Menu




Testimonio de Selim Cardoza (El Salvador)


Datos

Fecha de nacimiento:28 de mayo de 1986
Ciudad: San Salvador
País: El Salvador

Primeros Años:

Assalamu aleikum

Debo comentar que nací en el seno de un matrimonio, civil y religiosamente constituido. Estudié durante mi niñez en colegios evangélicos y católicos de la capital, gracias a Dios nunca me faltó nada, pues mis padres se esforzaron por cubrir todas mis necesidades, aunque hay un periodo de dos años en los cuales junto a mis padres vivimos en Honduras, todo motivado por la inestabilidad política del país en esos años. Tengo de toda esta época buenos recuerdos, especialmente de la variedad religiosa con la que tuve contacto frecuente. 


Adolescencia y adultez:

Esta etapa casi siempre suele ser de cierta complejidad, no solo por los cambios fisícos sino por los cambios psicológicos, que a su vez generan en algunos casos dudas existenciales de cierta intensidad. Puedo decir que esta etapa no fue diferente de la de muchos salvadoreños, es decir transcurrió entre juegos, charlas y encuentros con amigos de mi barrio y del colegio. Luego ya en la etapa de adultez comencé a interesarme más en los asuntos sociales y religiosos, me acuerdo disfrutar mucho de algunas misas junto a mi abuela materna, cuando ella murió en el año 2002, yo sentí que el puente entre la fe y mi persona se rompió y me concentré más en otros asuntos: el trabajo, los amigos, el dinero etc. Cerré temporalmente la puerta a los asuntos divinos.


Panorama religioso y conversión al Islam

Fui bautizado como luterano, educado como evangélico y por el lado materno asistía a misas católicas, ese mundo variopinto me ayudó a expandir mis horizontes religiosos y cultivó en mi persona el valor de la tolerancia. Como dije antes yo había cerrado temporalmente la puerta a los asuntos divinos, y comencé a concentrar mis esfuerzos en otras cosas, pero en ese momento experimenté lo que es vivir solo y padecer algunas carencias materiales. Son esas carencias las que me orillan a pensar en otras cosas -en Dios específicamente-, también mi amigo y socio en un pequeño negocio informático me habla sobre algunos asuntos espirituales. Después de un tiempo empezamos con este amigo a analizar, leer y estudiar sobre geopolítica, ahí conozco de algunos conflictos en el Medio Oriente y de la mención de un libro que parecía ser la llave de estos acontecimientos, ese libro es El Sagrado Corán, mi padre tenía de hecho una traducción en su biblioteca y así comencé a estudiarlo, un día me postré ante Dios, y en esa intimidad entre Dios y yo derramé lágrimas desde el corazón. Es pues el Corán la puerta del conocimiento divino para mí, y un buen día decidí buscar un lugar en donde aprender más sobre el Islam y el Corán. De esa manera acudí al centro islámico shiita en San Salvador y pues me di cuenta que el Islam significa postrar el ego ante la presencia de Dios. En este asunto de ser musulmán en El Salvador hay que tener en cuenta que el camino no es siempre fácil, hay dificultades, pruebas que superar, ignorancias que derribar, sin embargo hay grandes alegrías y satisfacciones.

0 comentarios:

Publicar un comentario

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top