Menu






1     El arabismo y sus medios de extensión

El arabismo es la disciplina científica que se ocupa del estudio de la lengua y la cultura árabe. En lo lingüístico, un arabismo es el vocablo o giro de lengua árabe empleado en otra lengua1.
Así, pues, comenzamos con la historia de la lengua árabe en Europa comenzó en los inicios del siglo VII, cuando esta lengua dominó un inmenso imperio del Próximo Oriente, el conjunto de la cuenca mediterránea de África, España, Sicilia y Malta. En los siglos siguientes, integrando la herencia de las antiguas civilizaciones próximo-orientales, y llevando en su seno los vestigios de la literatura helénica, el árabe se convirtió en la lengua de innumerables escritores y sabios que jugarían un papel muy importante en la formación de la cultura moderna2.
De esta manera, los árabes durante siglos fueron los intermediarios entre Oriente y Occidente, no sólo en el comercio, sino también en el terreno de las ideas, los saberes y las técnicas de la época. La civilización árabe islámica es la primera civilización que traslada antorchas de ciencia y de conocimiento a Europa en tiempos de oscuridad. Testimoniamos con las palabras del historiador español de gran categoría, el señor don Claudio Sánchez Albornoz, «No puede ya hablarse de las tinieblas de la Edad Media como antes; mas cabe negar que mientras Europa yacía desmedrada, misérrima, espiritual y materialmente, los árabes españoles crearon una civilización y una economía esplendorosa. Los maestros del arabismo español contemporáneos3 nos asombran cada día con nuevas noticias sobre el alcance, la profundidad y el brillo de la cultura hispano- musulmana. Ellos han reivindicado en el desenvolvimiento del arte, de la filosofía, de la ciencia, de la poesía y de toda la cultura europea medieval. Ellos han demostrado que hasta las más agudas cumbres del pensamiento cristiano del siglo XIII, San Tomás y Dante, llegaron las influencias de la civilización hispana- musulmana.»4.
En el origen de los tiempos, según una antigua leyenda, se afirma lo siguiente:
“Dios, para poblar la Tierra, creó a la vez varios hombres entre los cuales repartió las diversas perfecciones: dio la belleza de la cabeza al griego, la destreza de las manos al chino y la superioridad de la lengua al árabe. Y esto se ha conservado a través de los siglos5.
Este dicho asegura que una de las mayores aportaciones de los árabes a la civilización mundial ha sido la propia lengua árabe, no sólo por ser vínculo común de millones de creyentes, sino porque durante la Edad Media fue la lengua utilizada por árabes, persas, turcos, judíos y españoles y que sirvió de vehículo para la transmisión de los diversos saberes de la antigüedad clásica u oriental al Occidente por medio de traducción del árabe al latín y al romance. La España musulmana fue correa de transmisión de la ciencia y la filosofía griega a todo el Occidente cristiano. Los árabes habían  recuperado todo el saber clásico y sus traducciones facilitaron la difusión a la Europa medieval de las obras de Aristóteles, Galeno e Hipócrates, comentadas por pensadores de la talla de Avicena y Averroes. También vieron la luz las obras más importantes de la cultura árabe, tanto científicas como literarias6.
Cabe mencionar algunos nombres que dedicaron un esfuerzo para investigar y estudiar la lengua árabe: Guillaume Postal (1510-1518) quien devolvió el interés por esa lengua a los europeos, el sabio al que siguieron el holandés Van Erpen (Erpenus) y Gallando, quien tradujo Las mil y una noches, libro que tuvo una resonancia sin parangón y una popularidad inusitada en el siglo XVIII. Este libro fue traducido a más de treinta idiomas.
En los primeros años del siglo XIX, apareció la gramática árabe de Silvestre de Sancy, estudios que fueron continuados por Grangerer Lagrange, los Caussin de Perceval (padre e hijo), y ya una falange erudita que prosiguió ese impulso inicial: Sédillot, Dozy, Guyard y, sobre todo, Gustave Le Bon7, quien habiéndose propuesto iniciar la redacción de su serie de libros sobre las distintas civilizaciones, decidió empezar por la árabe8.
La lengua árabe contribuyó en la formación de algunas lenguas europeas,  sobre todo el español, puesto que árabes y musulmanes estuvieron instalados en la península Ibérica desde el año 711 hasta 1492, y ejercieron su influencia no sólo en el ámbito lingüístico y artístico-cultural, sino también en los aspectos social y económico de la vida española. Esta influencia no fue un hecho aislado o pasajero, sino total y completo y, por tanto, indeleble. Además, pasaron por otros países como Francia, Italia y Alemania, donde dejaron recuerdos importantes, algunos vocablos árabes en la ciencia, la industria y la agricultura que vamos a mencionarlos detalladamente en otros apartados. Tampoco hay que olvidar aquí el papel que jugó el castellano como mediadora entre otras lenguas que incorporaron vocablos de origen árabe. En este caso citamos el francés a través del castellano, el francés debe aún al árabe muchos otros nombres de colores, y de flores o de frutos9: abricot)fr)/ albaricoque)es( de مشمش )mašmš ((ar), azerole)fr/(acerola)es (deالأنجستروم  (al'anǧūstrum) (ar) , jasmin)fr/(jazmín )es( de ياسمين (yasimn)(ar), cotton)fr( /algodon )es( de قطن (qūṭun)(ar), safran)fr / (azafrán de زعفران (zaʿfran)(ar) y nombres de colores, azur(fr) /azul (es) deازرق  (᾿azraq) (ar) alezan(fr)/ alazán(es) de الأصهب (al-aṣhab)(ar), de cramoisi(fr) /carmesí (es) de قرمزي (qarmuz)(ar)10.
Uno de los hechos que favoreció la expansión de la lengua árabe fue que en aquella época los conquistadores árabes dejaron siempre a los vencidos el derecho de conservar su religión y también permitieron que los pueblos cristianos que se convirtieron a la religón de sus vencedores, llegando a adoptar su lengua, esto fue posible, sobre todo, porque la lengua de sus nuevos conquistadores se mostró más sencilla que la que hasta entonces les enseñaron. Con el correr de los siglos, los dominadores árabes consiguieron la arabización de la inmensa masa de hispanos y hacia fines del siglo X el árabe empezaba a ser la lengua mayoritaria de la península gracias a su superior cultura11. Los invasores visigodos no pudieron nunca imponer su lengua a los conquistados, mientras los árabes lo consiguieron, haciéndola universal en todos los países donde se establecieron, absorbiendo todos los idiomas que antes se hablaban, como el sirio, el griego, el bereber, etc. Lo mismo sucedió en Persia durante mucho tiempo; pues a pesar del renacimiento del persa, el árabe ha continuado siendo el idioma de todos los literatos, y la escritura árabe, la única que se usa; por cuya razón todas las obras de teología y ciencia, conocidas en Persia, están escritas en la misma lengua, la cual ocupa en esta parte de Asia una posición análoga a la que tenía la latina en Europa durante la Edad Media. Los mismos turcos, que fueron los conquistadores de los árabes, adoptaron su escritura, y en Turquía toda persona medianamente instruida es capaz de comprender fácilmente El Corán12.
Tan sólo cabría citar a las naciones latinas de Europa, como puntos donde el árabe no suplantó más o menos a los antiguos idiomas existentes; no obstante se puede constatar, hoy en día, su influjo en los aspectos más externos del léxico.
Sin embargo, parece ser que donde se materializa más esa influencia del árabe es en  las lenguas latino europeas en ciertos aspectos de la acentuación: se incrementaron las palabras oxítonas y proparoxítonas, sobre lo que los señores Dozy y Engelmann han llegado a componer un diccionario donde se recogen las palabras españolas y portuguesas derivadas del árabe13.
La lengua árabe era riquísima, y su riqueza se había acrecentado continuamente con la adición de vocablos nuevos tomados de los idiomas con los cuales ha estado en contacto. Tanto es así que el diccionario enciclopédico árabe del filólogo y lexicógrafo andalusí Ibn Sida (1007-1066), constaba ya de diecisiete tomos. Este diccionario analógico, llevaba como título Kitab Mujassas, y reunía en gran medida la lexicografía árabe anterior y una ingente adición con términos de todos los campos del saber14.
A continuación, se puede resumir los medios de la expansión y la incorporación de las palabras árabes a otras lenguas europeas:
  • El avance del Islam: La expansión del árabe viene relacionada con el nacimiento en Arabia, hacia el año 620, de una religión que se revelaría realmente dinámica: el Islam. El Islam consiguió, en un primer momento, establecerse mediante una conquista militar, estuvo acompañado en todas partes por la lengua árabe, lengua en la que se hizo la Revelación consignada en El Corán. De aquí que, incluso en las religiones donde no pudo instaurarse como lengua hablada en vez de las que ya estaban allí en uso, el árabe se impuso como lengua hablada de la clase culta, o al menos como lengua religiosa15.
  • El comercio: El préstamo directo de la lengua árabe se inició a finales del siglo XVI, cuando los comerciantes y viajeros extranjeros se pusieron en contacto directamente con los pueblos que hablaban árabe. Durante este período las relaciones directas crecientes entre el nuevo mundo y muchas partes del mundo árabe se reflejan en palabras prestadas del árabe y que se refieren a personalidades y oficios, y los bienes y los términos comerciales, y los nombres de los animales y aves16.
·        Propagación del árabe en Europa por los orientalistas: Durante el siglo XIII nacen nuevos núcleos de interés por la lengua árabe y se abren vías de acceso: por un lado, las aficiones orientalísticas del emperador Federico II de Hohenstaufen (1194-1250); por otro, los numerosos embajadores europeos que van a Asia, a partir de mediados de siglo, gracias a la paz mongólica que mantiene abiertas toda suerte de rutas e indirectamente fuerza abrir sus puertas a los países musulmanes.
Federico II se rodeó de numerosos orientales y arabistas, entre los cuales descuella Miguel Escoto que, tras haber pasado buena parte de su vida como traductor en Toledo, fue a terminar sus días al lado del emperador; Teodoro de Antioquía, Leonardo Pisano, alias Fibonacci; etc. No satisfecho de ello, mantuvo frecuente correspondencia de tipo filosófica-científico con eruditos Oriente y Occidente islámico y dirigió una serie de preguntas al califa Almohade Rashíd (1232-1242). Éste escribió así sus Respuestas a las cuestiones sicilianas, en que trata acerca de la eternidad del mundo, sobre los fundamentos de la teología, sobre las categorías y el alma17.
También hay que mencionar la labor y la atención de los científicos e intelectuales europeos que estudian la lengua árabe, puesto que era el lenguaje de la ciencia y la civilización en esta época. Fue William Bedwell 18, el primero que introdujo los Estudios Árabes en Inglaterra, la lengua árabe se enseña en las principales universidades de la Universidad de Oxford, Inglaterra, y su estudio era obligatorio para todos los estudiantes.
·        Al-Ándalus19: Durante los casi setecientos años (entre los siglos VIII y XV) España fue el hogar de la civilización islámica. Al-Ándalus propagó esta civilización por toda Europa, a través del comercio, las universidades y la literatura. De esta manera, una gran cantidad de científicos árabes en España leían y escribían latín, al igual que los cristianos españoles o (arabistas) mozárabes que vivían bajo el dominio árabe de Andalucía sabían árabe20 .
  • El movimiento de la traducción: Durante la época ‘abbasí, duró un siglo; aproximadamente de 750 a 850, se tradujeron muchos libros de matemáticas, astronomía, medicina y filosofía griega al árabe. El centro de la traducción era la Bait al-Hikma (‘Casa de la Sabiduría’) de Bagdad. Esta casa comprende además de la biblioteca y la academia, una oficina para traducir el árabe que se había convertido en el lenguaje de la investigación entre los científicos musulmanes y europeos. Al final del siglo ateo Europa comenzó a traducir del árabe al latín los tratados científicos de la Antigüedad, y tuvo en esta etapa muchas obras que fueron escritas originalmente en árabe. Así, junto a las traducciones de la antigua Grecia había traducciones de las obras árabes. Para este propósito fue fundada una Escuela de traductores de Toledo en España en 1130, bajo la presidencia Raimund de Suaveta, arzobispo de Toledo que organizó y patrocinó una serie de ediciones (los libros se copiaban a mano) y de traducciones de obras clásicas antiguas grecolatinas y otras modernas de los árabes. Para esta labor de mera traducción, el arzobispo confió las traducciones del árabe a los mozárabes de Toledo, que entendían los libros en árabe, y a los clérigos de su catedral, que conocían el latín: así se traducía del árabe al romance y del romance al latín21
Por lo tanto la Escuela de traductores de Toledo tuvo mucha importancia en la traducción de la ciencia y el conocimiento, lo que había trasladado la civilización islámica a las naciones cristianas de Europa. Como ha señalado González Palencia, ‹‹en Toledo, durante el siglo XII, se hizo la transfusión de la ciencia recibida en lengua árabe por los españoles al resto de Europa, por medio de traducciones en las que siempre figuraba un español››22. La traducción de los libros árabes, sobre todo los relativos a las ciencias, sirvió por espacio de cuatro o cinco siglos casi de base exclusiva para la enseñanza en las universidades de Europa; y en ciertas ramas de la ciencia, como por ejemplo, la medicina, la cultura árabe que impregnaba a Europa occidental, una influencia del árabe que se ha mantenido hasta nuestros días, pues a finale del siglo pasado todavía se comentaba en Montpellier las obras de Avicena.
·        Las cruzadas: Durante el periodo de las cruzadas, hubo un intercambio de palabras relacionadas con la guerra, la marina y el comercio23.

2      Arabismos en la lengua italiana
En el sur de Italia, era la isla de Sicilia uno de los lugares más importantes para extender la civilización islámica a Europa. Los musulmanes conquistaron Palermo, la capital de Sicilia, en el año 216 de la Hégira (831 d. C.) y siguieron gobernándola hasta el año 485 de la Hégira (1092 d. C.), o sea, cerca de 260 años. El árabe fue el idioma oficial de la isla hasta mediado del siglo XI, pues cuando los normandos cristianos conquistaron la isla, se mantuvo el uso de la lengua árabe.
En cuanto a los arabismos en la lengua italiana, los musulmanes han dejado un gran número de palabras en la lengua siciliana e italiana. Muchas de las palabras de Sicilia de origen árabe después se trasladaron a la lengua italiana y francesa. La mayor parte de las palabras árabes persisten en la lengua italiana, en su mayoría relacionadas con la agricultura, el comercio y la industria. Esto es comprensible, ya que los árabes introdujeron a Sicilia muchas técnicas que, en ese momento, eran desconocidas o habían caído en el olvido, sobre todo para el riego y las nuevas técnicas de cultivo, y muchas de esas técnicas se practican hoy en día. Aunque el siciliano árabe se extinguió en Sicilia, permanece en Malta24.
Las palabras árabes que se han incorporado a la lengua italiana: Las palabras árabes que se han incorporado a la lengua italiana: calibro(it) de قالب (qālib)(ar), alcol(it) de الكحول (al-kuḥūl)(ar), sultano(it) de سلطان (sulṭān)(ar), giraffa(it) de زرافة (zarāfa)(ar), mamelucco(it) de مملوك (mamlūk)(ar), carato(it) de قيراط (qírat)(ar) chitarra(it)de قيثار (qíṯara)(ar), materasso(it) de مطرح (maṭraḥ)(ar).
Tantos nombres con raíces vienen del árabe: Kalta(it) de قلعة (qal'at)(ar).  Intarsio,(it) de ترصيع (tarṣì)(ar): es una técnica artesanal, se utiliza la taracea en la madera para la decoración; en el italiano se llama intrasio. Probablemente se trasladó al oeste a través de Sicilia25.
Sobre los arabismos en el idioma italiano, Rinaldi26dice:
 Los musulmanes han dejado un gran número de palabras en lengua siciliana e italiana, se trasladaron muchas de las palabras de origen árabe de Sicilia a la lengua italiana y, luego se superponieron en el árabe clásico, No eran sólo palabras que se introdujeron en Italia, sino que también filtraron caudales de sangre de la comunidad árabe, que lo llevó a la ciudad de Lucera, porque fueron expulsados por el rey Federico II a esta ciudad [...] y la mayor parte de las palabras árabes que son restantes e indecibles en nuestra lengua italiana habían entrado de manera cívica no colonizada [...] la presencia de las palabras árabes en la lengua italiana, siendo testigo de la civilización árabe y su gran influencia en el mundo cristiano27 .
La primera imprenta con letras árabes apareció en Italia bajo el reinado de Fernando I de Médici, tercer gran duque de Toscana. Su sede fue Roma y su director fue el arabista Giovanni Battista Raimondi. Este fue pionero en Europa en la tipografía de caracteres árabes; era un joven italiano de la ciudad de Cremona, que residió en Oriente un largo período, y aprendió árabe. Se interesó mucho por las escrituras árabes, letras árabes y sus características, fue capaz de hacer diferentes modalidades de caracteres árabes: letras sueltas, iniciales, medias y finales, luego perfora y corta estos caracteres arábigos. Los caracteres eran movidos y pintados de forma hermosa, y a partir del 6 de septiembre de 1586, la imprenta comenzó a reunir e imprimir. Su primera producción, fue el libro de El Canon de la medicina y el libro La Curación de Avicena, cuya impresión fue realizada completamente en el 159328.
Los italianos se interesaron por el idioma árabe por diversas razones, incluyendo el comercio y la traducción que han sido factores que contribuyeron a extender la lengua árabe. El movimiento de la traducción del árabe al latín creció concretamente durante la época del rey Federico II (1194- 1230), quien fundó la Universidad de Nápoles en 1224 d. C. donde había manuscritos árabes y trajo a Michael Scot29, quien le tradujo libros, entre ellos los libros de Ibn Rushed (Averroes)30.
También la creación de la escuela Salerno, que era escuela de medicina y centro de traducción, ayudó a difundir el arabismo en Italia. Cuando a mediados del siglo XI los normandos se apoderaron de Silicia y de una porción de Italia, ocupadas por los árabes, concedieron a la escuela de medicina, fundada por los árabes, toda la protección, al igual que a las demás instituciones musulmanas. Entonces el Africano Constantino (nacido 1020 d. C. en Cartago), de ascendencia árabe, fue invitado a unirse a la Escuela Médica Salernitana por Alfonso I, y recibió el encargo de dirigirla. Gracias al dominio del latín de este sabio permitió traducir obras médicas importantes de los árabes. De esta forma, ayudó a introducir la medicina griega clásica en Europa, tradujo muchos libros del árabe al latín. A él se atribuyen 40 libros, entre los cuales están: el libro llamado Kâmil As-Sinâ‘ah At-Tibbiah y Al Kitâb Al Malaki, escrito por ‘Ali ibn ‘Abbâs (fallecido en 1010 d. C.), así como los libros de Ibn Al Yazzâr, Is-hâqibn ‘Imrân, Ishâqibn Sulaimân. Constantino se olvidó de mencionar los nombres de los escritores originales de algunos libros árabes, y eso fue por varias justificaciones. Aun así eso no reduce su importancia, pues Constantino Africano el médico se considera el primer traductor que introdujo el conocimiento islámico en Europa y fue quien motivó la recuperación de La escuela de Salerno, teniendo en cuenta que la lengua árabe era una de las lenguas de enseñanza en la misma. Esta escuela existía en la época de los famosos médicos y escritores árabes musulmanes como: Ar-Râzi (fallecido en 925 d. C.) Ibn Al Yazzâr (fallecido 975 d.C.) y ‘Ali ibn ‘Abbâs (fallecido en 1010 d. C.)31.
Por lo tanto, resulta natural la abundancia de palabras de origen árabe en los dialectos vernáculos del italiano, como consecuencia del impacto de esta escuela, así como por la cantidad de libros árabes que se han traducido. Siendo evidente la huella que, mediante todos estos factores, ha quedado en las lenguas italianas.

3 Arabismos en la lengua francesa

Uno de los medios por los que el árabe llegó a Francia fue a través de España. La cercanía entre Francia y España contribuyó a la expansión de la influencia de la civilización musulmana sobre el sur de Francia. Concretamente, la lengua francesa incorporó a su diccionario lingüístico varios términos árabes como consecuencia de la anexión política de los países árabes del Magreb, Argelia, Túnez con Francia y su utilización del francés. Produciéndose un impacto de fusión lingüística entre el árabe y el francés.
La Francia de la Edad Media, no dejó de sufrir, en cierta medida, el contragolpe de la influencia de la civilización del Islam andaluz sobre los reinos cristianos del norte de España. La cruzada francesa que el año 1064 tomó como objetivo la ciudad musulmana aragonesa de Barbastro contaba en sus rangos, bajo dirección de un señor normando, diferentes caballeros procedentes de la mayor parte de las provincias del reino. Habiendo sorprendido la ciudad y habiéndola entrado a saco, se llevaron más allá de los Pirineos una considerable cantidad de cautivos musulmanes; éstos, antes de fundirse en la masa de población de las ciudades a donde fueron conducidos, debieron de enseñar a los que les rodeaban procedimientos técnicos.
Como hemos dicho, la mayor parte de los préstamos léxicos del árabe, han penetrado en la lengua francesa por el intermedio del castellano y las cruzadas. Además, las famosas peregrinaciones a Santiago de Compostela, las frecuentes idas y venidas de los monjes cluniacenses y cistercienses entre sus abadías y Toledo, facilitaron aún más los intercambios culturales entre los dos países32 .
A pesar de que la conquista árabe de Francia fue una corta invasión, ha dejado recuerdos importantes en la lengua francesa; de modo que Sedillot33 hace observar, con razón, que los dialectos de Auvergne, y del Limousín están ‹‹llenos de vocablos árabes, y que los nombres propios tienen con frecuencia una forma árabe completa››34 .
‹‹Era muy natural—exclama Sedillot— que los árabes, que eran señores del mediterráneo desde el siglo VIII, diesen a Francia e Italia la mayor parte de los vocablos de la marina, como amiral(fr) de أمير البحر (amīr al-baḥr)(ar), flotte(fr) de  إسطول ( ̒usṭūl)(ar), frégate(fr) de فرقاطة (faraqaa) (ar), felouque de فلوكة (falūkah),(ar) palissa(fr) de حظيرة (hazira)(ar), chaloupe(fr) de  شلوب (šallob),(ar)sloop(fr) de مركب شراعي (markab šira ī ‘)(ar), barque(fr) قارب  de (qarib), darse(fr) de دار الصناعة (dāraṣ-ṣinā‘a)(ar), almanach(fr) de المناخ (al-munāḫ)(ar), bordj(fr) de برج (burǧ)(ar), era natural en la formación de los ejércitos árabes, el grito de guerra de los árabes, el empleo de la pólvora en las bombas, las granadas y los obuses; y, que en la administración, los vocablos de síndico, de ayudas, gabelas, alcabalas, tarifas, aduanas, bazar etc., se tomasen de los gobiernos de Bagdad y Córdoba.
Los reyes de Francia de la tercera raza (capetos) imitaban a estos gobiernos en todo; y así la mayor parte de las palabras de las grandes cacerías se tomaron de los árabes; pues la palabra torneo, que los lexicógrafos modernos derivan de torneamentium, procede del árabe ternu, espectáculo militar. Pero en lo que debemos particularmente fijarnos es en la nomenclatura científica. Nuestra astronomía está poblada de expresiones árabes: alidade(fr) de العدادة (al-ʿidāda)(ar), Nuestra astronomía está poblada de expresiones árabes: acimut(fr) de السمت (al-samt) (ar), nadir(fr) de نضير (naḍir)(ar), las piezas delastrolabo, astrolabe(fr) de أسطرلاب (aṣtìrlab)(ar); los nombres de las estrellas, Aldébaran(fr) de الدبران (al-dabarān)(ar), Rigel(fr) de رجل الجبار (Riǧl al-ǧabbār)(ar), etc.; en quimica hay: alcool(fr) de الكحول (al-kuḥūl)(ar), alchimie(fr) de الكيمياء (al-kīmiā)(ar), alcali(fr) de القلي (al-qilī) (ar), alambic(fr) de الإنبيق (al-inbīq)(ar), y en historia y en medicina, élixir(fr) de الإكسير (al-iksīr)(ar), julep(fr) de جلاب (julāb)(ar), sorbet(fr) de شربة (šarba)(ar), haschisch(fr) de حشيش (ḥašīš)(ar)››34.
En cuanto a la influencia de la lengua árabe sobre la francesa, citamos importantes estudios científicos realizados en el siglo pasado, tales como la obra de Antoine Paulin Pihan35 titulada Diccionario de palabras derivadas del árabe, del turco y del persa (1866). Posteriormente, vino el trabajo del orientalista español Eguilaz y Yanguas,36 quien compuso en el año 1886 un diccionario similar especializado en la lengua española.
También está el orientalista Amaans en su libro Notas sobre las palabras francesas derivadas del árabe, con más de setecientas palabras árabes en la introducción del libro publicado por Walter Henriette titulado: L'aventure Des Mots Francais Venus D'ailleurs (Henriette, 2007), este investigador informó que de las 4192 palabras francesas de origen extranjero hay 214 de origen árabe.
Por ejemplo, tarǧumān(ar)ترجمان es una palabra árabe pero el origen de la palabra francesa Truchement(fr) que ha cambiado su pronunciación y su significado. En cuanto a su pronunciación, la palabra entró su forma en la antigua lengua francesa el drugment(fr) que se remonta al siglo XII, luego Trucheman(fr) se convirtió en Truchement(fr) o drogman(fr), y en su  significado de la palabra indica el mismo significado o la persona que habla en nombre de otra persona traductor y, a continuación, se desarrolló del significado abstracto, dice: (Parle truchement de)(fr) es decir, el que habla a través de, o por medio de.
El término cafard(fr)como adjetivo francés para definir a una persona fanática puritano, mientras la palabra árabe cafer (ar)كافر se denomina a la persona infiel o pagana, y comenzó de nuevo la palabra Cafer en la forma modern de utilización en el frances sin cambio en la pronunciación o significado37.
Para terminar, no hay alguna duda que el árabe haya dejado su huella en los diccionarios europeos es un hecho fácil de constatar hoy en día, sobre todo en los campos semánticos relacionados con los ámbitos científicos. La gran influencia que dejó el árabe en el español más que en otras lenguas europeas, quizá debe ser a que el árabe tuvo contacto directo con el español durante la época de la conquista árabe. España actuó como mediadora en la transmisión de la cultura y la lengua árabes a otros países, mientras que la influencia del árabe fue indirecta en otras lenguas, a través del comercio o la traducción de los libros de astronomía, botánica, geografía, matemática y literatura o por medio de los arabistas que mostraron el interés en estudiar el árabe.
El influjo del árabe se observa en la cultura y el léxico, precisamente en los préstamos léxicos, los préstamos léxicos árabes comprenden varios campos de la vida que en conjunto nos designan a la evolución de la ciencia árabe. La cultura y la ciencia árabes eran en muchos aspectos superiores a las occidentales; ello motivó, en el campo lingüístico, que se tomaran gran cantidad de préstamos del léxico árabe, de los cuales una parte pasó a otros países, o sea, otras lenguas europeas, al mismo tiempo, nos justifican la profunda influencia de la cultura árabe hispánica en los pueblos europeos.
Además, otros factores crean una fusión lingüística entre el árabe y otros idiomas. Es el caso de la colonización de varios países árabes por parte de Francia, que ha contribuido a ampliar el vocabulario entre el árabe y el francés, en concreto, en la conquista de Argelia en 1830.
Por último, recientemente los conflictos árabes-musulmanes en el medio Oriente fueron acompañados por los siguientes términos: Yihad de ﺟﻬﺎﺩ (ǧihād), ayatollah de آية الله (āyatu l-lāh), Intifada de انتفاضة (intifāḍah: agitación; levantamiento): por lo que sigue la influencia del árabe hasta nuestros días.
El arabismo es un tema inabarcable en el campo de la lengua, pues los préstamos lingüísticos del árabe no se determinan en una época, el proceso de los préstamos léxicos árabes todavía sigue creciendo, específicamente en todo lo que se relaciona con la religión y la política, debido a la situación en que vive el mundo árabe.
Referencias
1-         Luz  Gómez García. Diccionario del Islam e islamismo. Madrid: Espasa Calpe, 2009, p. 26
2-         David Cohen. “Lengua árabe”. En Diccionario del Islam Religión y Cultura. Burgos: Monte Carmelo, 2006, p. 490
3-         El autor precisa los nombres de los maestros del arabismo español contemporáneo: Asín Ribera y Gómez Moreno y otros arabistas españoles más jóvenes y también la escuela orientalista francesa que desde hace una decena de años, sobre todo Rabat, después en Argel, ha renovado la exploración científica de al- Ándalus.
4-         Claudio Sánchez Albornoz. “España y el Islam”. Revista de Occidente. Madrid, (LXX), 1929, p.5.
5-         Charles Simond. (2000). “La civilización árabe”. En Arabia sagrada. Barcelona: Abraxas, 2000, pp. 89-90.
6-         Concepcion Masiá Vericat. Las tras culturas: Cristianos, Moros, Judíos. Madrid: Alba,2010, p.148.
7-         Gustavo Le Bon, psicólogo, sociólogo y médico aficionado, así como autor de diversas obras en las que expuso sus teorías sobre las características nacionales, la superioridad racial y la psicología de las masas.
8-         Gustavo Le Bon.  Los árabes Historia, civilización y cultura, trad. Luis Carrera. Barcelona: Abraxas, 2007, p.7.
9-         En este trabajo utilizamos las abreviaturas como (ar) para referirse las palabras árabes, (it) para palabras italianas y (fr) para las palabras francesas . Rspecto al sistema de transcripción de las letras árabes, véase. Federico Corriente Gramática árabe. Barcelona: Herder, (2a edición), 2006, pp. 25-29.
10-       Évariste Lévi- Provencal . La civilización árabe en España. Madrid: Espasa- calpe, 1977,  pp. 105-106
11-       José Luis Martínez Sanz . Al- Ándalus. Los árabes en España. Madrid: Edimat, 2011, p.90
12-       Gustavo Le Bon, Los árabes Historia, civilización y cultura, p. 418
13-       Ibíd., p. 418
14-       David Cohen. “Lengua árabe”. En Diccionario del Islam Religión y Cultur, p. 490
15-       Ibíd., p. 418
16-    Évariste Lévi- Provencal . La civilización árabe en España, p. 77
17-       David Cohen. “Lengua árabe”. En Diccionario del Islam Religión y Cultur, p. 49
18-       William Bedwell (1561- 1632) fue un sacerdote y erudito inglés, que se especializó en idiomas "orientales", incluido el árabe, así como en las matemáticas. Fue el primero en revivir el estudio de la literatura árabe en Europa, publicó una edición en cuarto de las Epístolas de Juan en árabe con una versión latina. También dejó muchos manuscritos árabes a la Universidad de Cambridge como una fuente de tipo para imprimirlos. Además de sus Epístolas árabes de John; publicó su trabajo más conocido Un descubrimiento de las imposturas de Mahoma y del Corán.
19-       Al-Ándalus: Término que designa los territorios de la Península Ibérica que estuvieron bajo gobierno islámico, sin extensión geográfica precisa. Sobre el origen del término, Heinz Halm dijo que es la arabización del anterior nombre visigodo de la zona, ‹‹Landa hlauts›› (‹‹tierra de sorteo››, porque sus tierras fueron adjudicadas por sorteo a visigodos).
20-       Al-ǧanabí, Naif. Malamiḥ min tārīḫ al-lūġha al-‛arabiyya (Rasgos de la historia de la lengua árabe). Bagdad: Ministerio de Cultura e Información,  1981, p. 41.
21-       Vernet Ginés. La cultura hispano árabe: En Oriente y Occidente, p.92.
22-       José  Luis Martínez Sanz . Al- Ándalus. Los árabes en España, pp. 93-94.
23-       Gustavo Le Bon, Los árabes Historia, civilización y cultura, p. 315
24-       Gustavo Le Bon. Los árabes Historia, civilización y cultura, p.293.
25-       Aldo Gabrielli. Grande Dizionario. Italia: Hoepli, 2015.
26-       Giovanni Rinaldi, biblista y  orientalista italiano se interesa por los estudios del Antiguo Testamento y la historia de las religiones-semitismo su libro más destacado La Biblia y el Oriente y editó la revista La Torá oriental que duró diecinueve años.
27-       Hazem ǧalhoum. kalimat laha Târîfi al- ġhat al'uwrubbia wa-l al- ġhat al-‛arabiyya (Las palabras tienen historia de las lenguas europeas y árabes). Egipto: la Autoridad General del Libro Egipcio, 2007, p. 194.
28-       Vease, ‘Abed Al- Rhaman Badawi. Enciclopedia de los orientalistas. Beirut: Dar al- ‘ílm, (1), p 248, 1984.
Recuperado de http://www alukah.net/literature language/0/43057/#ixzz4iA29vVw3.
29 Scott: fue un filósofo, médico, alquimista y astrólogo medieval que vivió aproximadamente entre 1175-1235 y tradujo varias obras de Aristóteles desde el árabe y el hebreo. En 1227 se instala en la corte del emperador Federico II, al servicio del cual estuvo como astrólogo y traductor.
30. Ibn Rushed, nacido en Córdoba (1126 d. C. -1198 d.C.), escribió sobre medicina; pero aunque sea mucho más conocido como filósofo y comentador de Aristóteles que como médico, dejó unos comentarios sobre Avicena, un tratado sobre Triaca, un libro sobre los venenos, las calenturas, etc. En Europa reimprimieron varias veces sus libros de medicina.
31. Mamoud Al- ǧalili. “Ta’ṯīr al-ṭib al- ‘arabí fi al-aḍarah al- arubīah ṣr al-Nahda” (El efecto de la medicina árabe en la civilización europea  en Renacimiento), 2015. Recuperado de: http://www.islamset com/arabic/aislam/civil/civil1/algalely. html
32. Évariste Lévi- Provencal . La civilización árabe en España, pp. 10-11.
33. Charles Emmanuel Sédillot (1804-1883) fue un médico militar y cirujano francés, profesor en la facultad de medicina y autor de varias publicaciones.
34. Gustavo Le Bon. Los árabes Historia, civilización y cultura, p. 420.
35. Antoine-Paulin Pihan: fue un orientalista francés (París, 25 de febrero de 1810 - 4 de febrero de 1879). Estudió árabe, persa y turco y trabajó como capataz de la sección de lenguas orientales en la impresión Imperial.
36. Leopoldo Eguílaz y Yanguas (Mazarrón, Murcia, 22 de septiembre de 1829 Granada, 1906), fue un arabista, orientalista y lexicógrafo español.
37. ‛Abdul Al- Ali. ṣūr min al-kalimat al-‛arabiyya fī rihla 'iilaa Faransa, sitio de la voz árabe, 2013. Recuperado de: http://www.voiceofarabic.net/index.php.








0 comentarios:

Publicar un comentario

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.

 
Top