malcom influyó en Alí, creo que fue un camino en ambos sentidos, los negros, los más necesitados, los más vilipendiados del mundo ahora eran orgullosos humanos que resistieron a la vorágine colonial.

El islam o es activista en América o no es, Malcom y Mohamed Alí lo muestran a partir de un hecho con un alto contenido contestatario como lo fue su negación al reclutamiento obligatorio que lo llevaría al campo de batalla en Vietnam, su respuesta de “no tengo nada en contra del Vietcong” “nadie de ellos me ha llamado negro” fue la muestra de la renovada autoconfianza racial pero sobre todo la vocación pacifista del islam que no contradice su sentido militante, como afirmaría también Malcom “dicen que es odio lo que digo, yo digo que es amor, porque estoy consciente que puedo morir por ello”

Mohammad Ali paso de ser el boxeador el activista  musulmán quien tendió la mano a los musulmanes en el mundo, visito Irán cuando todavía en Estados Unidos la rabia por lo acontecido en la Embajada en Teherán en 1979 estaba presente, el asumió que más allá de la condena de sus propios compatriotas estaba la complacencia de Allah, el llamar a los hombres a la hermandad.



El retorno al islam y lo americano

“Todos nacemos musulmanes, y reproducimos la religión de nuestros padres, si a lo largo de nuestra vida el cristianismo u otra religión guía nuestras vida y en el camino descubrimos el islam, en realidad estamos regresando a nuestra naturaleza musulmana” 

No hay datos a la mano del que escribe estas líneas ahora en relación al número de norteamericanos que abrazaron el islam original hacia inicios de la década de los sesenta junto con él, no considero que hayan sido muchos, pero la semilla se plantó en buena tierra, la salida de Malcom significó el cuestionamiento interno de muchos “musulmanes” y voltearon su vista a Oriente, esto supuso un cambio cultural dramático, sobre todo porque las naciones musulmanas no asumían aún su expansión espiritual más allá de sus fronteras, es más el Islam para el occidente de la Guerra Fría no representaba más que una más de las excentricidades del salvaje sujeto a la colonización, los movimientos de liberación de las naciones árabes a pesar de contar con la identidad musulmana dicha bandera no era izada más alto que las conquistas liberales o socialistas que agradaban al occidente o al oriente embelesado por la propaganda soviética.

Malcom llega al islam sunnita siendo dirigente político, define que su acción política o es solvente islámicamente hablando o no es, la pobreza se convierte en pilar de la honorabilidad, su voz se alza pero en ella entrelaza su historia propia con la visión crítica del paradigma civilizatorio  “no somos brutalizados por ser bautistas, metodistas, musulmanes, católicos, somos brutalizados por ser negros en América” (discurso pronunciado en Los Ángeles el 5 de mayo de 1962)

Igualmente Mohamed Alí, al salir de la Nación del Islam, por razones diferentes a las de Malcom, descubre el islam universal, se inclina en su oración hacia Mecca y peregrina junto con millones de musulmanes, no importa los conflictos confesionales que dividen a los musulmanes en otras latitudes del mundo y por ello la simpatía hacia lo que representa no conoce división.

El musulmán redimido aprende en Malcom un renovado discurso de dignidad ataca la idea de integración que permite que el racismo se introyecte en las victimas a tal grado que desprecie su propio color de piel, el para el proceso de aculturación y construye un dique de significados culturales que, en su segunda conversión al islam, lo conecta a la débil luz de los musulmanes que vinieron a este continente engrilletados en un barco.

Del islam negro al islam mestizo

El islam en el continente americano es tan diverso como los colores de piel, cabello, como los frutos que nos alimentan.

Hoy en día los musulmanes del mundo son probados por la guerra, el hambre pero también por la indiferencia, musulmanes como Malcom y Mohammad nos dice mucho hoy en día, incluso más que aquellos años, los honras fúnebres de aquellos grandes creyentes reunieron a la sociedad en su conjunto, ubico a la comunidad musulmana en la comunidad de creyentes, de ciudadanos, de seres humanos, judíos, cristianos, budistas, hombres mujeres, niños, jóvenes y viejos, blancos, negros, latinos y asiáticos.

El islam en su mensaje más universal es lo que finalmente Malcom y Mohamed Alí heredaron a todos los nativos de este continente americano.

*Antropólogo y musulmán guatemalteco
Fotografía: http://www.nationalreview.com/article/431649/book-review-blood-brothers-fatal-friendship-between-muhammad-ali-and-malcolm-x


Notas:

1- http://es.wikipedia.org/wiki/Malcolm_X_%28pel%C3%ADcula%29

2- En Brasil los musulmanes negros eran conocidos como Malè que a mediados del siglo XIX desarrollaron una dramática sublevación en la provincia de Salvador de Bahia, estos eran de la etnia Yoruba quienes llevaban cientos de años de ser musulmanes antes de ser embarcados hacia el continente. Esta experiencia bélica dejo una cicatriz en la sociedad naciente nación brasileña que intento curarse por medio de la catolización de aquella población, remedio que igualmente fue utilizado en las comunidades indígenas de Mesoamérica.

3- Los condenados de la Tierra

1 comentarios:

  1. Les felicito por su investigacion, pero seria bueno realizar más sobretodo en el ambito historico, cultural , ya que las embarcaciones negreras llegaban a las islas del Caribe como Cuba,Rep.Dominica , Haiti y Pto,Rico.; luego los primeros hermanos africanos algunos deportados de la africa suhageriana , eran distribuidos en tierra firme hacia el NorteAmerica al este de EEUU, y otros a Venezuela , Colombia y Brasil, traiendo consigo la colonizacion en las costas de estos paises y su cultura o mestizajes posterior.
    Un hecho curioso es en Cuba , la africanidad se mantiene en algunos pueblos, similar en Colombia,Venezuela y Brsail.
    Importante tambien la influencia iberica blanca de gente elevada cultura que tambien arrivó con los conquistadores como artistas arquitectos influenciados por el arte islamico , quienes en las casas coloniales de los balncos peninsulares o criollos colocaban fuentes dentro de las casas asi como las ventanas con la tipicas agujas , que nos recuerdan las mezquitas en España.
    Todos sabemos la,importancia de una fuente para el viajero o visitante.
    Lo importante para el,sudamericano mestizo,es que por una de las razas traidas a america colonial ,sobretodo negra o blanca ,algún antepasado adoró Allah, bien sea por el lado Iberico-Andaluz o por algún lugar de la madre africa.

    ResponderEliminar

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top