Poesía de Mahmud Darwish en El Salvador por Bilal Portillo



De un orfebre de la palabra, referente del pueblo palestino y del que los medios nos cuentan que era capaz de llenar estadios no es extraño que sus textos sean traducidos con afán en varios países del mundo, y a las lenguas más importantes y habladas, de hecho es algo que se sabe y que se espera, pero en El Salvador una publicación de poesía palestina bien podría pasar por los milagros editoriales de los que habla Gabriel Zaid en su ensayo «Los demasiados libros». Hace unos meses la Dirección de Publicaciones e Impresos y la Asociación Palestina Salvadoreña publicaron un poemario del poeta palestino Mahmoud Darwish, bajo el título de «Mahmud Darwish, la leyenda palestina» y cuyo objetivo -según los publicadores- es «acercar al pueblo salvadoreño» a la obra del admirado poeta de Palestina. Sin duda un esfuerzo al que hay que darle su mérito como un paso importante a ese pretendido acercamiento del trabajo de Darwish en el país.

Ahora bien, la traducción según da cuenta el libro hay que atribuírsela al también poeta y filósofo palestino afincado en Perú, Yassin Kaoud. Se sabe de los problemas que se presentan en los procesos de traducción de una lengua hacia otra, en este caso la cosa es complicada porque se trata de verter de una lengua semítica hacia una romance, por eso lamento que esta edición no haya venido acompañada del texto árabe, no solo para poder comparar sino para disfrutar de la belleza de los gestos de la caligrafía arábiga, aunque entiendo que eso hubiera elevado al doble el costo de producción y venta del libro.  Esta edición no es muy extensa, cuenta con unas 75 páginas y un poco más de 200 poemas, una lectura de aliento corto. Acompañan esta edición una presentación, un prólogo y algunas palabras preliminares de diplomáticos y funcionarios públicos. En cuanto a los contenidos, los poemas publicados en este trabajo abarcan varios temas, tal es así que el lector puede encontrar en esta recopilación textos coloreados de cierto romanticismo como el poema «Yo pienso, yo beso, yo existo» (página 24):



¿Qué es lo que le molesta a la gente,
si caminamos bajo la luz del día
y te ayudo a cargar el bolso de mano,
y tu paraguas, y te llevo a una esquina…
para arrancar de tus labios un beso?

La melancolía propia de las saudades también tiene su habitación en los versos del poema «Los violines me buscan para asesinarme» (página 33):

Los violines lloran
con los gitanos que van a Andalucía.
Los violines lloran
por los árabes que salen de Andalucía.
Los violines lloran
por un tiempo perdido que no regresa.
Los violines lloran
por una patria perdida que podría regresar

La sangre, el fuego y la patria, temas fundamentales en la literatura Palestina posterior a la Nakba o tragedia, también están presentes en esta edición, a veces condensadas en un solo poema como es el caso de «Las niñas son el espejo de la patria» (página 31):

Hoy día lloverá balas…
¡lloverá hoy día!
En el mes de marzo, año de la Intifada,
la tierra nos dijo todos sus secretos sangrientos:
cinco niñas en la escuela de su escuela primaria
asaltan a los soldados paracaidistas.
Brilla el verso en la poesía verde… verde.
Cinco niñas en la puerta de su escuela primaria
se quiebran como espejos… espejos.
Las niñas son los espejos de la patria sobre el corazón…
en el mes de marzo la tierra quemó sus flores.

También en la misma línea está el desolador poema «Sabra» (página 41) en memoria de la masacre de Sabra y Chatila perpetrada en 1982 en el Líbano por la Falange Libanesa.

Sabra es una niña dormida,
sabra duerme y la daga del fascista se despierta.
Sabra llama. ¿A quién llama?
¡Toda esta noche oscura es para mí!
Y la noche es salada…
El fascista corta sus pechos, la noche se preocupa,
baila alrededor de su daga, la lame,
canta para la victoria del cedro…
y borra lentamente su carne de sus huesos.
Sabra, los fragmentos de una mano en un cuerpo asesinado.


En fin, creo que el texto cumple con el propósito de ser una aproximación a la poesía de Darwish, teniendo –obviamente– en cuenta las falencias que hay en las traducciones, y perdonando los errores de quien intenta trasladar las ideas y sentimientos de su lengua materna a una adoptiva.

Título: Mahmud Darwish, la leyenda palestina
Páginas: 75
Año: 2017
ISBN: 978-99923-0-310-8
Traductor: Yassin Kaoud
Editorial: Asociación Salvadoreña Palestina/ DPI.

*Ensayista, editor y articulista. Director de la Asociación Cultural Islámica Shiita de El Salvador y editor de la Revista Biblioteca Islámica (www.redislam.net)

Publicar un comentario

No se permite bajo ningún criterio el lenguaje ofensivo, comente con responsabilidad.